Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Dos líneas de paro tras el violento asalto a un chofer

Estaba previsto que la medida se levantara a las 6 de hoy. La Policía acompañará a los coches.

Un colectivero de la línea 146 fue herido ayer por la madrugada en el barrio 7 de septiembre –zona noroeste– cuando dos jóvenes intentaron asaltarlo. A partir del violento hecho, los trabajadores de las líneas 110 y 146 –ambas de la empresa Rosario Bus– resolvieron un paro de actividades que dejó a la ciudad sin el servicio de esas líneas durante el día de ayer. Tras una reunión entre la Policía, la Municipalidad de Rosario y el gremio que nuclea a los choferes, resolvieron instrumentar un operativo de acompañamiento especial de las unidades de dichas líneas sobre el barrio donde ocurrió el asalto. Según indicaron los distintos actores de la reunión, el servicio se restablecería hoy desde las 6.

Según fuentes policiales, alrededor de la 1 de la madrugada de ayer, Omar Losco, de 50 años, conducía el interno 385 de la línea 146 en las inmediaciones de Acevedo y Génova –barrio 7 de septiembre– cuando fue abordado por dos pasajeros con intenciones de robo. Tras amenazarlo con un destornillador y ante la resistencia del chofer, le infligieron lesiones en el cuello.

Los asaltantes se llevaron el celular de Losco y dinero en efectivo para luego darse a la fuga. Pasado el incidente, Losco continuó su camino hacia el galpón de colectivos de Rosario Bus, ubicado en Junín 6500, donde fue examinado y curado por un médico. De acuerdo a los pesquisas, el hombre estaba fuera de peligro.

En tanto, fuentes judiciales indicaron que recibieron la denuncia y que no hay sospechosos individualizados. Las actuaciones recayeron, por razones de jurisdicción, en la comisaría 17ª.

Luego de que se produjera el robo, los trabajadores de las líneas 110 y 146 se reunieron en el galpón y decidieron ir a un paro.

En declaraciones radiales, Pedro González, delegado de los choferes de la empresa, señaló: “No pasó lo peor porque puso la mano y se atajó, ahora la gente está mal, éste es un paro de mucho sentido común”.

Al mediodía, representantes del municipio, fuerzas de seguridad y sectores gremiales se reunieron en las oficinas del Ente de Transporte Rosario (ETR) para tratar de destrabar la medida de fuerza de los colectiveros. De la misma participaron Mónica Alvarado, titular del ETR; Pablo Seghezzo, subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad de Rosario; el secretario gremial de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Sergio Copello; el comisario mayor Orlando Erard, de la Unidad Regional II, y el titular de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Mariano Savia. Allí acordaron que si bien se mantenía la medida de fuerza hasta las 6 de hoy, se realizará un operativo de saturación policial nocturno –de 22 a 6– en el tramo que va desde el barrio 7 de septiembre hasta la punta de línea, donde concluye el recorrido.

Según indicó el subsecretario Pablo Seghezzo, el mismo tendrá guardias permanentes y comprenderá también los fines de semana.  Sobre el colectivero herido, el funcionario reconoció: “Si bien está fuera de peligro fue un acto preocupante por la agresividad. Es importante rescatar la responsabilidad de las instituciones –Policía y gremios– para seguir brindando el servicio en estos lugares conflictivos”.

Sobre los detalles del operativo, el comisario mayor Orlando Erard indicó que “para evitar hechos reiterados de esta índole se planteó un servicio fuerte en todo el recorrido desde avenida Circunvalación hasta punta de línea”. Con acompañamiento de la Guardia Urbana Municipal, los oficiales de policía de la URII escoltarán en sus móviles a los colectivos de las líneas 110 y 146 haciendo especial énfasis en el final del recorrido. Consultado por la duración del operativo, Erard aclaró: “Todo el tiempo necesario para llevar calma a choferes y sus familiares”.

En diálogo con El Ciudadano, Sergio Copello se mostró conforme con la medida de seguridad. A su vez, volvió a sostener que el sector del transporte tiene problemas por la inseguridad. “No hay un sólo lugar. Sabemos que es mayor en la periferia aunque no hay un lugar determinado”, refirió el gremialista. Consultado por la solución ideal al problema de los colectiveros, descartó las iniciativas de burbujas de seguridad y policías a bordo las 24 horas. “Si tuviéramos la medida que creeríamos válida, la hubiéramos solicitado. Para la falta de seguridad nadie tiene la solución y, en el caso de que sea así, pasa por otro tipo de poderes, como el legislativo”, detalló.

Comentarios