Cultura, Espectáculos

Reconocimiento

Distinguieron a la activista mapuche Luisa Calcumil como la artista más representativa de la región

La actriz, cantora, dramaturga fue reconocida por el Ministerio de Cultura de la Nación, en una visita que el titular de esta cartera, Tristán Bauer, realizó a su domicilio en el barrio de San Martín de la localidad rionegrina de General Roca


La actriz, cantora, dramaturga y activista mapuche Luisa Calcumil fue distinguida como una de las artistas más representativas de la región por el Ministerio de Cultura de la Nación, en una visita que el titular de esta cartera, Tristán Bauer, realizó a su domicilio en el barrio de San Martín de la localidad rionegrina de General Roca.

Con una larga trayectoria en cine y teatro, la artista se posicionó como una voz fundamental para su pueblo a partir de la incorporación en sus obras de temáticas que reflejan su idiosincrasia.

Además del reconocimiento por su aporte a la cultura nacional, Calcumil recibió un premio especial del Instituto Nacional del Teatro (INT), a la vez que se anunció el inicio de gestiones por parte del Concejo Editorial de esa entidad para la realización de un documental sobre su labor.

“Vengo a celebrar y a homenajear a una mujer y a una artista extraordinaria como es Luisa Calcumil. Traemos distinciones del Ministerio de Cultura, del Fondo Nacional de las Artes y del Instituto Nacional de Teatro. Todo lo que hagamos por ella es poco”, expresó Bauer en declaraciones realizadas a su llegada a General Roca.

Nacida en esa ciudad en 1945, la artista inició sus estudios de teatro a los 23 años en uno de los primeros talleres que funcionaron en la zona y tuvo su gran oportunidad en 1986 en el cine cuando protagonizó Gerónima, la recordada película de Raúl Tosso.

Calcumil también actuó en Amor a América, Hijo del río y El grito de la sangre, pero ante la ausencia de papeles representativos que dieran voz a su pueblo, comenzó a escribir sus propias obras, entre las que destacan Es bueno mirarse en la propia sombra, Alma de maíz, La tropilla de Ruperto y Folil.

Las películas en las que participó tuvieron también una gran repercusión en España, por lo que fue invitada al Festival de Cádiz, en donde en 1990 se alzó con el premio a la mejor actriz.

Entre las distintas formas que encontró para expresarse, la actriz se desarrolló como cantautora, lo cual quedó plasmado en su disco La Cantora, que compitió en los Premios Gardel 2008 en el rubro mejor álbum nuevo de artista de folclore y del que afirmó que sus letras hablaban “de y desde la mujer sureña”.

“Creo que la cultura mapuche, con su culto al trabajo y al respeto a la persona, tiene mucho que aportar en este momento de grave amenaza a algunos aspectos vitales de la condición humana”, manifestó la artista en una ocasión en la que se le pidió una reflexión sobre su tarea.

Comentarios