Gremiales

Crisis

Despiden a empleados tercerizados de limpieza de GM

Empleados de Iscot Service, empresa de limpieza que trabaja en la automotriz, se manifestaron para reclamar por sus puestos de trabajo. Hay unos 13 despedidos a los que nos les llego el telegrama y hay otros 40 trabajadores suspendidos


Una empresa de limpieza contratada por la automotriz General Motors, que redujo un turno de su línea de producción, decidió suspender a parte de sus empleados y despedir irregularmente a otros con lo que se desató un nuevo conflicto laboral. Iscot Service lleva cesanteados desde agosto pasado a 20 trabajadores.

Dirigentes del gremio de Empleados de Comercio explicaron que este lunes hubo una audiencia y a la que la empresa no se presentó. Pidieron otra para el martes 16. Iscot Service envió notificaciones a modo de despido, pero no telegramas, a 13 de sus 40 empleados representados por la Asociación de Empleados de Comercio (AEC). El secretario gremial del sindicato, Juan Gómez, aclaró que otros 40 trabajadores de la contratista están afiliados a Sorbyl (Sindicato de obreros de recolección, barrido y limpieza). A ellos sólo los suspendieron. La diferencia de las representaciones gremiales se da según si las tareas se realizan en lugares cerrados o abiertos.

“La empresa actúo de muy mala fe. Con un gremio acordaron adelantar vacaciones y suspenderlos y con nosotros los despidos, que ni siquiera ratificaron ya que no fueron notificados a través de telegramas”, especificó Gómez.

El secretario del gremio aclaró que Iscot tiene base en Córdoba pero se desempeña en todo el país y “no está en crisis”. Para el dirigente, la compañía “es solvente”. Con los despidos, siguió, “el problema se va a incrementar con la vuelta al trabajo pleno de la planta” automotriz.

Concentración en General Motors

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trabajadores de Iscot Service se manifestaron en la mañana de este martes frente a la puerta de la planta de GM, en la localidad de Alvear para exigir respuestas a la firma que presta los servicios tercerizados. Roberto, uno de los empleados afectados, dijo que les negaron el ingreso a la planta y que no les pagaron el salario ni a él ni a ninguno: ni a los despedidos ni a los suspendidos.

“Somos 13 trabajadores despedidos. Nos llegó una notificación que el abogado de la empresa mandó a todos por debajo de la puerta, pero no tenemos telegramas de despedidos”, explicó a la vez que reiteró que cuando quisieron ingresar a sus puestos de trabajo desde la portería tenían indicaciones de no dejar pasar a los empleados. “Tenían puestos las fotos y los datos personas de las personas que no tenía permitido el acceso a la planta”, graficó.

Además hay 40 personas suspendidas que no saben cuándo volverán a trabajar. Víctor,  otro compañero de trabajo dijo que la empresa (Iscot Service) alega que GM tiene la planta parada y por eso no hay trabajo, pero lo cierto es que esperan a la semana que viene por la próxima audiencia de trabajo”.

Empresa en problemas

En agosto Iscot Service despidió a siete trabajadores “invocando una causa inexistente”, según denunció la Asociación de Empleados de Comercio, el gremio en el que estaban sindicalizados.

“Además de plantear el reintegro de nuestros compañeros a sus tareas, queremos denunciar también la perversidad de Iscot Service que, antes de despedir a estos trabajadores –que en promedio tienen una antigüedad de entre 12 y 15 años– los puso a preparar a sus reemplazantes para las respectivas tareas. Sin que supieran, obviamente, que iban a ser despedidos”, describieron  en su momento desde el gremio mercantil para repudiar aún más la situación.

“Iscot Service no está en crisis. Iscot Service pone en práctica maniobras fraudulentas para despedir a los trabajadores”, denunció el gremio a través de un comunicado.

La realidad de General Motors

El gremio de mecánicos Smata acordó con General Motors un cronograma de suspensiones que va de 7 a 10 días por mes a cada uno de los casi 1.500 trabajadores de la planta de Alvear, que pasarán a cobrar el 70 por ciento del salario en las horas no trabajadas.

El titular de Smata Rosario, Marcelo Barros explicó que hasta el 31 de enero no habrá despidos, pero de los dos turnos sólo trabajará uno solo.

Además ya había adelantado que las suspensiones no solo afectaran a los empleados de la planta sino a las empresas satélites que trabajan dentro y fuera de la firma, como es el caso de la empresa de limpieza Iscot Service.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios