Policiales

Ataques mafiosos

Dos allanamientos por intimidaciones a la jueza Usandizaga

El personal de la Policía Federal Delegación Rosario llevó adelante dos allanamientos en los que demoró a dos jóvenes que tenían una moto Honda, la cual será peritada para determinar si se utilizó en los dos primeros atentados contra ex viviendas de la jueza que condenó a Los Monos


Dos muchachos de 20 y 26 años fueron demorados en la madrugada de este sábado tras un allanamiento que llevó adelante el personal de la Policía Federal Delegación Rosario en medio de las medidas investigativas para dar con los autores de dos de los cuatros ataques que sufrieron las ex viviendas de la magistrada Marisol Usandizaga, quien integró el tribunal que condenó a Los Monos. Voceros judiciales indicaron que a los jóvenes se les inició una causa por encubrimiento debido a que en la casa de Chancay al 4300 hallaron una moto con pedido de secuestro por robo. Luego recuperaron la libertad, ya que no se hallaron elementos que los relacionen con el ataque. Otras fuentes señalaron que estas personas siguen relacionadas a la causa, al igual que la moto. En un segundo operativo, hallaron droga fraccionada para la venta.

Este sábado por la madrugada, los uniformados federales llevaron adelante dos órdenes de allanamientos solicitadas por el fiscal Miguel Moreno, integrante junto con Matías Edery, Aníbal Vescovo y Nicolás Foppiani de la Unidad Fiscal de Delitos Complejos y Económicos que quedó a cargo de la pesquisa por las 16 balaceras que sufrieron viviendas vinculadas con funcionarios judiciales y policiales. El juez de primera instancia Hernán Postma dio la autorización para los operativos que se realizaron en Chancay al 4300 y en Virasoro casi Castellanos. En esta última, la pesquisa dio resultado negativo en cuanto a material o documentación relacionada con las intimidaciones, indicaron voceros de Fiscalía.

En la cuadra de Chancay y Valparaíso, los investigadores hallaron una moto Honda XRE 300 que contaba con pedido de secuestro por un hecho de robo y apresaron a dos jóvenes Agustín R., de 20 años, y Darío V., de 26 años.

Voceros judiciales indicaron que los muchachos quedaron demorados a disposición de la Unidad de Flagrancia en turno, que corroboró no contaban con pedidos de captura y quedaron en libertad luego de que se les formara una causa por encubrimiento.

“Al momento no surgieron de los indicios y del material recabado ninguna vinculación de las investigaciones de hechos de balaceras que dio origen a los allanamientos”, explicaron desde la oficina de prensa del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Sin embargo, otras fuentes relacionadas con la pesquisa indicaron que, a pesar de que los dos demorados recuperaron la libertad, continuarán relacionados a la investigación. Lo mismo pasará con la moto incautada que será peritada para determinar si fue la usada para los dos primeros ataques contra los frentes de las ex viviendas de la jueza que integró el tribunal que condenó a la banda de Los Monos.

 

Los ataques a la magistrada

Los casos por los que se realizaron los allanamientos ocurrieron con poca diferencia de horas: a las 22 de 26 de julio pasado, desconocidos en moto dispararon al menos 8 veces contra el frente de una casa de dos plantas en Zeballos al 2500 que perteneció a la familia de la magistrada hasta 1975. El segundo fue en la madrugada siguiente, cuando los tiradores descargaron 17 balazos contra un edificio de Dorrego al 1600 que se llama Marisol y donde su padre, Horacio “Vasco” Usandizaga, ex intendente y ex presidente de Rosario Central, tuvo durante años su estudio jurídico.

Estas no fueron las únicas intimidaciones contra la funcionaria judicial: el 4 de agosto se repitió la secuencia en un edificio de avenida Libertad al 200, en barrio Martin, donde había residido la magistrada. Allí los tiradores eran cinco hombres y una mujer que se movilizaban en tres motos: dejaron un cartón escrito con birome con la leyenda: “Con la mafia no se jode”. Esa misma madrugada también había sido atacado el frente del Centro de Justicia Penal, donde se desarrolló el juicio a Los Monos y donde actualmente tienen lugar las audiencias de apelación a la sentencia, en Virasoro y Sarmiento. La cuarta balacera sucedió el 10 de agosto pasado, cuando los vecinos descubrieron seis impactos de bala en el frente de un edificio ubicado en Buenos Aires al 1700, frente a la plaza López, lindero con el lugar donde vive el padre de la jueza.

Descubrieron venta de drogas al menudeo

En la casa de Virasoro al 3700 donde se realizó el otro procedimiento los investigadores federales incautaron 53 dosis de cocaína fraccionadas y listas para la venta junto a una bolsa de nylon con la misma sustancia, poco más de 14 mil pesos en efectivo; una réplica de pistola, municiones y teléfonos celulares. En este lugar, detuvieron a un hombre.

 

Operativos y detenidos por las intimidaciones

El 29 de mayo comenzó la saga de balaceras contra viviendas en las que habían habitado funcionarios judiciales y también uniformados relacionados con la pesquisa de la megacausa Monos. Con el atentado de esta madrugada ya suman 16 los ataques a balazos. Hasta la fecha, los investigadores realizaron poco más de 70 operativos para dar con los autores de estos ataques.

Los primeros en ser apresados fueron un joven y un adolescente que quedaron imputados por los dos primeros hechos: en Montevideo al 1000 y en Italia al 2100, en los cuales había residido el juez Ismael Manfrín, quien presidió el tribunal que condenó a Los Monos y que se excusó de seguir interviniendo en el caso tras los ataques. En la audiencia imputativa contra Brian “Cebolla” F. por el ataque en calle Montevideo, los investigadores dieron cuenta de los indicios que apuntaban como autor intelectual a Ariel “Guille” Cantero, penado con 22 años de cárcel por asociación ilícita y homicidio en el debate mencionado. También fue apresado un menor apodado Tavi, quien fue acusado en la Justicia de Menores por el atentado de calle Italia. Por estas dos balaceras hay un prófugo, mientras que Cantero será acusado formalmente en los próximos días.

El tercer implicado surgió en estos últimos días luego de que se desarrollaron los últimos 44 allanamientos de las fuerzas provinciales y federales. Se trata de un remisero, identificado como José Alberto C., de 24 años, quien fue detenido e imputado como quien manejaba el Renault 9 del que partieron los disparos contra la fachada de la sede del MPA, de Montevideo al 1900, ocurrido el lunes pasado. El juez dictó la prisión preventiva en su contra por 60 días.

Entremedio, hubo dos ataques contra propiedades que habían pertenecido a la jueza Gabriela Sansó en San Luis al 1400, otros tres agresiones sobre viviendas de familiares del juez que instruyó la causa provincial contra Los Monos Juan Carlos Vienna (incluida una balacera sobre una patrulla que custodiaba la casa del padre del magistrado), y otras tres balaceras en casas vinculadas con los policías Luis Quevertoque, Ariel Lotito y, esta madrugada, un agente de la División Judiciales que trabaja como custodio de la actual diputada nacional Alejandra Rodenas, quien cuando era jueza procesó a algunos de los integrantes de Los Monos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios