Policiales

Oroño y Pasaje Savio

Dispararon contra el frente de una casa e hirieron a dos jóvenes y un bebé

Ocurrió el domingo por la noche cuando un automóvil se detuvo frente a la vivienda y disparó. La chiquita de 18 meses recibió disparos en ambas piernas. Los otros heridos tienen 18 y 23 años. En el lugar funcionaba un lavadero


Barrio Las Delicias. En la intersección de Oroño y Savio vivía la familia baleada.

Poco después de las 21 del domingo, tres personas que soportaban el calor en la vereda de un modesto chalet ubicado en la ochava de bulevar Oroño y Pasaje Savio (a media cuadra de la intersección con Lamadrid) fueron blanco de una ráfaga de tiros que partió desde un auto. Los disparos hicieron blanco en las piernas de un joven de 18 años, una mujer de 23 y su pequeño hijo de un año y medio. Los tres recibieron atención médica y se encontraban fuera de peligro. Si bien las fuentes oficiales no deslizaron un móvil de la agresión, trascendidos sostienen que actualmente el domicilio se encontraba usurpado.

Un llamado al 911 alertó, pasadas las 21, sobre una balacera en barrio Las Delicias. Personal del Comando Radioeléctrico llegó a Pasaje Savio y Oroño, donde fueron recibidos por Marcelo F. El hombre relató que minutos antes desde un automóvil –que fue descripto como un Fiat Siena– partió una serie de disparos que hirió a su hija, nieto y otro joven que vive en el lugar. Como sello indeleble del ataque, varios impactos quedaron grabados sobre la fachada y vidrios de la vivienda.

Las víctimas fueron identificadas como Alexis G., de 18 años, quien sufrió un plomo en el glúteo derecho; Joana F, de 23, a quien una bala le fracturó un tobillo; y Brian F., de un año y medio e hijo de Joana, quien recibió dos escoriaciones de bala en ambos tobillos y los médicos del Hospital de Niños Víctor Vilela debieron colocarle una férula. “Son heridas superficiales, no tiene compromiso óseo ni vascular”, dijo una médica del centro de salud.

Desde el anonimato, un vecino le dijo a un canal de televisión que la vivienda baleada se encuentra usurpada desde “uno o dos meses”. “A la dueña (los usurpadores) le dijeron que si no se iba le iban a quemar la casa, y al final tuvo que irse a Córdoba”, expuso. Y agregó que los supuestos moradores ilegítimos llegaron la casa “traídos por otro vecino que es un desgraciado”.

Lavadero

En el garaje de la vivienda funcionaba un lavadero de autos y motos que Alexis G. promocionaba en el grupo de Facebook Cirujeando hasta hace unos días. También, un rudimentario cartel en la entrada indica que la casa hacía de taller de motos.

Sobre la calle, la Policía de Investigaciones juntó cinco vainas servidas. Mientras que fuentes policiales indicaron que el autor de los disparos estaría identificado.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios