Edición Impresa, Policiales

Dos policías presos por pedir $30 mil a barrabrava

La víctima es uno de los jóvenes que estaba con Diego Malkovic la noche en que murió tras un tiroteo.

La misma noche en que Diego Orlando Malkovic recibía un disparo policial en la cabeza, a metros del boliche Soho, ubicado en Salta y Alvear, uno de sus amigos era obligado a subir a un móvil del Comando Radioeléctrico por dos uniformados que le exigieron su auto y 30.000 pesos más “para que no le pase lo mismo que a su compañero” y bajo amenaza de “engarronarlo”. Así lo denunció Maximiliano R. ante la jueza María Laura Sabatier, quien ordenó la detención de dos policías que fueron imputados de privación ilegítima de la libertad y exacciones ilegales agravadas.

De acuerdo a la denuncia radicada por el muchacho, conocido como El Hijo del Quemado, quien integra una de las facciones de la barrabrava de Newell’s la misma noche que Malkovic murió en un presunto enfrentamiento desencadenado a metros del boliche Soho –luego de haber sido expulsado junto a otros clientes por protagonizar una violenta pelea dentro del local– fue víctima de un descomunal abuso de parte de un par de uniformados.

Maximiliano dijo que ese 24 de febrero, alrededor de las 3 y momentos después de haber escuchado al menos seis disparos, caminaba junto a una chica por inmediaciones de Salta y Alvear cuando fue detenido por dos uniformados que bajaron de un móvil policial y tras apuntarlo con un arma de fuego, lo obligaron a subir al vehículo, al tiempo que le dijeron a la chica que se retire.

Dentro del patrullero lo amenazan de muerte diciéndole que si no les entregaba dinero le iba a pasar lo mismo que a Malkovic (quien acababa de recibir un disparo en el rostro que 17 horas después le costó la vida), según su testimonio.

El muchacho dijo que luego los uniformados le exigieron que su suba a su vehículo, un Peugeot 206 azul, y los siga, lo cual obedeció. El móvil se detuvo en una cortada ubicada en cercanías de Vera Mújica y Brown, donde lo hicieron descender de su vehículo y subir nuevamente al patrullero junto a un policía, mientras que el otro uniformado se subió al Peugeot y continuaron la marcha hasta Suipacha y Presidente Perón (ex avenida Godoy), donde se volvieron a detener.

Allí, Maximiliano dijo que fue amenazado nuevamente de muerte y que le hicieron firmar un boleto de compra–venta del su vehículo, además de exigirle 30.000 pesos para no “engarronarlo”.

Una fuente judicial dijo que la causa está en plena etapa de investigación aunque adelantó que ambos policías están detenidos y que fueron reconocidos en rueda de personas, uno con más certeza que el otro. Los uniformados, de 30 y 33 años, quedaron imputados de privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometida con violencia o amenazas y por exacciones ilegales (figura que se aplica cuando un funcionario público en uso abusivo de su cargo exige una dádiva) agravadas por haber sido cometidas con intimidación en provecho propio.

La madrugada del 24 de febrero pasado, una gresca del boliche Soho obligó a los patovicas del lugar a expulsar, por distintas puertas y con diez minutos de diferencia, a los dos grupos en discordia. La violencia, que incluyó rotura de botellas y golpes de puño, continuó en la puerta del local y contó con la inmediata llegada de la Policía. Según una fuente de la investigación, el primer móvil llegó enseguida porque cubría el robo a una perfumería en Salta y Balcarce, a escasas cuadras del lugar.

Allí se produjo un enfrentamiento en el que resultó muerto Diego Orlando Malkovic, de  29 años, alias El Negro, conocido hincha de Newell´s. Según los primeros resultados de las pericias, el disparo que le quitó la vida fue policial, aunque la bala lo hirió de “rebote”.

El Negro era uno de los barrabravas rojinegros que durante gran parte del año pasado tuvo prohibida la entrada al Coloso, al ser incluido en el listado de hinchas a quienes se le aplicó el derecho de admisión.

Además, había sido herido de un disparo en el abdomen en la balacera registrada a principios de febrero de 2010 sobre la autopista Aramburu, frente a barrio Las Flores, donde falleció el adolescente Walter Cáceres, de 14 años.

Comentarios