Policiales

Ataques mafiosos

Dos allanamientos por balaceras contra funcionarios

Las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) realizaron este martes dos allanamientos. No hubo detenidos pero secuestraron celulares, una computadora y más de 200 mil pesos.


Durante la mañana de este martes, efectivos de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) realizaron dos allanamientos relacionados a las 16 balaceras contra viviendas de funcionarios judiciales y edificios públicos. Los mismos se realizaron en inmediaciones de calle Larrechea al 2400 y Dorrego al 3900. En total secuestraron ocho celulares, una computadora, material informático, municiones calibre 9 milímetros, además de 214 mil pesos y 500 dólares. Tres personas fueron demoradas pero ninguna quedó detenida.

Uno de los allanamientos tuvo lugar a una cuadra de donde hace un mes (el 1° de septiembre pasado) asesinaron a Diana Irrazábal, una joven de 24 años, quien según los investigadores había sido pareja de Nahuel César y testigo en la causa de la Justicia provincial contra la banda Los Monos por asociación ilícita y varios crímenes.

Ataques mafiosos

El 29 de mayo comenzó la saga de balaceras contra viviendas en las que habían habitado funcionarios judiciales y también uniformados relacionados con la pesquisa de la megacausa Monos. En total son 16 los ataques a balazos. Hasta la fecha, los investigadores realizaron casi cien operativos para dar con los autores de estos ataques.

Los primeros en ser apresados fueron un joven y un adolescente que quedaron imputados por los dos primeros hechos: en Montevideo al 1000 y en Italia al 2100, en los cuales había residido el juez Ismael Manfrín, quien presidió el tribunal que condenó a Los Monos y que se excusó de seguir interviniendo en el caso tras los ataques. En la audiencia imputativa contra Brian “Cebolla” F. por el ataque en calle Montevideo, los investigadores dieron cuenta de los indicios que apuntaban como autor intelectual a Ariel “Guille” Cantero, penado con 22 años de cárcel por asociación ilícita y homicidio en el debate mencionado. También fue apresado un menor apodado Tavi, quien fue acusado en la Justicia de Menores por el atentado de calle Italia. Por estas dos balaceras hay un prófugo.

El tercer implicado fue un remisero, José Alberto C., de 24 años, detenido e imputado de manejar el Renault 9 del que partieron los disparos contra la fachada de la sede del Ministerio Público de la Acusacion (MPA), de Montevideo al 1900. El juez dictó la prisión preventiva en su contra por 60 días.

Entremedio, hubo dos ataques contra propiedades que habían pertenecido a la jueza Gabriela Sansó en San Luis al 1400, otros tres agresiones sobre viviendas de familiares del juez que instruyó la causa provincial contra Los Monos Juan Carlos Vienna (incluida una balacera sobre una patrulla que custodiaba la casa del padre del magistrado), y otras tres balaceras en casas vinculadas con los policías Luis Quevertoque, Ariel Lotito y un agente de la División Judiciales que trabaja como custodio de la actual diputada nacional Alejandra Rodenas, quien cuando era jueza procesó a algunos de los integrantes de Los Monos.

Más ataques

A las 22 del 26 de julio pasado, desconocidos en moto dispararon al menos 8 veces contra el frente de una casa de dos plantas en Zeballos al 2500 que perteneció a la familia de la jueza Marisol Usandizaga hasta 1975. El segundo fue en la madrugada siguiente, cuando los tiradores descargaron 17 balazos contra un edificio de Dorrego al 1600 que se llama Marisol y donde su padre, Horacio “Vasco” Usandizaga, ex intendente y ex presidente de Rosario Central, tuvo durante años su estudio jurídico.

Estas no fueron las únicas intimidaciones contra la funcionaria judicial: el 4 de agosto se repitió la secuencia en un edificio de avenida Libertad al 200, en barrio Martin, donde había residido la magistrada. Allí los tiradores eran cinco hombres y una mujer que se movilizaban en tres motos: dejaron un cartón escrito con birome con la leyenda: “Con la mafia no se jode”. Esa misma madrugada también había sido atacado el frente del Centro de Justicia Penal, donde se desarrolló el juicio a Los Monos. La cuarta balacera sucedió el 10 de agosto pasado, cuando los vecinos descubrieron seis impactos de bala en el frente de un edificio ubicado en Buenos Aires al 1700, frente a la plaza López, lindero con el lugar donde vive el padre de la jueza.

Por dos de los cuatro ataques contra la jueza Usandizaga la Policía detuvo a dos muchachos. Las medidas fueron ordenadas por el fiscal Miguel Moreno, quien integra junto a los fiscales Matías Edery, Aníbal Vescovo y Nicolás Foppiani la Unidad de Delitos Complejos y Económicos que quedó a cargo de la pesquisa por las 16 balaceras que sufrieron viviendas vinculadas con funcionarios judiciales y policiales.

Días atrás, a fines de septiembre, un joven de 25 años de nacionalidad colombiana fue imputado por la portación ilegal de arma de fuego luego de que arrojara un pistola 9 milímetros de su camioneta mientras protagonizaba una persecución policial que terminó en Mendoza y Lima. La jueza María Melania Carrara le dictó la prisión preventiva sin plazo. El arma y las balas fueron enviadas a peritar para determinar si fueron utilizadas en alguno de los ataques contra viviendas vinculadas con funcionarios judiciales y policiales relacionadas con la causa Monos, además de la sede del Ministerio Público de la Acusación y el Centro de Justicia Penal. El muchacho se desligó de esas sospechas y dijo que producto de estas hipótesis que se suman a que su nombre apareció involucrado en el crimen de Jonatan “Bam Bam” Funes, él y su familia fueron víctimas de amenazas de muerte.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios