Edición Impresa, Policiales

Santa Fe

Detuvieron a empresario de Alto Verde acusado de narco

Sergio Villarroel era el presidente del club Defensores y el dueño de la empresa de cable del distrito costero santafesino.


En un megaoperativo desplegado ayer en la zona de Alto Verde, en la ciudad de Santa Fe, cayó Sergio Villarroel, conocido como Zurdo, que era el presidente del club Defensores y de la empresa de televisión por cable del distrito. En los allanamientos, no faltó ni el ministro Maxiliano Pullaro. “Es un operativo importante producto del trabajo que se viene realizando en conjunto con las fuerzas federales en nuestra provincia”, destacó el funcionario, quien agregó: “Estuvimos desde la madrugada supervisando estos trabajos mancomunados con las diferentes fuerzas, que muestran a partir de los días transcurridos desde que comenzamos a trabajar juntos que de manera eficiente los resultados llegan; pudimos detener a un hombre al que se investigó durante años”.

Al Zurdo, de 55 años, lo definen como una especie de caudillo del barrio, a quien le endilgan administrar la violencia en la zona. También, ocuparse de unos 400 pibes que juegan al fútbol en el club. Con él fueron detenidos  algunos de sus familiares y allegados,  y secuestraron droga, armas y dinero.

El operativo fue realizado por tres centenares de efectivos federales y provinciales en veinte domicilios de las ciudades de Santa Fe, San José del Rincón y Laguna Paiva, con el fin de desarticular una organización delictiva cuyo núcleo duro está en el distrito costero de Alto Verde, en cabeza del empresario Villarroel .

La Policía Federal realizó ocho de los allanamientos, la mayoría de los cuales estuvo orientada a derribar búnkers de venta de droga en el norte de la ciudad. El eje estuvo en tres domicilios del barrio Cabal, en una casa, un galpón y un depósito de la calle Obispo Boneo al 5400, donde fue apresado uno de los laderos y lugarteniente del Zurdo, José Luis G. Además, irrumpieron en domicilios de Rivadavia al 9200, Fonavi Don Bosco, 12 de Infantería y avenida Peñaloza, Alfonsina Storni al 3000 y en Laguna Paiva.

La Delegación de Inteligencia de Prefectura Naval con sede en Santa Fe realizó seis allanamientos, los cuales se concentraron en oficinas y locales comerciales donde, se presume, se realizaba el blanqueo del dinero obtenido de la venta de estupefacientes. Un estudio contable de bulevar Gálvez al 1700 era la pantalla donde se realizaban operaciones inmobiliarias; al igual que una vivienda de calle Sargento Cabral al 1800, donde funcionaba una concesionaria de autos con el mismo fin y donde fue alcanzado el otro socio de Villarroel, un tal Cristian G. También dos pollerías en Castelli al 3600 y avenida General Paz al 5700 y otras dos viviendas de pasaje Echevería al 6400 y en la Manzana 13 de Alto Verde.

Los seis allanamientos restantes estuvieron a cargo de la Sección Inteligencia centro-norte de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de la provincia. Cinco de ellos fueron en Alto Verde: la casa del capo narco, la oficina del cable video, y otros tres lugares ubicados en los alrededores, sobre la avenida Demetrio Gómez. Por último una casaquinta de Villarroel ubicada en calle Del Sol al 3100, en el barrio Villa California, de San José del Rincón. Allí la fuerza provincial secuestró más de un kilo de cocaína pura.

El Zurdo fue detenido junto a su esposa, de 38 años. Y para entrar en la vivienda los policías debieron enfrentar a dos rottwailer que custodiaban el patio. Los detenidos no ofrecieron ningún tipo de resistencia, ni tampoco sus vecinos, algunos de los cuales al observar lo que ocurría sólo gritaron insultos y amenazaron con lanzar piedras contra los patrulleros.

También secuestraron importantes cantidades de cocaína y marihuana, armas de fuego con municiones, un handy, teléfonos celulares, anotaciones, más de 200 mil pesos en efectivo y documentación de suma importancia para la causa, entre otros elementos.

La investigación judicial estuvo a cargo del ex fisca federal de Santa Fe, Walter Rodríguez, quien ocupó ese puesto hasta fines de marzo de 2016, cuando fue reemplazado por el entonces fiscal de Rafaela, Claudio Kishimoto. Rodríguez fue quien antes de su partida dejó las tareas de inteligencia a cargo de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de la provincia, junto con Prefectura Naval delegación Santa Fe.

Comentarios