Edición Impresa, Espectáculos

“Don Giovanni” vuelve dos siglos después

Con músicos de nivel internacional y dirección de Marcelo Lombardero, la emblemática ópera de Mozart cobra vida nuevamente con sentido renovado.


Como anticipo de una excepcional temporada que tendrá lugar este 2016 en el coliseo de Laprida y Mendoza, El Círculo presentará esta tarde, desde las 19, la primera de una serie de tres funciones de la emblemática ópera Don Giovanni. Se trata de una de las grandes obras de Wolfgang Amadeus Mozart pero también de la historia de la música y la cultura occidental estrenada hace más de dos siglos. Las próximas funciones serán el jueves 28, a las 20.30 (función de abono), y el sábado 30, en el mismo horario.

Nueva producción de la Asociación Cultural El Círculo, la puesta cuenta con la colaboración de la Ópera de Rosario y el auspicio del Ministerio de Innovación y Cultura de la provincia de Santa Fe. El elenco está integrado por primeras figuras de la lírica nacional e internacional: el barítono brasileño Leonardo Neiva, el protagonista; los bajos Iván García (venezolano) y Hernán Iturralde, las sopranos Rocío Giordano y María Victoria Gaeta, la mezzosoprano rosarina Florencia Machado, el tenor Carlos Ullán y el barítono Ismael Barrile.

Al frente de la Orquesta Sinfónica Provincial de Rosario estará el maestro peruano David del Pino Klinge y participará el Coro de la Ópera de Rosario, que dirige Horacio Castillo.

La puesta será de Marcelo Lombardero, que por esta producción resultó ganador de los Premios ACE 2015 a la mejor puesta en escena de ópera.

A más de dos siglos de su estreno, Don Giovanni figura entre las diez óperas más representadas en todo el mundo. En esta oportunidad, la intensa historia del seductor Don Juan llega con una desafiante, provocativa y contemporánea puesta en escena dirigida por Marcelo Lombardero.

Drama jocoso en dos actos con música de Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte basado en la obra de Antonio de Zamora, Don Giovanni fue compuesta en momentos de la Revolución Francesa, motivo por el cual el pulso de la época se cuela en su trama.

“Ese hombre caló hondo en los primeros varones de lo que se llamó el Romanticismo, porque uno tiene que pensar todo el cambio que produjo la revolución en las ideas de libertad: el hombre dejaba de ser súbdito para ser un ciudadano y empezaba a tener derechos. Esos derechos tenían que ver con las libertades”, opinó el director en diálogo con El Ciudadano.

Don Juan representa la ruptura absoluta de todas las normas y reglas preestablecidas pero no se trata sólo de un mujeriego. Para Lombardero, la cuestión reside en que él es un libertino, un provocador: “Es un hombre que vive alrededor de sus placeres y no le interesa más nada; es egoísta, egocéntrico, violento pero también es un personaje libertario, alguien que, en el siglo XVIII, donde fue compuesta, se plantea tener un libre albedrío a pesar de las consecuencias. A este Don Juan se lo traga el infierno y ahí termina la cuestión con una moraleja que podría ser: «quien mal anda mal acaba»”.

El Don Giovanni de Lombardero no es un caballero de capa y espada sino un ser contemporáneo, atravesado por la insatisfacción permanente de quien es víctima de la sociedad y acaba siendo su victimaria. “En esta puesta, lo que nosotros tratamos de hacer es traer esa historia a la actualidad para ver cómo nos resuena ahora. Es un trabajo que intento hacer cada vez que armo una puesta; aquí esas historias nos hablan desde el pasado”, anticipó el director.

“Para la gente de hoy, la ópera es una cuestión extraña, ya no es el género popular que era hasta la invención del cine sonoro. A mí me parece que hay que resignificar estas historias; y esta producción de Don Juan sucede aquí y ahora”, dijo y, a modo de de invitación al público a dejarse atrapar por este género músical-teatral, opinó: “El hecho de escuchar un espectáculo en vivo es movilizador e importante; la ópera es un espectáculo de conjunto y no son tantas las oportunidades de apreciar este tipo de artes en nuestras ciudades”. Marcelo Lombardero, oriundo de Entre Ríos, es un reconocido director que triunfa en el exterior y supo estar al frente de la dirección artística del Teatro Colón y del Argentino de La Plata, entre otros emblemáticos espacios del arte nacional.

Comentarios