Edición Impresa, Policiales

A juicio

Dos procesados por abusar de una nena y un nene

Un informe de la Dirección General de Infancias y Familias, perteneciente a la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad, fue el origen de esta investigación.


Un informe de la Dirección General de Infancias y Familias, perteneciente a la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad, fue el origen de esta investigación. Hasta la dependencia se acercó una tía y una vecina de la víctima que alertaron sobre el ataque sexual que sufrió una niña de 4 años cuya madre enfrenta problemas de adicción, lo que destapó el abuso también sufrido por su hermano a manos de estos hombres. Por el hecho un abuelo y su nieto, este último afectado por una enfermedad de trasmisión sexual, fueron procesados por la jueza Alejandra Rodenas, quien entendió que los elementos de prueba son suficientes para enviar al dúo a juicio.

Los niños de 4 y 12 años vivían en 2014 con su madre. La mujer sufre de una fuerte adicción a las drogas y al alcohol y solía dejar a los niños en la casa de personas allegadas. Cuando la situación familiar llegaba a su límite y la mujer era expulsada de su casa materna un hombre, con el que mantenía una relación sentimental, la ayudaba económicamente, refirió un familiar de la joven.

Aquella semana de enero de 2014 los niños fueron dejados en la casa de este hombre que vivía con su nieto, que es portador de HIV. El 13 de ese mes, el tío y padrino de la niña fue a visitarla y al llegar a la casa la niña se encontraba en una cama matrimonial. La pequeña fue hallada boca abajo con su pollerita levantada, sin remera y con su ropa interior a la altura de las rodillas. A su lado el mayor de estos varones se “hacía el dormido”, refiere el relato. El tío tomó a la menor y se la llevó a la casa de su abuela. Cuando la bañaron, entre algunos familiares, advirtieron que la niña tenía sangre en la bombacha y le decía “B.G. me hizo mal”, en referencia al nieto. La niña fue llevada al médico, donde se comprobó el ataque y tras ello la tía y una vecina anoticiaron a la autoridad.

Durante una entrevista al niño de 12 años surgió que el chico cuenta con un retraso madurativo y confirmó que los hombres también lo abusaron sexualmente en diferentes momentos. Tras la denuncia la tía de los pequeños comenzó a ser hostigada para que evitara el proceso contra los agresores. Si bien los niños en un primer momento quedaron con sus familiares directos, las disputas con los allegados a los presuntos agresores derivaron en una intervención de la Dirección de la Niñez y su remisión a dos hogares de tránsito diferentes.

Por su parte, la jueza Rodenas concluyó que ambos ocupantes de la vivienda abusaron sexualmente de los niños y los procesó por abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda del menor y por la comisión del delito por dos o más personas. Al menor de ellos además le achacó el conocimiento de portar una enfermedad de transmisión sexual. Tras ello dispuso la prisión preventiva de ambos, por lo que permanecerán tras las rejas mientras tramita el juicio en su contra.

Comentarios