Edición Impresa, Policiales

Villa Banana

Dos bandos en pugna detrás de un doble crimen

Asesinan a dos muchachos. Los pesquisas investigan un enfrentamiento entre bandas como principal hipótesis.


Los pesquisas investigan un enfrentamiento entre bandas como la principal hipótesis sobre la balacera que dejó anteanoche a un adolescente de 16 años y un joven de 24 muertos mientras que dos de sus amigos, de 15 y 18, terminaron heridos en Felipe Moré y Rueda, en zona sudoeste. Los uniformados detuvieron a un adolescente de 17 años como posible autor del ataque. En tanto, ayer por la mañana algunas personas saquearon e incendiaron la vivienda de este chico, a la que señalaron como punto de venta de drogas. La pesquisa investiga los rumores que señalaron el origen del ataque como una disputa por la venta de drogas en el territorio, entre las conocidas bandas de Pandu y de Junior, aunque otras fuentes hablan de que las víctimas pertenecían una tercera banda de narcomenudeo que existe en el barrio.

De acuerdo con la investigación, anteayer cerca de las 22 cuatro amigos de 15, 16, 18 y 24 años caminaban por Felipe Moré y, al llegar al 2900, advirtieron que otro grupo de muchachos apareció por Rueda, desde Villa Banana (su límite está a media cuadra),  y abrió fuego. Producto de más de una docena de detonaciones, cuyas vainas quedaron en una de las ochavas de Rueda y Felipe Moré,  Mauro Gabriel Gauna, de 16 años murió por un impacto en el tórax, Osvaldo Darío Luna, de 24, también falleció tras ser alcanzado por dos disparos: uno en tórax y otro en la región dorsal. En tanto, Julián Manuel Z., de 18, fue internado en el Heca, donde quedó en estado reservado por un tiro en el cráneo, y Franco Q., de 15, recibió un disparo en la mano derecha, fue trasladado al centro de salud y los médicos le autorizaron el alta médica, describieron fuentes policiales.

En el lugar, los pesquisas hallaron media docena de vainas servidas agrupadas sobre la ochava de Felipe Moré y Rueda. Uno de los rumores que surgieron ayer por la mañana fue que los atacantes se trasladaban en un auto, pero este hallazgo derribó esa teoría. Para los investigadores, el atacante estaba parado cerca de la esquina y utilizó una ametralladora o una pistola calibre 9 milímetros modificada que la hace automática, contó un pesquisa relacionado con el caso. Una fuente indicó que había un auto y una moto en el lugar, pero que quienes dispararon estaban de a pie.

Pillo y Muqueño

Tras tomar una serie de declaraciones, los uniformados detuvieron a un adolescente de 17 años, apodado Pillo y allegado a la familia de Nelson A., el sindicado narco cuyo apodo es Pandu de 37 años, quien desde el año pasado está detenido por el crimen del militante social Javier Barquilla. Por su parte, esos mismos relatos ubicaron en el lugar del hecho a un muchacho de 18 años conocido como Muqueño, también vinculado con Pandu, como otro de los atacantes. Muqueño está sospechado en dos crímenes cometidos en 2015: el primero fue el 11 de noviembre pasado, en la puerta de la casa de Juan Carlos Sánchez, un ex convicto de 32 años, asesinado de tres disparos en Rueda al 4300. El otro fue el 29 de diciembre, en la misma zona: Wilfredo Molina, de 23, murió baleado por parte de un cuarteto que lo atacó mientras tomaba una gaseosa con amigos. Sin embargo, los investigadores aclararon que son sólo versiones que circulan en el barrio.

Junior y Sapito

Tras el ataque la primera estimación de los pesquisas fue que la banda de Pandu atacaba a otra gavilla de narcomenudeo que opera en la zona, adjudicada a un barrabrava de Newell’s conocido como Junior, algunos de cuyos integrantes fueron apuntados como quienes mataron a Germán Carabajal, alias Rati, ultimado a tiros el 16 de enero de 2015 en Ocampo y Felipe Moré.

Pero otras fuentes brindaron una versión diferente. Un allegado al barrio reconoció la disputa pero indicó que entre las víctimas de anteanoche estaban muchachos que responden a Leíto, hijo de un tal Sapito, que conforman una tercera banda. “Esto fue una emboscada. Estos cinco o seis pibes eran algunos de los que hacía unos meses habían tiroteado a la esposa de Pandu. Los tiroteos y las broncas terminaron en esto. Lo triste es que del grupo había dos adolescentes que no tenían nada que ver. Son todos vecinos del barrio y son pibes jóvenes. Hay que preguntarse quién le da una ametralladora a un chico de 17 años y quién deja que la esposa de Pandu, que tiene arresto domiciliario, venda estupefacientes en la casa”, describió esta fuente, quien pidió reserva por miedo a represalias. En tanto, un vecino explicó que todos los que viven en esa zona están con miedo. “Ahora somos todos rehenes. Nadie puede salir a la calle porque se va a venir la represalia y cualquiera puede quedar en el medio”, alertó.

Esas mismas fuentes bajaron el tenor de la palabra banda o narcos y sostuvieron que son un grupo de jóvenes, que intentan obtener un poco de poder o identidad, llevando adelante una guerra de pobres contra pobres: “Son transeros que integran gavillas de poca monta”.

Saqueo e incendio

En ese sentido, en los primeros minutos de ayer la casa de Pillo, el chico detenido por el ataque, ubicada en Rueda al 5000 –que había sido allanada en abril pasado, en un operativo donde secuestraron marihuana fraccionada para la venta–, algunos habitantes de la zona aprovecharon y desvalijaron la vivienda. Ya por la mañana, un grupo de vecinos indignados por las balaceras que sufre el barrio terminó el trabajo y la prendió fuego.

En lo que va del año, Villa Banana fue sacudida con otras dos muertes violentas que la conmocionaron. Una ocurrió el 25 de mayo pasado, cuando se descubrió el abuso sexual seguido de muerte de la niña Guadalupe Medina, de 12 años, cuyo cuerpo fue abandonado en una precaria casilla. Por este hecho, hay tres imputados. Y la otra, el 21 de julio pasado, cuando dos motociclistas atacaron a balazos a Delfín Claudio Ramos, de 22 años, a pocas cuadras de su casa, cuando se encontraba en Amenábar y Felipe Moré. El joven recibió tres tiros y falleció a la madrugada de ese mismo día.

Comentarios