Política

Santa Fe

Divergencias en el FPCyS por la reforma de la Constitución

Si bien todos coinciden en la necesidad de actualizarla, algunos opinan que Miguel Lifschitz debe primero autoexcluirse de un eventual segundo mandato, mientras que otros consideran que ese punto no es central y que no debería negársele esa posibilidad al actual gobernador.


Di Pollina y González exteriorizaron las diferencias en torno a la reforma de la Constitución provincial.

En el Frente Progresista Cívico y Social aparecieron diferencias en torno a la reforma de la Constitución provincial. Si bien todos coinciden en la necesidad de actualizarla, algunos opinan que Miguel Lifschitz debe primero autoexcluirse de un eventual segundo mandato, mientras que otros consideran que ese punto no es central y que no debería negársele esa posibilidad al actual gobernador.

El miércoles a la noche, el mandatario provincial reunió a diputados y senadores del oficialismo para definir una posición conjunta y avanzar con el tema. Pero no encontró eco suficiente. Los legisladores del socialismo más cercanos a Lifschitz y los de la UCR-NEO opinaron a favor de avanzar con la reforma y la reelección del gobernador, pero se toparon con la negativa de otro grupo de socialistas –entre ellos Eduardo Di Pollina, cercano a Antonio Bonfatti– que pidieron, por un lado, la autoexclusión del actual mandatario y, por el otro, un debate amplio abierto a toda la sociedad y no solo a los partidos políticos. Volver a empezar.

Di Pollina señaló este jueves que hay “diferentes puntos de vista” dentro del FPCyS. Y explicó: “La reforma de la Constitución provincial es un hecho muy trascendente. La posición histórica del Partido Socialista es que estos temas, por su importancia, les competen a toda la sociedad. Y en tal sentido, cuando iniciamos un proceso de esta naturaleza, hay que dar plena participación, convocar a todos los sectores de la sociedad: colegios de profesionales, universidades, organizaciones intermedias y sociales. Entendemos que es un proceso de gran responsabilidad porque hace al derecho de todos los santafesinos, allí están consagradas todas las instituciones y las posibles incorporaciones de tratados internacionales. Por lo tanto, tiene que ser un proceso muy participativo, para lograr una síntesis que refleje lo que la sociedad entiende que debe ser el funcionamiento institucional de la provincia”.

Sobre la reelección del gobernador, Di Pollina señaló: “Coincidimos en que el gobernador debe tener una reelección, pero también entendemos que se debe respetar la Constitución vigente, que inhabilita al actual gobernador a un nuevo período. Por lo tanto, todo lo que se discuta tiene que ser con miras al futuro”.

En cambio, Miguel González –senador por el departamento La Capital y ex ministro de Salud de Lifschitz–, minimizó las disidencias y aclaró que dentro del FPCyS “nadie manifestó estar en contra de la reforma”. González opinó que dilatar el debate por el tema reelección es una “excusa” y sostuvo además que “Santa Fe es pionera en la materia, pero hoy tiene una de las constituciones más retrasadas del país. Creemos que es importante avanzar y que no se pongan cuestiones secundarias sobre la mesa, que podamos lograr un consenso para llevar adelante la reforma”.

—¿Cuáles son esas cuestiones secundarias?

—Si permitimos la reelección del gobernador. Algunos pensamos que sí –y aclaró–: Pero decimos que se debe tomar este tema: la reelección del gobernador, no del actual. Una cosa es que digamos que estamos de acuerdo y otra que se anteponga si eso va a tener vigencia para el gobernador actual. Algunos pensamos que no debería discriminarse al gobernador actual, pero son los propios legisladores constituyentes los que dirán cómo va a ser ese artículo en forma definitiva.

Si te gustó esta nota, compartila