País

A los 16 años sobrevive en la periferia de Paraná

Dormía tapado con la basura y camión recolector lo arrolló

El adolescente dormía en El Volcadero, depósito de residuos urbanos a cielo abierto. Él y su familia viven y comen de lo que pueden rescatar de los residuos. El chofer del vehículo no lo vio y lo pisó. Sufrió fractura de pelvis. Su vida no peligra, pero ya es una metáfora


Foto gentileza elonce.com

No es la escena de una película apocalíptica, sino la postal de una realidad que estremece. Ocurrió en Paraná pero podría haber sido en la periferia de cualquier gran urbe: un camión recolector pisó a un adolescente que vive entre los desechos de El Volcadero, el basural a cielo abierto de la capital entrerriana. Fue en la mañana de este viernes. El vehículo municipal, mientras daba marcha atrás, le pasó por encima al chico de 16 años que dormía entre los olores nauseabundos, cartones y despojos de comida en los cuales cientos de personas buscan sustento para sobrevivir. El siniestro no fue fatal, pero le provocó una fractura de la pelvis y queda casi como una metáfora de las “sobras” sociales que subsisten entre los restos del consumo.

El chico vive con su familia en un precario rancho a metros del basural. Todas las noches, van hasta donde llegan los camiones recolectores a descargar las sobras de los que sí pueden consumir. Así son los primeros y tienen más chances de rescatar algo para comer o, con suerte, revender por monedas. Prenden fuego con neumáticos o maderas, se sientan alrededor y esperan. Una mujer que lo conoce aventura qué puede haber pasado: para protegerse del frío, se tapó con cartones y aprovechó para dormir un poco. Ya era invisible para la sociedad, y lo fue para el chofer del vehículo recolector.

“El chofer del camión municipal, en momentos que descargaba la basura, al hacer marcha atrás, pisó a un menor que se encontraba durmiendo en la zona y tapado con cartones. El conductor fue alertado por otras personas que se encontraban allí, y si bien detuvo la marcha, llegó a pisarlo con la rueda trasera”, confirmó el subjefe de comisaría 5ª de Paraná, Hernán Ortega, antes de describir la condición del chico: “Duerme donde lo encuentra la noche”.

“Es conocido en la zona y no tenía documentación consigo, tampoco recordaba su número de DNI”, agregó el comisario al portal entrerriano ElOnceTV para terminar de pintar la marginalidad en la que se encuentra el adolescente.

El saco de cartones del chico. Foto elonce.com

 

María, una vecina de ese sector de Paraná ubicado al final de calle Ameghino, en barrio San Martín, completó el cuadro: “Es un chico que se crió en El Volcadero. Toda su familia sobrevive de la basura. Él estaba durmiendo entre la basura porque el frío, el hambre, el no tener dónde dormir te lleva a esperar un camión con un poco de comida para poder alimentarte”. La mujer dio fe de que al lugar “llega gente de todos lugares a comer de la basura”.

“La familia tiene un ranchito precario, pero ellos se van temprano para poder esperar la basura y poder sacar algo de comida. Mientras esperan los camiones, hacen fuego, queman cubiertas y se ponen alrededor de las llamas. Cuando llega el camión, se levantan. A lo mejor él se quedó dormido tapado con unos cartones y con un poco de basura, y el chofer del camión no lo vio”, especuló la mujer.

El chico, de 16 años y apellido J., fue trasladado en ambulancia al hospital entrerriano Carrillo y luego derivado al San Roque, señaló el portal paranaense. Se confirmó que presenta una fractura de pelvis y ya fue estabilizado. “El urólogo le colocó una sonda vesical y la ecografía no arrojó ningún signo de alarma abdominal. El chico está estable y pasará al servicio de Traumatología para la fijación de la pelvis”, explicó el jefe de la guardia del hospital San Martín, Luis Ríos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios