Edición Impresa, Policiales

Detenido por pedir plata para “devolver” a hijastra

El dinero se lo exigió a su pareja, con quien convive desde hace cuatro años, y era para comprar drogas.

Un hombre de 29 años fue detenido anteayer a la noche, tras haber sido denunciado por su concubina de haberse llevado sin su consentimiento a su hija, de 12 años, y pedir dinero a cambio de devolverla sana y salva. Según fuentes policiales, el imputado concurre desde hace varios años a un centro de asistencia a víctimas de adicciones, pero en las últimas semanas habría reincidido en su dependencia, hecho que motivó la exigencia de entre mil y cuatro mil pesos en efectivo a su ahora ex pareja. Por motivos que se investigan, la nena fue abandonada sana y salva el lunes por la tarde en la zona noroeste.

Según voceros policiales, la búsqueda comenzó anteayer a las 2, cuando Paula Lorena R., de 32 años, se acercó a la comisaría 30ª y denunció que su pareja, identificada como Javier Fernando O., de 29 años, había desaparecido con su hija Ludmila, de 12 años, de su casa ubicada en inmediaciones de Valle Hermoso y las vías.

“Cuando su pareja se llevó a su nena a tomar un helado, la mujer no se sobresaltó porque hacía tiempo que convivía con ellas y no sospechó nada, hasta que recibió una llamada de él. En esa comunicación, el detenido le exigió la entrega de mil pesos para poder recuperar a la pequeña, que no es su hija biológica, con vida”, describieron voceros del caso.

De acuerdo con la investigación, la búsqueda culminó cuando uniformados de la Agrupación Cuerpos encontraron a la nena anteayer alrededor de las 16 en la zona noroeste,  donde había sido abandonada minutos antes por su padrastro.

“La chica no conocía la zona y fue asistida por un pastor evangélico que oficia en el centro de recuperación de adicciones y la iglesia donde asiste la familia, quien tras encontrarla pidió a una vecina de Derqui al 7600 si le prestaba el teléfono para llamar a la madre”, agregaron los pesquisas.

Cuando la mujer llegó a esa vivienda para reencontrarse con su hija, su pareja volvió a insistir con la entrega del dinero, pero le dijo que ahora quería cuatro mil pesos. En ese momento, los uniformados le dijeron a la señora que lo citara en el lugar para atraparlo, pero el hombre no se presentó.

En tanto, la pequeña fue derivada al hospital de Niños Víctor J. Vilela para verificar su estado de salud y luego fue entrevistada por personal del Centro de Asistencia a la Víctima de Delito Sexuales, porque “estaba muy alterada por la situación que le tocó vivir”, prosiguieron los investigadores.

Por su parte, el captor se presentó anteayer a las 20 en la comisaría 30ª, donde reconoció que se había llevado a su hijastra para conseguir que su esposa le facilite dinero para comprar cocaína. En su declaración, el hombre aseguró que luego de estar cuatro años en un centro de rehabilitación que posee en la zona noroeste una iglesia evangelista para salir de su adicción al paco, el domingo pasado volvió a caer en el consumo de estupefacientes. Al quedarse sin dinero para comprar drogas, al hombre se le ocurrió que podría usar a su hijastra para obtener los ahorros que tenía con su pareja. “Estas dos personas –por la pareja– son trabajadoras. El muchacho hace el mantenimiento de canchas de pádel, tiene trabajo estable pero recayó en su adicción”, señalaron los voceros.

Sin embargo, otras fuentes relacionadas al caso pusieron en duda la versión sobre el supuesto rapto y dejaron entrever que la pequeña habría accedido a hacerle la “pata” a su padrastro.

“La encontramos en una casa, la cual sería propiedad de una amiga del hombre, y estaba de lo más tranquila. Se presume que existió una pelea entre los mayores y la chica se fue con su padrastro. Después la cosa pasó a mayores con las amenazas y el pedido de rescate”, relataron los pesquisas.

El caso es investigado por el Juzgado de Instrucción en turno junto con la colaboración del personal de la comisaría 30ª, por razones de jurisdicción.

Comentarios