Edición Impresa, País

La buscan hace un mes

¿Dónde está Rosalía Jara?

Pasó casi un mes desde que nadie más vio a la joven de 18 años en Fortín Olmos, una localidad del departamento Vera. Los familiares marcharon pidiendo justicia. Un profesor de educación física está preso


Rosalía Jara tiene 18 años, es de tez trigueña y mide un metro y medio. Tiene cabellos negros y ojos marrones claro. Vive en la comuna de Fortín Olmos en el departamento Vera. Lleva 29 días desaparecida. La investigación para dar con Rosalía dejó a un profesor de educación física de 37 años detenido. El hombre reconoció que la llamó el último día que se supo de ella, que tenía una relación extramatrimonial con la muchacha y no dijo nada más. “Nosotros la estamos esperando junto con mi hermana y su hija de dos años. No vamos a dejar de buscarla. ¡Por favor todo aquel que pueda informar algo, o que sepa algo, que se acerque a contarnos que no tenga miedo!”, dijo su tío Rubén Jara en diálogo con El Ciudadano. El sábado 1º de julio a las 22.30 fue la última vez que su familia tuvo señales de la Rosalía. Su hija se llama Alma y tiene dos años.

El pueblo está catalogado, según Wikipedia, como destino de turismo sexual. Un dato peligroso para las jóvenes, porque pueden llegar a quedar a merced de alguna red de trata. En el pueblo se conocen todos. Apenas desapareció Rosalía no tardó en salir a la luz que tenía una relación sentimental con quien fuera su profesor de educación física. Juan V. tiene 37 años, es de Pozo Borrado y hace 12 años que vive en Fortín Olmos. Está casado. Reconoció que tenía un vínculo extramatrimonial con la muchacha y en el pueblo agregaron que la mantenía desde hace cuatro años. En un principio declaró como testigo, reconoció la relación y que la había llamado ese sábado, pero negó tener relación con la desaparición, según contaron voceros judiciales al portal de noticias Reconquistahoy.

Pasaron los días y los habitantes de Fortín Olmos acompañaron a los familiares de Rosalía en dos marchas para pedir por su aparición. El jueves 20 de julio el fiscal de Vera Martín Gauna Chapero ordenó ocho allanamientos. Uno fue por la madrugada y en Reconquista. Ahí detuvieron al profesor de educación física que estaba en la casa de su suegra. Por orden del fiscal, los policías le secuestraron a Juan V. su teléfono celular y el auto, un Toyota Corolla. En medio de rastrillajes y búsquedas en helicóptero, los perros de los Bomberos Zapadores de Santa Fe capital siguieron el rastro de Rosalía hasta el bar El Fortín, donde se la vio por última vez. Ese sábado 1º, a las diez de la noche, su mamá llamó a la muchacha y le dijo que estaba jugando a las cartas en ese lugar a 14 cuadras de su casa. “Al 9”, dijo su tío Rubén y se acordó de que a Rosalía le gustaba ese juego de cartas tan popular como el truco en la comuna.

La investigación

El fiscal reconstruyó en la audiencia imputativa a la que fue sometido Juan V. al día siguiente de su detención que –aunque borró los registros– la llamó 14 veces. A las 22.20, Rosalía salió del precario bar, caminó 200 metros al sur hasta una garita que queda en una esquina donde se cruzan caminos de tierra y está en medio de la nada. Hasta ese lugar llegaron los perros con el rastro; también encontraron el olor de Rosalía dentro del Corolla de Juan V.

El domingo 22 de julio, el juez de Vera Gustavo Gon le dictó la prisión preventiva sin plazo al profesor, quien quedó acusado por retención y ocultamiento de una persona con el fin de obligar a la víctima a hacer algo en contra de su voluntad, delito agravado en este caso por la calidad de la víctima, por haber sido su profesor.

Al día siguiente, el pueblo volvió a las calles en la tercera marcha para pedir por la aparición de Rosalía. “Este tipo tiene que hablar, decir lo que le hizo. Nosotros no aguantamos más. Nunca se fue a ningún lugar sin avisar. Su mamá, Liliana, está mal. Mi sobrina era muy pegada a su hija. La nena se enferma a cada rato porque la extraña mucho”, dijo Rubén.

Hubo tres marchas en pedido de que la Justicia profundice la búsqueda de la joven desaparecida.

En el pueblo se conoció la acusación del fiscal y también que todo lo que contó como testigo Juan V. fue puesto en entredicho, salvo que mantenía una relación extramatrimonial con la muchacha y que se comunicó con ella. Dijo que no la vio, pero hubo testigos que la observaron subirse a su auto. El profesor contó que a las once de la noche de ese sábado estaba durmiendo, pero lo vieron con una chica a cinco kilómetros del pueblo en un paraje conocido como El Bañadero de Tanino, en el arroyo Golondrina. Ese lugar está en el oeste del pueblo, cruza la ruta provincial 40 y también se llega por un camino de tierra paralelo. Los bomberos y policías rastrillaron esa zona, pero no tuvieron resultados.

“No descartamos ninguna hipótesis. Por eso se contactó al personal de la Dirección contra la Trata de personas de Reconquista. La investigación no se detiene con este imputado porque continuamos con las medidas para dar con el paradero de Rosalía. Esta persona está detenida porque hubo pruebas suficientes para acreditar la sospecha y porque entorpecía la investigación”, declaró Gauna Chapero en comunicación radial con Aire de Santa Fe.

Detalles de una vida en un pequeño pueblo

Fortín Olmos tiene 3.316 habitantes –según datos de 2010 del Indec–. Como pueblo chico todos conocen la vida de todos y, si falta algún dato, los rumores se encargan de completar la historia.

En estos días, aparecieron muchas afirmaciones sobre Rosalía que responden a la costumbre de revictimizar a la víctima, de investigarla y exponerla ante la opinión pública para que se haga uso y abuso de su vida: que estaba por ser desalojada de la casa de su ex pareja porque la nena no era de él. Que su ex le había pedido un ADN porque decía que el padre era el profesor de educación física detenido. Que el profesor le daba entre 500 y 1.500 pesos para “ayudarla”. Que Rosalía presionaba al detenido para se hiciera cargo de su hija o de la relación. Que la muchacha también “tenía trato” con otros dos hombres.

Nada de esto fue avalado por su familia. Su tío dijo que tenía buena relación con su ex y que la quería. También habló del intento de suicidio de antes de desaparecer. “Fue un llamado de atención de una chica a la que le falta madurar. No iba a dejar a su hija. Con eso aprovecharon todos para desligarse del tema”, contó Rubén, mientras agregaba que está tan triste que no puede ni mirar la foto de su sobrina.

“Parece que ella estaba embarazada otra vez”, explicó el tío sobre otro de los rumores que corren más rápido que la investigación.

“Acá hay muchas hipótesis pero son dos las principales: puede aparecer con vida o no. Esto es muy preocupante para todos nosotros”, agregó Rubén.

En las redes

La familia creó una fanpage en Facebook que se llama “Buscamos a Rosalía Jara”, donde están todos los teléfonos para todo aquel que quiera aportar información. La comisaría de Fortín Olmos 03483-492341, la Policía de Vera 03483-420004 y la Secretaría de Derechos Humanos de Santa Fe con el celular 0342-155 357 756 y la línea gratuita 0800 555 3348. Además, su tío Rubén dejó su teléfono 03482-15243560 y en la red social también está el 03482-250065.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios