Policiales

Ataques mafiosos

Dos lugartenientes del líder de Los Monos sumaron imputación por balaceras contra el Poder Judicial

Se trata de Teletubi Delgado y Matías César, quienes están sindicados como los responsables de hacer cumplir las órdenes de Guille Cantero en relación a los ataques a edificios y viviendas de funcionarios judiciales


Una de las balaceras contra el Centro de Justicia Penal. Foto: Franco Trovato Fuoco.

Las balaceras contra ex viviendas de funcionarios y edificios del Poder Judicial comenzaron a finales de mayo de 2018 y continuaron hasta enero de este año. Se contabilizaron una veintena y los investigadores comprobaron que los instigadores pertenecían a dos facciones enfrentadas entre sí.

Por un lado, en los ataques perpetrados desde finales de mayo hasta agosto de 2018, la Fiscalía les atribuyó la autoría a Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos, y la hipótesis sobre la motivación rondó sobre el inminente trasladado desde un penal de Rosario hasta uno del Servicio Penitenciario Federal en Chaco. El otro acusado fue Esteban Lindor Alvarado, quien fue imputado por ordenar los ataques a los edificios judiciales para complicar la situación procesal del líder de Los Monos.

En octubre de 2018, Guille Cantero fue imputado y en esa instancia, los fiscales Matías Edery y Miguel Moreno describieron un entramado que involucraba a unas 15 personas donde dos lugartenientes tenían como función bajar las órdenes de Guille y organizar la logística para la ejecución de los ataques a tiros.

Esos dos lugartenientes fueron identificados como Daniel “Teletubi” Delgado –preso en Piñero por un condena a 21 años por el triple crimen de tres militantes en Villa Moreno– y, por otro lado, Matías César –primo de Milton, a quien Los Monos asesinaron a su hermano, su madre y un amigo–. Este martes, la Fiscalía amplió la acusación en su contra y les sumó otros ataques armados que tuvieron como finalidad las amenazas para alguna concesión de los miembros del poder judicial.

Los ataques

Durante 2018 hubo más de 150 allanamientos por estos ataques a balazos donde secuestraron más de 650 celulares, recolectaron horas de escuchas telefónicas luego de intervenir 65 líneas de telefónicas junto a documentación de interés para la causa.

Fue en base a los resultados de esas pericias que en la audiencia por videoconferencia de este martes,  los fiscales acusaron a Matías César –detenido en octubre de 2018– por participar en las balaceras que inauguraron la saga el 29 de mayo de 2018 cuando pasadas a las 21 desconocidos atacaron a balazos dos ex viviendas del magistrado Ismael Manfrín, en Italia al 2100 y en  Montevideo al 1000.

Además, por instigar el ataque de los primeros minutos del 27 de julio de 2018 contra una vivienda en Dorrego 1600 y en agosto de 2018, por los hechos en Buenos Aires al 1700 y en avenida Libertad al 300, estos lugares estaban relacionados a la jueza Marisol Usandizaga.

Manfrín y Usandizaga fueron los dictaron la sentencia a 22 años de cárcel en abril de ese año para Guille Cantero en un juicio oral por asociación ilícita y homicidios donde parte de su familia también recibió condena.

En tanto, la Fiscalía acusó a Matías César  por los delitos de amenazas coactivas agravadas por ser anónimas, por la utilización de arma de fuego, y por tener como propósito alguna medida o concesión de un miembro del poder público, daño calificado, portación de arma de fuego de guerra sin la debida autorización legal y en calidad de partícipe primario.

César ya había sido sindicado en octubre de 2018 por los tiros en otra vivienda relacionada a la jueza, ubicada en Zeballos al 2500. Por ese tiempo, también se lo acusó por las detonaciones en Tarragona al 700 bis –el 5 de agosto de ese año y estuvo relacionada con la jueza Carolina Hernández–; San Luis al 1400 (vinculado con la magistrada Gabriela Sansó) y contra el frente de la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en  Montevideo al 1900.

A su vez, a César y a Teletubi Delgado se los acusó este lunes por haber participado el 4 de agosto de 2018 de un ataque al Centro de Justicia Penal en la zona donde están las oficinas del Servicio Público de la Defensa Penal. A los dos, los fiscales le atribuyeron partícipes primarios por los delitos de amenazas coactivas agravadas por ser anónimas, por la utilización de un arma de fuego, y por tener como propósito alguna medida o concesión de un miembro del poder público, con daño calificado y portación de arma de fuego de guerra.

En octubre pasado, Teletubi ya había acusado formalmente por las balaceras en avenida Libertad al 300 y en Buenos Aires al 1700.

Tras escuchar a las partes, el magistrado Héctor Núñez Cartelle resolvió imputar a la dupla y dictó que continúen en prisión preventiva hasta el juicio oral.

Intimidaciones: ventilan cómo operaba la estructura celular

Comentarios