Ciudad, Edición Impresa

Dos decomisos de película

La Guardia Urbana Municipal secuestró alrededor de 13 mil CDs y DVDs truchos en dos allanamientos en la zona sur. Savia, su titular, dijo que se trata del mayor operativo que se recuerde por su volumen.

En el operativo más importante que se recuerde por la magnitud del resultado, la Guardia Urbana Municipal (GUM) secuestró ayer alrededor de 13 mil CDs y DVDs truchos en dos allanamientos que tuvieron lugar en la zona sur de la ciudad. “No tenemos registro de que se haya decomisado antes tanta cantidad de discos apócrifos”, describió Mariano Savia, titular de la GUM, en referencia a los 13 mil dispositivos digitales hallados.

La sorpresa de los efectivos municipales y de los policías de la Unidad Regional II que participaron del operativo fue absoluta cuando llegaron, primero, a Arijón al 1600. Porque si bien tenían pistas de que allí se comercializaban discos piratas, nunca imaginaron que podían encontrarse con alrededor de 5.000 copias empaquetadas y listas para ser distribuidas.

“Hace 15 días que teníamos información de lo que sucedía. Sobre todo a partir de las irregularidades que notamos con respecto al funcionamiento de estos locales, ya que atendían al público en horarios discontinuos. Incluso, algunos días permanecían cerrados”, describió Savia en diálogo con El Ciudadano. Y agregó: “De hecho, intentamos en otras oportunidades realizar los allanamientos pero nunca se daba el momento apropiado”.

El otro comercio allanado se encuentra en Uriburu al 2400, donde las autoridades dieron con 8.000 discos entre CDs y DVDs con grabaciones de películas, música y videojuegos. En este lugar, en apariencia un simple comercio de barrio dedicado a rentar discos de video, el grueso de la mercadería se halló detrás de una estantería, que en realidad tapaba una puerta por la que se accedía a otra dependencia.

La sospecha de los investigadores es que ambos comercios operaban como centros de distribución de material ilegal, camuflados en una fachada poco llamativa y más bien sobria. “Tenían muy pocos discos en exhibición, como para aparentar que se trataba de pequeños locales de barrio dedicados a una actividad legal”, indicó Savia, quien manifestó a la vez su asombro por la “calidad” del material pirateado.

“En el caso de las películas, presentan una calidad excelente, símil a las originales. Claro que son apócrifas, ya que los discos no presentan ninguno de los sellados que autentifiquen su originalidad”, añadió.

Dos horas después de finalizado el operativo, los agentes de la GUM seguían realizando el recuento del material secuestrado. “A medida que se fue haciendo más exhaustivo el control nos dimos cuenta de que eran más copias de lo que pensábamos en un principio, así que podemos afirmar que finalmente son alrededor de 13 mil en total”, manifestó el funcionario.

Luego de secuestrar la mercadería, las autoridades procedieron a clausurar los locales y remitieron todo lo actuado al Tribunal Municipal de Faltas, que deberá decidir cuáles son las actuaciones correspondientes. En ese sentido, se prevé que puede aplicarse una multa económica, la clausura de los locales o bien retirarles la habilitación. Savia aclaró que, salvo un atisbo de resistencia en el comienzo del operativo, no hubo inconvenientes con los comerciantes.

A la hora del balance, el titular de la GUM resaltó que “es muy importante este tipo de operativos, ya que por lo general suele ser subestimado porque el común de la gente piensa que no perjudica a nadie que se pirateen discos”. Sin embargo, el funcionario indicó que en Rosario “hay más de 200 familias” que viven de la industria legal del alquiler de copias de video. “Para ellos supone una competencia desleal y un daño económico importante”, consideró, al tiempo que señaló que “detrás de la venta de discos apócrifos se esconden otros delitos como evasión fiscal y empleo no registrado”.

Comentarios