Mundo

Después del sismo, temen un accidente nuclear grave

Tras el “peor desastre nacional” que Japón ha vivido en su historia, temen que la situación empeore con explosiones nucleares de gravedad. Ver video.- Continúa el alerta nuclear y se producen dos nuevas réplicas Explotó central nuclear, pero descartaron daños del reactor Cuatro heridos por la fuerte explosión en central nuclear Graves accidentes de centrales nucleares en los últimos 30 años

Imagen de la explosión transmitida por la televisión japonesa.

Aumentan en Japón los temores por un accidente nuclear grave, tras la explosión ocurrida en una central nuclear situada a 250 kilómetros de Tokio, al día siguiente del terremoto seguido de un tsunami que causó una cifra estimativa de mil muertos y desaparecidos.

Ese balance podría ser mucho más grave dado que la prefectura de Miyagi (nordeste) carece de información sobre el paradero de unos 10 mil de los 17 mil habitantes de la ciudad portuaria de Minamisanriku, según el canal de televisión NHK.

El primer ministro de Japón, Naoto Kan, afirmó hoy que el sismo y el posterior maremoto que devastaron al país el viernes constituyen “un desastre nacional sin precedentes”.

“Es el sismo más fuerte desde la era Meiji (1868 a 1912) y pensamos que más de mil personas han perdido la vida”, declaró el portavoz del gobierno.

El ejército anunció que militares japoneses hallaron entre 300 y 400 cadáveres en el puerto de Rikuzentakata (noreste) que fue arrasado la víspera por un tsunami. Una cantidad similar de cadáveres fueron localizados ayer en una playa de Sendai (nordeste, provincia de Miyagi) tras el paso del maremoto.

La explosión en el reactor Nº 1 de la central de Fukushima se produjo el sábado a las 15.30 locales, tras el sismo de magnitud 8,9 que azotó al país la víspera, el más potente registrado nunca en Japón. Producto de la explosión, varios empleados de la planta resultaron heridos. El accidente fue de nivel 4 en una escala de 7, anunció la Agencia Japonesa de Seguridad Nuclear e Industrial.

El primer ministro Naoto Kan ordenó la evacuación de los habitantes en un radio de 20 kilómetros alrededor de la central, multiplicando por dos la distancia que se había fijado el viernes.

La Agencia Japonesa de Seguridad Nuclear e Industrial descartó que el contenedor del reactor nuclear de la planta hubiera sufrido daños, tras haber indicado que una fusión podría estar produciéndose en el núcleo del reactor.

Cesio radiactivo fue detectado en la zona, lo que prueba generalmente que tal fenómeno está produciéndose, según un experto. La agencia Kyodo indicó que la radiactividad recibida por una persona en una hora en esa zona corresponde al límite anual tolerado, pero las autoridades anunciaron luego que la radiactividad había disminuido después del accidente.

Las autoridades japonesas informaron a la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) que “hubo una explosión cerca del reactor N°1 de la central de  Fukushima-Daiichi y que estaban evaluando el estado del reactor”.

“Las autoridades indicaron así mismo que se disponen a distribuir comprimidos de yodo a los habitantes de las zonas próximas a las dos centrales”, agregó la agencia de la ONU.

La central de Fukushima N°1 sufrió una serie de problemas desde que el terremoto y sus réplicas perturbaron los circuitos de enfriamiento. Un nivel de radiactividad mil veces superior al normal fue detectado por la mañana en la sala de control del reactor, pero el contenedor del reactor no resultó dañado, según la firma Tokyo Electric Power (Tepco) que administra la central.

Otra central nuclear de la región, Fukushima N°2, tuvo también problemas de enfriamiento en cuatro de sus reactores. Tepco tomó medidas de precaución similares y se pidió a la población que evacuara la zona aledaña. Este accidente nuclear se agrega a la situación de desolación dejada por el terremoto y el tsunami de la víspera.

Una inmensa operación de auxilio está en marcha para llevar a unos 50 mil soldados y socorristas a las zonas siniestradas de la costa pacífica con 190 aviones y decenas de navíos.

Según la policía, más de 215.000 personas fueron evacuadas hacia albergues en el norte y el este del país. De acuerdo con la agencia Kyodo, más de 3.400 edificios de viviendas fueron destruidos y al menos 5,6 millones de hogares siguen sin tener electricidad. La compañía Tepco advirtió que hay riesgos de interrupción del servicio eléctrico en la capital y sus alrededores. Además, un millón de casas siguen privadas de agua potable.

Los primeros equipos de socorro enviados por Australia, Nueva Zelanda, Corea del Sur, Suiza, Gran Bretaña y Estados Unidos son esperados en las próximas horas en Japón.

Del otro lado del Pacífico, un hombre de 25 años se ahogó el viernes por la tarde en California al ser arrastrado por una ola provocada por el tsunami.

En cambio, las oleadas que amenazaban a las costas de América Latina finalmente llegaron sin causar grandes daños ni víctimas, indicaron las autoridades, lo que permitió levantar la alerta regional.

Comentarios