Edición Impresa, Política

Ingresos más chicos

Día del Niño llega con poda del 20% en el poder de compra de la AUH

Según un informe privado, la capacidad adquisitiva de la asignación por hijo se comprimió por la disparada inflacionaria.


Este Día del Niño llega con una pérdida en el poder de compra de la asignación universal por hijo (AUH) –que perciben trabajadores desocupados o que están en negro– de casi un 20% con respecto de un año atrás, como consecuencia de la acelerada suba de precios medida en el primer semestre. Así lo indicó el último informe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (Ceso). En tanto, el Centro de Estudios de Ciudad (que depende de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA) reveló que la AUH alcanza a cubrir el 66% de la canasta básica, situación que pone en riesgo la seguridad alimentaria en hogares expuestos a la vulnerabilidad social.

Días atrás el gobierno de Mauricio Macri anunció que la AUH aumentará desde septiembre un 14,16%, incremento contemplado en la ley de movilidad que estipula dos aumentos por año. No obstante, la suba está muy por debajo de los niveles inflacionarios, en un contexto de recesión económica. La AUH y la asignación mensual por embarazo pasarán de 966 a 1.103 pesos. Según la Ansés, la suba impactará en 3.922.156 niños de 2,1 millones de familias y en 77.203 embarazadas. Aunque la desbocada de los precios poda sin cesar el poder adquisitivo de la prestación social que implementó el kirchnerismo.

“El deterioro del consumo provocado por la aceleración de los aumentos de precios es una de las causas que deprimen la actividad económica, junto a la parálisis de la obra pública y un contexto regional poco favorable. Como botón de muestra del impacto de la inflación en los ingresos de la población, y a contramano de la promesa electoral de pobreza cero, el Día del Niño llega con una pérdida de poder de compra de la AUH de un 18% respecto de los valores de un año atrás”, se indicó en el informe del Ceso que dirige el economista Andrés Asiain. “Respecto de julio del año pasado, la jubilación mínima perdió casi 10 puntos de su poder de compra y los salarios formales entre 15 y 5 puntos según el sector. Los aumentos proyectados a septiembre, en la AUH y la jubilación por ley de movilidad, no alcanzan a revertir su deterioro por la inflación dada la baja de la recaudación tributaria e ingresos de la seguridad social, provocados por la depresión económica y las diversas rebajas impositivas, que afectan la fórmula de actualización”, continuó. “La eliminación y baja de retenciones al sector agropecuario y las mineras y la excepción de pago de Ganancias a 180.000 trabajadores tuvieron un costo fiscal total de $ 85.307 millones en el primer semestre”, señaló el Ceso.

El tridente de devaluación-quita de retenciones-tarifazo que clavó el gobierno de Macri en el primer semestre del año generó una disparada inflacionaria, que se proyecta para todo 2016 cercana al 50% y no del 25% como estimaba el equipo económico de Cambiemos. Las tasas de inflación ya duplican las que despidieron a la gestión anterior. Las paritarias cerraron muy por debajo del índice de precios anualizado.

En tanto, el informe de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA se enfocó en la evolución del poder de compra de la AUH desde su implementación, en noviembre de 2009. El monto de este ingreso tuvo aumentos periódicos (primero por decreto y después por la ley de movilidad), siempre en tensión con la inflación. Hasta 2013 las subas no permitían empardar la suba de precios, aunque después esto se revirtió con aumentos más sustanciosos. Pero a partir de diciembre de 2015 el cuadro de situación dio un vuelco olímpico para los beneficiarios de la AUH.

Pobreza infantil

“El dinero que transfiere el Estado a través de las asignaciones familiares, la AUH (que perciben trabajadores desocupados o no registrados) y la deducción del impuesto a las Ganancias es un esquema fragmentado e inequitativo”, señaló el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento. Las transferencias que realiza el Estado nacional a las familias más desprotegidas van camino a profundizar la pobreza infantil, con el agravante de que más del 25% de la población total de niños y adolescentes no cuenta con ningún tipo de apoyo monetario, sostuvo el Cippec.

Comentarios