Economía

Sin respuestas

Deudores de créditos UVA reclaman una solución a la suba exorbitante de la cuota

En el último año, subió un 48%, al compás de la inflación, y ya supera largamente el 30% de los ingresos de los que tomaron estos préstamos.


Por Jonathan Raed / Nota de diario Tiempo Argentino

“Quiero trabajar para que accedas a tu primera vivienda, vamos a poner en marcha un millón de créditos a 30 años (…) con cuotas similares a las de un alquiler”, fue una de las tantas promesas que realizó Mauricio Macri en el marco del debate presidencial con Daniel Scioli, en 2015. A febrero de 2019, la cantidad de créditos apenas supera los 150 mil y la situación de los deudores se ha tornado desesperante.

Cuando el gobierno de Cambiemos lanzó la innovadora idea de otorgar créditos en Unidad de Valor Adquirido (UVA), que indexa por inflación, impulsó a la gente a tomar este tipo de deuda bajo la promesa de que la inflación bajaría y que, en todo caso, acompañaría al salario. Nada de esto ocurrió y el rotundo fracaso de los créditos UVA se traduce en miles de familias que ya no saben cómo hacer para pagar las cuotas, las cuales suben al ritmo de la inflación, mientras que los salarios crecen a paso de tortuga.

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) elaboró un informe basado en un crédito de 80 mil dólares, acordado en abril de 2016 en el Banco Nación (BNA), con una duración a 30 años, con una tasa del 3,5% anual. Este crédito tenía una cuota inicial, en abril de 2016, de 5353 pesos. Esa cuota alcanzó en febrero de 2019 los $ 12.214; es decir, 128,2% más, lo que equivale a $ 6861 adicionales.

El informe destaca que el mayor impacto se produjo en el último año, donde la cuota pasó de $ 8252 en febrero de 2018, a $ 12.214 en este mes. Se trata de un incremento de $ 3962 en la cuota, que representa un 48% de aumento. Si se considera el incremento desde que se tomó el crédito, en abril de 2016 hasta febrero de 2019, el monto adeudado más que se duplicó, pasando de $ 1.190.124 a $ 2.562.471, una diferencia de $ 1.372.347 (115 por ciento).

Pagar cientos de miles de pesos y ver que la deuda aumenta, es alarmante para cualquier persona. Pero más preocupante es ver que la cuota aumenta a un ritmo mucho más vertiginoso que el salario y que ya no quedan muchos ajustes domésticos por hacer, en un contexto de tarifazos y de inflación general muy elevada.

Mariela Cancelliere, miembro del grupo Hipotecados UVA Autoconvocados (ver aparte), dio a Tiempo su punto de vista: “No somos clase media acomodada, somos laburantes que alquilamos durante años y nos metimos en el sueño de la casa propia. Queremos poder pagar nuestra deuda, no queremos subsidios. Pero la situación es insostenible”.

El gobierno, impulsor de la toma de este innovador crédito, decidió no otorgar soluciones cuando la realidad superó a la ficción. “Del gobierno, el único que nos abrió las puertas y que nos escucha es Daniel Lipovetzky (diputado por el PRO). Pero no hubo soluciones”, dijo Cancelliere.

A fines del año pasado, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anunció una serie de medidas a partir de las cuales las cuotas UVA no podrían superar el 10% de suba del incremento del CVS, un índice que mide los salarios. Para Mariela, “fue una medida engañosa porque no salió nada en el Boletín Oficial y los bancos nos dijeron que no tenían novedades sobre algún cambio. Alargar el tiempo del crédito te va a bajar la cuota por unos meses, pero después la inflación te va a alcanzar y vas a tener siete años más de deuda”.

Hernán Letcher, titular del CEPA y concejal de San Martín (FpV–PJ), explicó a Tiempo: “Es importante mencionar el deterioro de la capacidad de repago de los prestatarios de los créditos UVA, ya que los aumentos que se observan en las cuotas y saldos no son acompañados por sus salarios. En muchos casos, como el sector público, por ejemplo, el incremento de las cuotas y saldos sobrepasa por varios puntos a las paritarias otorgadas para todo 2018, e incluso respecto de lo que se espera para 2019”.

En el caso de los estatales, el peso de la cuota respecto del salario pasó en un año del 23% al 29%; en el caso de la UOM, lo hace del 51% al 64 por ciento. En el promedio de las remuneraciones, aumenta del 30% al 36 por ciento. «

“Somos la parte vulnerable”

En momentos de crisis y desesperación, las redes sociales pueden oficiar de punto de unión entre personas que padecen una situación determinada. Tal es el caso del grupo de Facebook “Hipotecados UVA Autoconvocados”, creado a mediados de 2018, por cinco personas que advirtieron los peligros que podría acarrear una escalada inflacionaria sobre los créditos UVA. Hoy, menos de un año más tarde, los autoconvocados agrupan a más de 4000 personas.

Es un grupo cerrado, con un puñado de administradores y una consigna clara: encontrar una solución a la problemática de los créditos UVA. “No solamente está el grupo de Capital, que es el nuestro, sino que también hay otros en Santa Fe, Rosario, Mendoza, Córdoba y La Plata, entre otras regiones de todo el país. Cada uno de estos grupos tiene miles de miembros y se están organizando por regiones”, destacó Mariela Cancelliere.

Los grupos están conformados por todo tipo de personas, entre los cuales hay profesionales. “Tenemos abogados hipotecados que están intentando ver qué salida se puede encontrar. Pero estamos convencidos de que la salida es política”, contó Cancelliere.

“Estamos convencidos de que no hay otra salida que la voluntad política porque no podemos luchar contra los bancos. Somos la parte vulnerable”, afirmó.

La situación de algunos miembros es crítica, lo cual llega a afectar incluso en la salud de las personas. “Cada vez hay más gente que no puede venir a las reuniones que hacemos por cuestiones de salud. Hay gente que se está enfermando. Ojalá que en el gobierno no esperen a ninguna desgracia”, finalizó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios