País

Causa de los cuadernos

Directivo de Techint quiere sumarse a los arrepentidos

Zabaleta fue detenido el lunes sorpresivamente por orden del juez Claudio Bonadio, después de que la investigación llegara a la conclusión de que el “Héctor” que figura en los cuadernos del chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, podría ser él.


Zabaleta fue detenido el lunes sorpresivamente por orden del juez Claudio Bonadio.

El alto directivo en la jerarquía de la multinacional Techint Héctor Zabaleta permanecía este martes reunido con el fiscal Carlos Stornelli en el quinto piso de los tribunales federales de Comodoro Py 2002 en un intento de incorporarse, también él, al régimen de imputado colaborador en la causa de los cuadernos.

Zabaleta fue detenido el lunes sorpresivamente por orden del juez Claudio Bonadio, después de que la investigación llegara a la conclusión de que el “Héctor” que figura en los cuadernos del chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno, podría ser él.

“Nada por ahora”, dijo escuetamente el fiscal Carlos Stornelli cuando descendió de su despacho del quinto piso hasta el de Bonadio, uno más abajo. Sin embargo, la permanencia de Zabaleta en la Fiscalía indica que allí se está cocinando algo.

La jornada de este martes tuvo un mojón importante: el auditor Javier Fernández permaneció desde muy temprano en el despacho de Bonadio con su abogado, Esteban Montanaro, revisando minuciosamente los casi 23 cuerpos de la causa. En la víspera, el empresario Rodolfo Poblete, a través de su abogado, Gustavo Trovatto, exigió también él ver toda la prueba previo a la indagatoria. Se lo concedieron, pero Poblete terminó preso. En su declaración había negado ser parte de una asociación ilícita y se acogió al derecho de todo imputado de negarse a declarar.

Javier Fernández no es una pieza cualquiera en el supuesto andamiaje que Bonadio y Stornelli sospechan que se articuló para robar fondos públicos. El auditor dijo, a la salida de tribunales, que las valijas que según la imputación estaban repletas de dólares tenían, en realidad, documentación de su función como auditor. No se arrepintió, ni admitió pagos. Directamente los negó.

La esperada catarata de arrepentidos es, por ahora, una cascada. Para el juez y para el fiscal acaso no haga falta más.

Este martes también declaró el ex chofer de Néstor Kirchner, el empresario Rudy Ulloa Igor. En rigor, se presentó ante el juez para negar los cargos y anunciar que no estaba en condiciones de declarar porque no pudo aún ver la causa. Por recomendación de su abogado, Adrián Tenca, resolvió no hablar. El trámite de la indagatoria ya está cumplido y a partir del lunes, cuando termine la ronda de indagatorias con la presentación de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, comenzarán a correr los diez días hábiles para resolver las respectivas situaciones procesales.

Piden captura internacional del único prófugo

El juez federal Claudio Bonadio pidió este martes la captura internacional del empresario Oscar Thomas, prófugo en el marco de la causa por presuntas coimas en obras públicas, en tanto que su defensa adelantó que no se entregará “ni soñando” si no se le garantiza permanecer en libertad.

Según trascendió, Bonadio pidió a Interpol la captura de Thomas, quien es el único empresario que permanece sin ser ubicado por la Justicia desde que se produjeron las primeras detenciones en la causa de los cuadernos.

José Manuel Ubeira, abogado del empresario, había señalado más temprano que su defendido “no se va a entregar ni soñando”.

“Quiere participar del debate pero en libertad”, dijo el letrado, quien aseguró que el ex titular de la Entidad Binacional Yacyretá “no tiene de qué arrepentirse”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios