Región

Conflicto y tensión

Detuvieron al secretario gremial de Smata por defender a los trabajadores de Guerrero Motos

Se trata de Román Moyano, de 38 años. Es el referente de la lucha de los 23 trabajadores despedidos. La empresa no acató la conciliación obligatoria y sorprende la indiferencia general y la actuación policial frente a la desesperación de los despedidos


La Policía de Santa Fe detuvo en la mañana de este martes al secretario gremial por bloquear la planta industrial en Guerrero Motos en la ciudad de San Lorenzo. Se trata de Román Moyano de 38 años de edad y que fue apresado por orden del fiscal Aquiles Balbi. 

Marcelo Barros es el secretario general de Smata y no puede creer lo que está ocurriendo. “Es insólito que un trabajador esté reclamando y lo detengan. La empresa incumplió con todo. Despidió a 18 trabajadores sin causa, algo que no se puede, no fue a ninguna audiencia y ahora acusan a un dirigente gremial de instigador”.

Barros recordó que en la época de mayor crisis, tanto el gremio como los trabajadores apoyaron a Guerrero y logró todos los beneficios que el Estado le otorgaba. Después, el 23 de diciembre despachó 18 telegramas y tomó gente nueva de una empresa de empleo eventual.

Durante el conflicto que lleva más de un mes, la Justicia había establecido que no se debía bloquear el ingreso a la planta. Moyano, que estuvo presente en esa audiencia, fue detenido y lo acusan de instigar la protesta.

Los empleados de la firma contaron con el apoyo del gremio Smata y bajo la lluvia de este martes se manifestaron en el lugar.

La tensión comenzó cuando se enteraron que habría una orden para que Policía desaloje el lugar, es por ellos que varios trabajadores se encadenaron frente a la puerta de ingreso.

El conflicto se da por los despidos sin causas por parte de empresa y en otras oportunidades hubo un capítulo dramático entre los empleados despedidos y la Policía cuando se produjo el ingreso por el portón lateral de empleados contratados y fuera de convenio, junto a los dueños de la firma.

Antes, uno de los 23 trabajadores echados se roció con nafta delante de su familia, frente a la planta de San Lorenzo, e intentó prenderse fuego. Sus compañeros impidieron un desenlace fatal.

Desde el Ministerio de Trabajo se dictaron la conciliación obligatoria y se llamó a una nueva audiencia . Pero la parte empresarial no asistió.

“La empresa no acató la conciliación obligatoria, ni tampoco vino a la audiencia y presentó un escrito denunciando al Ministerio y al gremio. Está claro que no se quieren sentar a discutir porque todo lo que hicieron es ilegal”, afirmó Román Moyano, secretario gremial de Smata que ahora está detenido, en declaraciones a El Ciudadano después de una de las tantas audiencias fallidas.

“No pueden detener a un dirigente gremial. Tiene fueros. Y la figura de la instigador no se puede creer. Estamos llamando a todo el mundo para conseguir apoyo. En San Lorenzo pasan estas cosas”, agregó Barros.

 

 

 

Despedidos de Guerrero Motos se encadenaron pidiendo por la reincorporación a sus puestos de trabajo

Comentarios