Edición Impresa, Policiales

Acusación

Doble crimen: vieja bronca por polleras

Para Erico las relaciones con las chicas no tienen medias tintas y los vínculos de estas jóvenes con otros muchachos parecen ser motivo de conflictos que, en al menos dos oportunidades, terminaron en hechos de sangre.


Para Erico las relaciones con las chicas no tienen medias tintas y los vínculos de estas jóvenes con otros muchachos parecen ser motivo de conflictos que, en al menos dos oportunidades, terminaron en hechos de sangre. Ayer un presunto amigo de Erico, como se lo apoda, terminó imputado por el doble homicidio de Leila Micaela Pinto, de 16 años, y Raúl Luis Moreyra Álvarez, de 25, ocurrido en la zona sudoeste la semana pasada. La fiscal Marisol Fabbro sindicó al sospechoso como el conductor de la moto que trasladó al tirador. El muchacho, apodado Sarito, se desligó del hecho, pero el juez José Luis Suárez le dictó prisión preventiva hasta principios de febrero e instó a la fiscal a profundizar la investigación.

Fabbro explicó que un amigo de las víctimas fue el único ocupante de la moto que salió con vida. Contó que la madrugada del 10 de diciembre se trasladaba al mando de la motocicleta de su amigo Raúl Moreyra. Este último iba como acompañante y decidieron pasar a buscar a Leila, una chica de 16 años con la que estaba saliendo. A la altura de bulevar Seguí e Iriondo vieron un grupo de unos 20 chicos en moto y cuando pasaron por el lugar el conductor reconoció a algunos de ellos, entre quienes estaba el apodado Erico. Siguieron la marcha y momentos después dos motos los seguían. Según este testimonio, Raúl saltó de la moto mientras que su amigo continuó la marcha con la adolescente como acompañante y recibieron una seguidilla de disparos. La chica le dijo: “Me pegaron en la espalda”, a la altura de pasaje Chancay y Cafferata. Al tomar el pasaje la adolescente cayó al piso y el conductor no pudo sostener el rodado y se desplomó sobre la víctima. El chico  comenzó a tocar timbre pidiendo auxilio. La chica se levantó y corrió unos 100 metros pero se desvaneció, sostuvo en su relato.

El testigo ocular sostuvo que Sarito conducía la moto y fue con quien tuvo un intercambio de palabras por una chica. Según la investigación, ambos salían con la misma joven que le asignaba la paternidad de su hijo a ambos muchachos, lo que generó una rivalidad entre ellos. Y agregó que, de acuerdo con la pesquisa, el tirador fue Erico, quien no fue detenido.

Este último está sindicado en el homicidio de Alexis Moreno, ocurrido en mayo de 2016 en Avellaneda y Saavedra durante un cumpleaños, donde Raúl Moreyra había resultado herido. En aquella oportunidad este último relató que el problema entre Moreno y Erico fue porque la novia o ex novia del primero subió fotos al Facebook y empezó el problema por la chica. La hermana de Moreyra sostuvo que lo llamó herido, le dijo que nadie lo auxiliaba y le pidió que lo buscara; antes le dijo: “El Erico me pegó”. Tras ello, la mujer se trasladó a la zona del hecho y le preguntó a un chico si ubicaba el lugar. Según el relato, esta persona le preguntó si buscaba al amigo de Moreyra y al afirmar el muchacho le dijo: “Decile que lo busco, soy Sarito”.

A su turno, el imputado Brian Ezequiel B. declaró, reconoció el encuentro con la mujer pero dijo que sólo le indicó dónde estaba la chica herida. Sostuvo que no participó del hecho, que esa madrugada salió con su novia y comieron en una casa de comidas rápidas. Alrededor de las tres se separó de la chica y se volvió caminando. Pasó por pasaje Chancay, por donde vive un amigo, y se encontró con su rival que pedía auxilio. Le dijo que no quería problemas y se fue del lugar. En cuanto a Erico dijo que lo conocía de vista.

La fiscal solicitó el dictado de la prisión preventiva hasta el primer día hábil de febrero, postura que discutió fuertemente la defensa pública a cargo de Maricel Palais. A pesar del esfuerzo el juez José Luis Suárez sostuvo que la evidencia es suficiente para abrir una probabilidad de su participación en el hecho y dictó la prisión preventiva hasta el 1º de febrero de 2017. A su vez instó a la Fiscalía a profundizar la investigación y evaluar la versión planteada por el imputado y su familia.

Comentarios