Edición Impresa

Violencia

Dos muertos y dos heridos graves en un día

La ciudad tuvo un sábado violento con dos homicidios en zona sur noroeste. Además, dos personas fueron trasladas al Heca con graves heridas.


Rosario tuvo un sábado violento. Durante la tarde, un joven fue asesinado en el extremo sur, donde otro quedó al borde de la muerte con un disparo en la cabeza. Horas más tarde, en la zona noroeste la ecuación se repitió. Mataron a un muchacho de un disparo en el tórax y a otro lo dejaron internado en estado grave con un tiro en el cráneo.

El primero de los homicidios ocurrió en barrio Saladillo anteayer por la tarde. Un joven de 27 años fue asesinado de un disparo en la cabeza y a las pocas horas un hombre del mismo barrio que no fue identificado ingresó al hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) con una herida de arma de fuego en el cráneo, que lo dejó internado en grave estado. La fiscalía de Homicidios Dolosos, a través del fiscal Rafael Coria, investiga si existen vínculos entre ambos hechos.

De acuerdo con lo informado por voceros judiciales, Juan Manuel Bustamante recibió un disparo en la cabeza alrededor de las 18 cuando estaba a una cuadra de su casa en Hungría al 6300. La zona está ubicada en límite entre los barrios Saladillo y Molino Blanco. El joven fue llevado a hospital Roque Sáenz Peña y de allí derivado al Heca, donde llegó sin vida.

Según los investigadores, algunos testigos afirmaron que la víctima efectuó disparos, es decir que pudo haber un enfrentamiento con otra persona, por lo que el fiscal Coria ordenó la realización de un dermotest sobre su cuerpo. En el lugar del hecho el personal de la Policía de Investigaciones no encontró ninguna arma, aunque sí se hallaron vainas.

Pocas horas después de lo ocurrido en Hungría al 6300, a las 21 ingresó al Roque Sáenz  Peña un hombre trasladado desde la misma jurisdicción donde mataron a Bustamante, la comisaría 11ª. El hombre, cuya identidad y edad no trascendieron, presentaba dos heridas de arma de fuego, una en el cuello y otra en el cráneo. Desde el hospital de la zona sur fue trasladado al Heca, donde quedó internado en grave estado. Voceros de la la Fiscalía sostuvieron que el fiscal Coria investigaba si existía relación entre el herido y Bustamante.

En la zona noroeste también corrió sangre. Un joven de 19 años fue asesinado anteanoche de un disparo en el tórax. Según fuentes policiales, el muchacho fue agredido alrededor de las 21 en una gresca que se desató cuando jugaba un picadito de fútbol en un descampado de Empalme Graneros. Poco después, a escasos metros del lugar, un hombre recibió un disparo en la cabeza y fue trasladado al hospital de Emergencias Clemente Álvarez donde quedó al borde de la muerte.

Diego Barrios, de 19 años, ingresó alrededor de las 22 de anteayer a la guardia del hospital Alberdi con un disparo en el tórax que le causó la muerte. Según fuentes del caso, el joven había sido agredido en inmediaciones de Sorrento y Cullen, a pocas cuadras de su domicilio, en el marco de un partido de fútbol interrumpido por una gresca. El crimen ocurrió en jurisdicción de la seccional 20ª y es investigado por la Fiscalía de Homicidio en turno.

Aunque ningún investigador relacionó los hechos, el ingreso de un hombre con un disparo en el cráneo trasladado desde el mismo predio al Heca podría vincular ambos episodios.  Fuentes del caso identificaron a la víctima como Juan L., quien llegó al Heca desde Cabal al 1500 bis y quedó internado en estado grave.

Comentarios