Edición Impresa, Política

Dos millones de dólares para comprar hotel en El Calafate

Néstor Kirchner explicó que adquirió billetes estadounidenses en 2008 para una operación inmobiliaria.

Néstor admitió ayer que compró el inmueble hotelero denominado Hotel Alto Calafate.
Néstor admitió ayer que compró el inmueble hotelero denominado Hotel Alto Calafate.

El ex presidente Néstor Carlos Kirchner argumentó ayer que la compra de dos millones de dólares que concretó en octubre de 2008 tuvo como objetivo adquirir el paquete accionario de un hotel en la localidad santacruceña de El Calafate, que se realizó en moneda estadounidense.

Kirchner salió a defenderse de lo que definió como “malintencionadas” acusaciones en su contra por la operación, que incluirán una denuncia penal en la Justicia, y sostuvo que la compra la realizó “dentro del tope permitido para las personas físicas” por las autoridades monetarias.

El ex presidente se expresó sobre la polémica compra de dólares por medio de un correo electrónico que envió al periodista Víctor Hugo Morales, quien informó al respecto en el programa que conduce por radio Continental.

“Ante versiones periodísticas malintencionadas que han tomado trascendencia pública en las últimas horas, que afectan mi honorabilidad, vengo a informar a la comunidad y desmentir formalmente los citados comentarios”, comenzó Kirchner en el e-mail que envió al periodista uruguayo.

Según explicó, “tal como consta en las declaraciones juradas presentadas ante los organismos de contralor con fecha 6 de noviembre de 2008 he adquirido el paquete accionario de Hotesur S.A, firma propietaria del inmueble hotelero denominado Hotel Alto Calafate”.

“Para formalizar el pago de dicha adquisición, cuyo pago se realizó en dólares estadounidenses, efectué durante el mes de octubre compras de dichas divisas con fechas 9, 15 y 23 de octubre hasta completar un total de 1.999.999,80 dólares, dentro del tope permitido para personas físicas en forma mensual”, detalló.

A la vez, afirmó que ese dinero, junto “a otros montos” provenientes de otras inversiones personales “en dicha moneda, permitieron cumplimentar el pago indicado” y que “en virtud de la magnitud de la operación” se efectuaron “varias operaciones” de compra “dentro de los 30 días anteriores al pago del paquete accionario de Hotesur S.A.”

“No existió obviamente posibilidad de beneficio cambiario toda vez que el pago realizado fue en la misma moneda por la cual se efectuaron dichas adquisiciones de divisas”, subrayó el ex presidente en la carta.

Y agregó que “todas las adquisiciones de moneda extranjera fueron efectuadas dentro del sistema reglado por el Banco Central de la República Argentina y se depositaron en caja de ahorros en dólares” de su titularidad “hasta la fecha en que se formalizó el pago”.

A pesar de las explicaciones oficiales, la operación de compra de los dos millones de dólares en octubre de 2008 –en medio del estallido de la crisis financiera internacional– será llevada este miércoles a la Justicia por la Coalición Cívica de Elisa Carrió (ver aparte).

El diputado Juan Carlos Morán, de la CC, señaló que se trata de una grave falta ética por haber operado con información privilegiada y, por tratarse de “bienes gananciales”, la denuncia penal por presunto “enriquecimiento ilícito” incluirá también a su esposa, la presidenta Cristina Fernández.

La confirmación de la adquisición de los 2 millones de dólares surge después de que el gobierno denunciara al ex presidente del Banco Central Martín Redrado por haber dicho que tenía “las listas de los amigos del poder” que habían comprado dólares, sin haberlo denunciado judicialmente. En algunas de esas listas que finalmente se difundieron aparece Kirchner y también figuran –entre otros– el líder de la CGT y de Camioneros, Hugo Moyano; el padre del gobernador kirchnerista tucumano, José Alperovich; el empresario Juan Carlos Relats (presuntamente vinculado al matrimonio presidencial), y los gobiernos de la ciudad de Buenos Aires y de la provincia de San Luis.

La compra de Kirchner que el gobierno terminó por reconocer se produjo justamente en el año en el que el crecimiento patrimonial del matrimonio fue de más de 28 millones de pesos, lo que derivó en una causa judicial que cerró a fin del año pasado el juez federal Norberto Oyarbide.

Comentarios