Espectáculos

Serie web

“Diálogos en el depósito”: literatura y tecnología al servicio de nuevos debates

La Editorial Universitaria de Buenos Aires estrena la tercera temporada de una propuesta que plantea interacciones entre distintos pensadores, como una manera de repensar su catálogo y sacarlo de su hábitat natural


Con la inmigración, el humor político o el fútbol y su imbricación con la cultura y la política como temáticas principales se conoce la tercera temporada de Diálogos en el Depósito, una serie web de la Editorial Universitaria de Buenos Aires (Eudeba) que plantea interacciones entre pensadores de distintos ámbitos, como una manera de repensar su extenso catálogo y sacarlo de su hábitat natural, para ponerlo en diálogo con nuevas comunidades de lectores.

La serie comenzó a grabarse en 2014 en el histórico depósito del emblemático sello editorial fundado en 1958. “En el depósito coexisten pasado y presente de un modo privilegiado: representa un espacio físico, pero también conceptual, donde se cruzan los tiempos, los autores, los temas y los soportes de una editorial con 60 años de historia”, contó a Télam la productora general del ciclo, Débora Kantor.

Diálogos en el Depósito lleva emitidos 20 capítulos de las dos primeras temporadas y sumará ahora ocho más que se podrán ver a través del canal exclusivo que el espacio tiene en Youtube.

Siguiendo la dinámica de las temporadas anteriores que consiste en reproducir un extracto de 30 minutos del intercambio entre dos interlocutores que debaten sobre un eje temático, cada mes se estrenarán nuevas entregas. A la recién lanzada “La condición migrante” con el intercambio entre las investigadoras Verónica Gago y, le seguirán “La experiencia judía en Argentina”, con Raanan Rein y Emmanuel Kahan; la charla de Tomás Várnagy y Mara Burkart en torno al humor político y un contrapunto entre Martín Kohan y Pablo Alabarces sobre fútbol, cultura y política.

“La nueva temporada no se diferencia de las demás en términos de su formato, tenemos una nueva presentación y nueva gráfica, y como siempre nuevos temas. Pero no hay una línea temática específica que busquemos: todas las temporadas intentan proponer una amplia variedad de temas”, adelantó Kantor.

Diálogos en el depósito busca articular la tradición que puso en marcha el mítico editor Boris Spivacow el primer gerente general que tuvo el sello y a quien actualmente se le rinde homenaje con una plataforma on line que permite colocar los títulos de la editorial en el exterior con los soportes audiovisuales que constituyen nuevos modos de interpelar a los lectores.

“El mundo del libro y las nuevas tecnologías se articulan de distintas maneras: a partir de las nuevas formas de comercialización de los libros, la lectura digital o la promoción de los libros y la lectura a través de nuevos medios y formatos como las piezas audiovisuales o los podcasts. Pero también lo hacen con las nuevas herramientas que nos permiten atender de manera innovadora a las necesidades de los lectores, haciendo la lectura más inclusiva, ya sea por medio de la oferta de libros a menor precio o del uso de la tecnología para mejorar el acceso al conocimiento”, explicó la productora para quien estos proyectos tienen que ver con pensar a la innovación como una función central de la universidad y por extensión, también de la editorial universitaria.

Miradas múltiples

Respecto a la serie, que viene a complementar el trabajo que se realiza en la editorial Kantor analizó: “Quizás la potencia del audiovisual en este caso tenga que ver con el hecho de que permite ver precisamente una articulación de ideas, reacciones y gestos no pautados previamente y eso a diferencia de un texto donde lo habitual es un largo proceso reflexivo, de escritura y reescritura acerca nuevos elementos a la construcción de saber, precisamente por la imposibilidad de delimitar el curso de la conversación previamente”.

“Lo que nos interesaba cuando pensamos el formato era que la conversación”, aseguró y explicó: “Si bien obviamente está delimitada por los intereses y saberes de los participantes, nos interesaba que pudiera darse con cierta espontaneidad, que los invitados de alguna forma pudieran «olvidar» lo que estábamos haciendo y tuvieran una conversación no programada, en la que pudieran aparecer anécdotas y las ideas pudieran fluir de acuerdo con el deseo que tuvieran de discutir”.
A la hora de elegir a los protagonistas de cada charla la serie no busca poner un contrapunto temático, una oposición entre los saberes o creencias de los que se disponen al diálogo sino que sean miradas múltiples. “Hay ocasiones en las que eso se da como un antagonismo y otras en las que simplemente cada participante propone un camino distinto o tiene un saber o experiencia diferente con respecto a lo que se está conversando”, aseguró.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios