Policiales

Operativos de la PDI

Detuvieron en Casilda a joven médico acusado de abuso sexual

Para atacar a sus víctimas, el depravado sexual se desplazaba en un vehículo color gris marca Fiat Siena con sus vidrios polarizados.


Gentileza / Casilda Virtual

A raíz de las denuncias radicadas en sede judicial en el último fin de semana y días feriados por mujeres mayores y menores de edad, donde contaron que fueron abusadas con el mismo modus operandi en distintos horarios diurnos y nocturnos mientras transitaban por diferentes calles de la ciudad de Casilda, la Fiscalía Casilda ordenó la detención de E. S. S., un joven médico de entre 25 y 30 años que cursaba su residencia en el Hospital San Carlos de la misma ciudad, al que acusó de abuso sexual simple. Según consignó el portal Casilda virtual, con la orden de la Fiscalía, la PDI detuvo al profesional este jueves en inmediaciones del Casilda Club, en barrio Yapeyú. Para atacar a sus víctimas, el depravado sexual se desplazaba en un vehículo color gris marca Fiat Siena con sus vidrios polarizados. Al pasar cerca de las mujeres denunciantes, el joven sacaba su brazo fuera del auto y manoseaba sus partes íntimas, llegando a mover de lugar, en el caso de que usaran, sus polleras o vestidos. A partir de diversas tareas investigativas, entrevistas a las víctimas y testigos y el relevamiento de dispositivos de seguridad, se logró individualizar primero el vehículo  y luego a su titular, que no resultó ser otro que el ahora acusado.

El inicio de los ataques fue el pasado 31 de enero cuando una joven denunció haber sido tocada en sus nalgas por alguien que la cerró con su auto mientras ella conducía una bicicleta en inmediaciones del edificio de la Jefatura policial. En esa ocasión la víctima no logró aportar datos sobre la patente del vehículo. Al mes siguiente, el abusador volvió a atacar pero las denuncias recién ingresaron a partir del pasado fin de semana largo: una de ellas el sábado 31 de marzo, otra el lunes 2 de abril y las dos restantes el martes 3; contabilizando así un total de seis abusos que coincidieron con un mismo atacante. Al principio, la información comenzó a circular en cadenas de Whatsapp y mensajes de alertas en las redes sociales, sobre un auto color gris cuya patente comenzaba con AB 889, que estaba persiguiendo a adolescentes y mujeres adultas para abusarlas. Con esos elementos, más los deducidos de la investigación, la Fiscalía Casilda pudo identificar el vehículo en cuestión, la actividad laboral de su propietario y su domicilio. Ya en el interior del auto secuestrado se identificaron una toalla mencionada por algunas de las víctimas como así también un sticker y la coincidente chapa patente, cuyos primeros números habían sido memorizados por las mujeres. En el transcurso de las próximas horas tendrá lugar la audiencia imputativa en la Oficina de Gestión en el Ministerio Público de la Acusación de Casilda. Aún resta una serie de medidas que llevará a cabo la Fiscalía, entre ellas una rueda de reconocimiento del detenido de parte de las víctimas. Hasta el momento no trascendieron otras señas sobre la identidad del detenido, aunque no se descarta que sea oriundo de Rosario y que haya residido en Casilda de manera temporaria, alquilando una vivienda céntrica, para poder desarrollar con más facilidad su actividad en el Hospital San Carlos.

Si te gustó esta nota, compartila