Policiales

Saga entre grupos de zona norte

Doble crimen en La Cerámica: cae un tercer sospechoso

El muchacho de 20 años fue detenido anteayer con algunos gramos de cocaína y marihuana en barrio Bella Vista. Por el caso está detenido un hijo de la Tata Medina –procesada como narco– y también está imputado otro joven apodado Berraco


 

Un joven de 20 años fue atrapado en la tarde de anteayer por personal de Gendarmería en barrio Bella Vista. Tenía unos gramos de cocaína y marihuana. Además de enfrentar una causa por infracción a la ley 23.737, también le saltó el pedido de captura que emitió la Justicia provincial por el doble homicidio ocurrido hace dos meses en barrio La Cerámica. Por este hecho, están imputados dos jóvenes entre los que se encuentra  Milton F., hijo de Olga “Tata” Medina, procesada por tráfico de drogas en búnkers de zona norte.

De acuerdo con fuentes relacionadas con la pesquisa, este viernes alrededor de las 16 personal de Gendarmería patrullaba las calles de barrio Bella Vista cuando identificó a un joven en la esquina de Gutenberg y La Paz. Los uniformados encontraron entre las ropas del muchacho bochitas de cocaína que llegaron a casi 60 gramos y un envoltorio de marihuana de 20 gramos. Las fuerzas federales también informaron que llevaba efectivo. Aunque no indicaron el total del dinero, alguno trascendidos hablaron de 16 mil pesos. El procedimiento quedó a disposición del Juzgado Federal N° 4, a cargo del magistrado Marcelo Bailaque.

 

 

Los voceros indicaron que, cuando le pidieron los datos, el muchacho se presentó como Sebastián Walter C., de 20 años, y tras brindar su DNI le saltó el pedido captura por una solicitud de la Justicia provincial. Los investigadores indicaron que la causa donde está nombrado corresponde al doble homicidio de Carlos Gálvez y Leandro Sarantonelli, ocurrido el 29 de marzo pasado en Medrano al 2700, de barrio La Cerámica. Tras el crimen, el personal de la División de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), bajo las órdenes del fiscal Ademar Bianchini, identificó a los tres atacantes, identificados como Milton F., Alan “Berraco” A. y Sebastián Walter C. Además, los testigos ubicaron en el lugar a Cristian “Chupado” H. y Tomás “Pañal” A. Todos jóvenes veinteañeros.

El jueves 26 de abril, Milton F. conocido como “el hijo de la Tata”, se entregó al personal de Tropa de Operaciones Especiales (TOE).  Al día siguiente, Milton fue imputado por la balacera que terminó con la vida de Gálvez y Sarantonelli. En la audiencia, el fiscal dio especificaciones del móvil y la mecánica del ataque.  Berraco es otro de los sospechosos. Cayó hace una semana en un control vehicular. Fue imputado por el doble crimen, además de otros delitos contra la propiedad y una desobediencia judicial. En esa audiencia imputativa se conoció que el móvil fue una bronca de Sebastián C., detenido este viernes por Gendarmería, con la familia Gálvez luego del crimen de su tío en la cárcel de Piñero.

La única sobreviviente

La noche del 29 de marzo pasado Carlos Gálvez y su hermana estaban en la puerta de su casa en Medrano (al 2700), casi esquina Siripo, cuando su vecino Leandro Sarantonelli se cruzó para charlar. Tomaban una gaseosa cuando dos autos de color gris pasaron por la cuadra. Desaceleraron a la altura de las víctimas y los ocupantes abrieron fuego. Leandro, de 28 años, recibió un disparo en la cabeza y murió en el acto. Carlos, de 30, también fue herido en el cráneo y en el abdomen. Falleció tras agonizar cinco días en el Heca. La única sobreviviente del ataque contó cómo fue la secuencia y quiénes eran las personas que iban en el auto: Milton, Alan, Sebastián C. y otros dos apodados Pañal y Chupado. Testimonio que se apoyó en otros que contaron algunas secuencias del doble homicidio.

Según la familia Gálvez, la bronca era con ellos. Un tío de Sebastián C. había sido asesinado en la cárcel de Piñero en diciembre pasado, unidad penitenciaria en la que estaban dos miembros de la familia Gálvez. Se dice que uno de ellos estuvo involucrado en el hecho, declaró un testigo.

Después, Sebastián se presentó en la casa de los Gálvez y los amenazó a todos, completó uno de los integrantes de la familia, quien remarcó que a pesar de las denuncias realizadas en la comisaría 30ª ninguna autoridad les hizo caso.

Incluso, un día antes del crimen la casa de Carlos había sido baleada. Los vecinos contaron que fue en esa misma cuadra donde el propio Milton F. fue atacado a tiros el 5 de noviembre pasado: llegó manejando ensangrentado producto de un tiro en la cara y otro en el pecho al hospital Eva Perón de Baigorria. Los médicos le salvaron la vida y, al  momento de entregarse, Milton no estaba totalmente recuperado de las lesiones.

Los cruces en una cuadra

Los investigadores explicaron que en Medrano entre el 2600 y el 2700 hay una histórica disputa por el dominio del territorio para la venta de estupefacientes. “Hay un búnker  que es de la Tata en una cuadra y otro que responde al clan de los Romero a la altura del 2700. Tras los operativos que realizó Justicia federal en 2014, donde desbarataron muchas de las bocas de expendio de la Tata en esa zona siempre hay disputas para quedarse con el liderazgo de la zona”.

Y agregaron que esas diferencias se agravaron tras el asesinato de Bladimir Medina, en un after céntrico, en marzo de 2017. Bladi y Héctor Javier Cejuela terminaron muertos cuando fueron atacados a tiros y puntazos en el vip del local, donde además fue herida en una pierna una adolescente de 17 años. Dicen que en el lugar estaba, junto con Bladi, alguien más: para los pesquisas era Emanuel Sandoval, alias Ema Pimpi, condenado por el atentado contra el entonces gobernador Antonio Bonfatti, en octubre de 2013. Actualmente enfrenta una causa por doble homicidio, aunque acaba de conseguir, junto con su hermano Lucas, prisión domiciliaria monitoreada con pulsera electrónica.

En abril de 2016, Bladi había sido mencionado como quien intercambió disparos con Milton F. frente al club Defensores de América, tiroteo que produjo conmoción luego de que dos niños de doce años resultaran heridos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios