Política

Paritaria santafesina

Docentes recibieron nueva oferta y contestan este viernes

Los maestros recibirán 300 pesos extra por cargo, retroactivo a enero, y la cláusula gatillo se activará cuando la inflación supere el aumento. Si aceptan las reformas en la propuesta, no se descontarán los días de paro


El gobierno provincial oficializó este martes la tercera propuesta salarial para el sector docente, con el objetivo de destrabar un conflicto que lleva ya un mes y medio. No hubo modificación, respecto de la anterior propuesta, sobre el porcentaje de incremento salarial, que se mantiene en el 18 por ciento en dos cuotas: la primera desde marzo y la segunda a partir de agosto. Se mantiene la cláusula gatillo, pero se aplicará a medida que la inflación supere el incremento y no a fin de año. Y se agrega, además, una suma no remunerativa de 300 pesos por cargo, retroactiva a enero, en concepto de material de trabajo. Si los docentes aceptan, el gobierno no descontará los días de paro.

Según la nueva propuesta, sumando todos los ítems, el salario de bolsillo de un maestro de grado que recién se inicia será de 16.856 pesos desde marzo y 18.162 pesos desde agosto (la propuesta previa fue de 16.556 pesos para marzo y 17.862 pesos para agosto). La diferencia son los 300 pesos extra que sumó el gobierno con la nueva oferta, que implica para el mismo cargo, pero con la máxima antigüedad, un salario de 23.505 pesos en marzo y de 25.377 pesos en agosto.

Ayer el gobierno y los gremios docentes Amsafé, Sadop, UDA y Amet retomaron las negociaciones paritarias y hubo una propuesta concreta en respuesta a las demandas sindicales: además de la cuestión salarial, el Ministerio de Educación ofreció modificar las condiciones de los concursos de nivel secundario y de otros concursos docentes, con nuevos cronogramas, y se incluyó en la agenda la incorporación de los docentes de coros y orquestas del Bicentenario al sistema educativo provincial.

Los 300 pesos que agrega el gobierno, por cada cargo docente, son equivalentes al 1 por ciento de diferencia que había generado la discordia inicial. En medio de los paros, el gobernador Miguel Lifschitz había minimizado el reclamo de los docentes al señalar que discutían “cifras muy pequeñitas” y comparó esa demanda salarial con “lo que valen seis kilos de pan”. Tras los paros del 4 y 5 de abril convocados por Amsafé, Sadop y los estatales de ATE, ahora el Ejecutivo decidió reformular la propuesta.

La nueva propuesta será analizada esta semana por los gremios. Luego de la paritaria, los dirigentes de Amsafé reunieron a los delegados seccionales para explicarles en detalle la oferta. Miércoles y jueves los docentes votarán en las escuelas de toda la provincia. El viernes sesionará en Santa Fe la asamblea provincial de Amsafé, en la que se conocerá, finalmente, la respuesta. Por su parte, Sadop informará este miércoles la propuesta a sus delegados y el viernes se reunirán, también en Santa Fe, para definir si la aceptan o la rechazan.

“Reformulación integral”

La ministra de Educación Claudia Balagué explicó después del encuentro que “hubo una reformulación integral de la propuesta y también hemos trabajado el tema de la cláusula de actualización automática. Los nuevos índices inflacionarios cambiaron el escenario. No hay control de la inflación por parte del gobierno nacional y esto nos ha llevado a pensar que la cláusula de ajuste podría empezar a operar entre los dos aumentos salariales”.

Tal como habían pedido el lunes UPCN y UDA, la provincia propuso a los docentes activar la cláusula gatillo durante el año, a diferencia de lo que ocurrió en la paritaria 2017. “Entre el primer y el segundo tramo del aumento va a haber un análisis y, si es necesario, una recomposición salarial que se irá pagando mes a mes. No queremos que nuestros docentes pierdan contra la inflación”, sostuvo Balagué.

 

La ministra de Educación aclaró además que el monto del Fondo Nacional de Incentivo Docente “ha quedado congelado” por el gobierno nacional, por lo que “en un nuevo esfuerzo del gobierno provincial se recompone esta situación a través del material didáctico”, una medida que busca garantizar que el docente “tenga una mayor suma en el bolsillo”.

“Va a ser considerada”

La secretaria general de Amsafé, Sonia Alesso, dijo que la propuesta “va a ser considerada y analizada por los docentes en toda la provincia. Es una propuesta que incluye varios de los temas que nosotros hemos planteado, adelanta la cláusula gatillo a la primera etapa del aumento, en caso de que haya pérdida del poder adquisitivo del salario, y reconoce una suma específica para material didáctico”.

Por su parte, la secretaria general de Sadop, Patricia Mounier, sostuvo que la nueva propuesta “mejora los números y los tramos” y valoró la inclusión de la suma para material de trabajo, que aunque no es remunerativa termina impactando en el salario de bolsillo. Según Mounier, si bien el porcentaje integral del aumento sigue siendo del 18 por ciento, ahora “es más real que lo que se planteaba antes”, aunque aclaró: “Lo tenemos que seguir estudiando”.

ATE convoca a una jornada de protesta para el jueves

El plenario de delegados de ATE definió realizar una jornada de protesta, el jueves 19 de 10 a 12, en toda la provincia. Habrá asambleas con protestas públicas en los diferentes lugares de trabajo para exigir la reapertura de la paritaria de la administración central, una suma fija para compensar los incrementos de tarifas de enero y febrero y la aplicación de la cláusula de actualización salarial en forma inmediata.

A diferencia de UPCN, ATE no aceptó la propuesta de aumento salarial del gobierno, que de todos modos ya liquidó el primer tramo del aumento también para sus afiliados. Para exigir la reapertura de las negociaciones, ATE realizó un plenario de delegados este martes en Santa Fe con la participación de referentes de toda la provincia.

Allí decidieron realizar una jornada de protesta el jueves 19 de 10 a 12 con asambleas públicas en los lugares de trabajo. El viernes 20 se desarrollará en la capital provincial el congreso ordinario de delegados, donde también se evaluarán nuevas medidas de fuerza en caso de no obtener respuestas del gobierno.

El lunes, UPCN le pidió al gobierno provincial que la aplicación de la cláusula gatillo, en el marco de la política salarial de 2018, se haga por tramos y no a final de año. Y también que se otorgue a los empleados públicos un bono salarial, a modo de ayuda extraordinaria, para compensar los aumentos tarifarios. Hasta ahora no hubo respuesta ni convocatoria por parte del gobierno.

A través de una nota dirigida por el secretario general del sindicato, Jorge Molina, al gobernador Miguel Lifschitz, UPCN sostiene que “los trabajadores públicos y sus familias contamos con ingresos que se encuentran bajo continua amenaza de tarifazos y aumentos de precios”.

Si te gustó esta nota, compartila