Edición Impresa, Sociedad

Docentes siguen de reclamo

Sindicalistas provinciales aseguran que la profesión se tornó muy riesgosa y que reducir a 25 años la edad laboral busca preservar la salud de los maestros y dar lugar a los nuevos profesionales.

Amsafé y Sadop, unidos por un pedido que va más allá del reclamo salarial actual.
Amsafé y Sadop, unidos por un pedido que va más allá del reclamo salarial actual.

Por estos días no sólo se hacen balances para cerrar el año de la mejor manera, o teniendo en vista aquellas cosas que se pueden emprender en los próximos meses. También se registran los temas pendientes por los que se seguirá luchando. Una de estas materias en suspenso es la ley de jubilación a docentes luego de 25 años de servicio. El reclamo se viene realizando desde hace ya unos 3 años y los representantes gremiales de Amsafé y Sadop esperan que se concrete el año venidero.

“La precarización del sistema de educación lleva a que los docentes presenten problemas físicos y psíquicos. Pedimos que se reduzca a 25 los años de servicio para que los maestros se jubilen en buen estado y realmente puedan disfrutar de su jubilación y, a la vez, para que los nuevos docentes ingresen a las escuelas, con ánimos renovados, lo cual influirá, favorablemente, en la calidad de la educación que se le brindará a nuestros hijos”, manifestó Gustavo Teres, titulares de Amsafé Rosario, a El Ciudadano.

Hace unos días se conoció la noticia, a nivel mundial, que revela que “dejar el trabajo atrás va seguido por una importante disminución en los trastornos del sueño”.

Un detalle importante es que los mismos científicos aclararon que sus resultados se aplican a hombres y mujeres con jubilaciones adecuadas (es decir que les alcanzan para llegar a fin de mes sin sobresaltos financieros).

“No entiendo por qué desde el interior del gremio de los docentes no se apoya esta moción. Si bien desde el gobierno provincial aducen que se fundirían las arcas si hay nuevos jubilados, me parece que en ningún momento pensaron en cómo va a influir este cambio no sólo en la calidad de la educación sino también en la salud de nuestros compañeros y en el dinero que se dejaría que gastar por el pago de reemplazos”, explicó Teres.

Según indica el informe se llama trastornos del sueño a cualquier dificultad relacionada con el dormir y hay alrededor de 100 tipos diferentes. “Pero los más comunes incluyen la dificultad para conciliar o mantener el sueño, y los problemas para mantener un horario y rutina regular en el dormir, entre muchos otros”, indica.

Claro está que muchos de estos trastornos en el descanso pueden provocarse, al igual que en otras profesiones, por las condiciones laborales “insalubres” que presentan. “Las condiciones de trabajo son muy malas y sabemos que hay un tiempo de vida útil en esta profesión, que se transformó en una profesión de riesgo –dijo Teres–. Esta no es una muletilla del gremio. Hay estudios concretos que muestran las enfermedades psíquicas y de columna, entre otras, que padecen los compañeros. Tampoco dejemos pasar las estadísticas que muestran la cantidad de docentes de edad avanzada que están de licencia”.

Asimismo, el vocero dejó en claro que las expectativas sobre la aprobación de esta ley quedan sólo en la lucha que piensan seguir en 2010. “Seguramente, el gobierno va a poner un tema importante a tratar en la agenda de marzo, pero seguirá escapando a la discusión de nuestra jubilación. Paralelamente, no vemos el apoyo desde el interior de nuestro gremio y eso es más que preocupante”, lamentó el titular de Amsafé Rosario.

Comentarios