Edición Impresa, Policiales

Narcotráfico

Diez detenidos y 100 kilos de droga

El cabecilla de la banda, vinculado con Los Monos, operaba desde Piñero.


La Justicia federal desbarató una banda de comercialización de estupefacientes que operaba desde la cárcel de Piñero, cuyo supuesto cabecilla es sindicado como parte de la banda de Los Monos. Como consecuencia de la investigación, se realizaron 17 allanamientos, en los cuales se detuvo a 10 personas y se incautaron 100 kilos de marihuana y algunas bochas de cocaína.

La investigación está a cargo del fiscal federal Federico Reynares Solari, quien ordenó los allanamientos que estuvieron a cargo de la División Antidrogas de Rosario y Brigadas de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina.

Fuentes de la pesquisa explicaron que la investigación se desprendió de otra causa y que aproximadamente en el mes de octubre decidieron separarla y ampliarla.

A partir de escuchas y seguimientos, lograron armar un mapa de la banda y comenzaron los seguimientos. Así ubicaron a Leandro Vilches, conocido como El Gordo, como el presunto jefe de la gavilla que operaba desde Piñero –donde está detenido ya que pesan sobre él una causa federal y el homicidio de Diego Demarre, además de la megacausa del fuero provincial por asociación ilícita– junto con su madre y su hermana, y varias personas que realizaban  la logística desde afuera.

“La hipótesis es que Leandro Viches dirigía la operación, por lo que se solicitó que, después de los allanamientos, se requisara la celda que ocupaba en Piñero”, destacó un investigador.

La orden  para realizar los operativos está vinculada con escuchas que daban cuenta de que iba a llegar desde el norte, posiblemente desde Formosa, un cargamento de droga. El viernes a la noche, la Policía detuvo una camioneta Ford Ranger, un Fiat Duna y un Uno que viajaban rumbo a Rosario. En los tres vehículos terminaron incautando 114 panes de marihuana, 82 en la Ranger y 32 en el Duna, que sumaban más 100 kilos.

Allí detuvieron a cuatro personas y pidieron allanamientos en los domicilios de los apresados.

Algunos de esos operativos, que en total sumaron 17, permitieron incautar material para la causa. En Dorrego al 4700, que era la vivienda de la persona que manejaba la Ranger, incautaron 9 ladrillos de marihuana, una piedra de cocaína y dos bolsas de creatina. Y en Presidente Roca al 5100 varios celulares.

Los Patrones

El del viernes fue el segundo operativo que realiza la Justicia federal contra la llamada banda de Los Monos.

En noviembre de 2015, y con el ex secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, a la cabeza, desplegaron un megaoperativo bautizado como “Los Patrones”. Un mes después, la Justicia federal procesó a 23 miembros de la organización. Al igual que en el operativo del viernes, los cabecillas operaban desde la cárcel de Piñero, donde estaban detenidos, tenían teléfonos fijos y computadoras en sus celdas. Como estaban encerrados, eran sus mujeres la que se ocupaban de la logística y la cobranza.

Entre los procesados figuraban Leandro Vilches, su madre Susana Alegre y su hermana Gisela, los mismos que en la investigación en curso.

La banda de Los Monos tuvo un polémico paso por la Justicia provincial, donde el juez Juan Carlos Vienna comenzó investigando el crimen de Martín Paz y terminó procesando a 35 personas, muchos de ellos policías, por asociación ilícita. Sin embargo, se estableció un proceso abreviado que nunca llegó a consumarse, porque tres miembros de la banda -Guille Cantero, Ema Chamorro y Leandro Vilches- estaban procesados por el crimen de Diego Tarta Demarre. Por la asociación ilícita y el homicidio debían purgar 9 años de prisión: el escándalo fue tal que determinó que la condena nunca se homologara.

La hermana y la madre de Vilches, que también están acusadas en esta causa, cayeron también en la causa Los Patrones y estuvieron vinculadas a la megacausa, en la que finalmente firmaron un abreviado.

Comentarios