Coronavirus, Economía

En cuatro meses de pandemia

Desigualdad viralizada: los latinoamericanos más ricos sumaron u$s 48.200 millones a sus fortunas

La organización Oxfam hizo el cálculo en base a datos de la publicación especializada Forbes. Uno de los que se contagió de prosperidad con el covid es el argentino mudado a Uruguay Marcos Galperín, fundador de Mercado Libre. Sus arcas declaradas engordaron el equivalente a 5 presupuestos de Rosario


La crisis económica provocada por el covid-19 no es democrática: mientras la gran mayoría de las poblaciones sufren las consecuencias de pérdidas de ingresos o empleos, y los Estados adelgazan sus arcas por los gastos de la contención y la caída en la percepción de tributos, un reducido núcleo incrementa sus ya abultadas fortunas. Sobre todo en América latina: los millonarios de la región sumaron 48.200 millones de dólares a sus patrimonios entre marzo hasta julio, de acuerdo a un informe de la organización internacional Oxfam –”Quién paga la cuenta”– que toma datos de la revista especializada Forbes.

La “élite inmune al contagio de la crisis”, como califica el documento a los ganadores de ahora y casi siempre, destaca el incremento de sus fortunas se da en paralelo con la debacle de todos los indicadores sociales de la región. Al menos 40 millones perderán sus empleos y 52 millones caerán en la pobreza, según estimaciones de la Cepal.

En la cúspide de la pirámide, la situación es inversa: la fortuna de los 73 milmillonarios totalizaba 280.400 millones de dólares al 18 de marzo pasado. El 12 de julio, era de 328.600 millones. Ese 17% de aumento equivale a nueve veces la ayuda del FMI para la región en el mismo período.

Mercado y piedra libre

Uno de los beneficiados por la pandemia es el argentino Marcos Galperín, fundador y dueño de Mercado Libre. El del empresario que se mudó a Uruguay es un nombre cantado: el incremento del comercio electrónico impulsado por las medidas de aislamiento y restricciones de movilidad mandaron agua a su molino virtual. Su patrimonio –declarado– era de 2 mil millones de dólares en marzo, cuando el virus llegó a la región. Figuraba en el puesto 1063 de los acaudalados globales que elabora Forbes. Este mes, lo que sus balances dicen que atesora es más del doble: 4500 millones en moneda estadounidense. Con ello, también duplicó su performance en el ránking de los ricos: escaló a la posición 518.

Para comparar, el ya desfasado presupuesto municipal de Rosario para este año, según la cotización oficial promedio de este martes –71,38 pesos–, equivale a 488 millones de dólares (recursos estimados de 34.864 millones de pesos). Galperin sumó él solo a su fortuna cinco presupuestos anuales de una ciudad de más de un millón de habitantes en apenas un cuatrimestre.

Según Oxfam, el e-commerce creció 22% durante la pandemia, el mercado tecnológico lo hizo un 36% y el farmacéutico un 8. Esos rubros cobijan a los ganadores.

Algunos ricos más, muchos pobres nuevos

En los cuatro meses que lleva la pandemia asolando la región, se sumaron ocho personas al listado de las personas con patrimonios superiores a los mil millones de dólares: uno cada 15 días.

“Mientras que todos los demás están viviendo con órdenes de confinamiento, tratando de sobrevivir y con el temor de enfermarse, los milmillonarios latinoamericanos ven cómo su patrimonio y privilegios van generando más de 413 millones de dólares diarios desde el principio de la pandemia, todos y cada uno de los días”, afirmó el director ejecutivo interino de Oxfam, Chema Vera.

Los milmillonarios argentinos, 27% más afortunados

Los cálculos de Oxfam se basan en fuentes actualizadas: las cifras sobre las personas más ricas –en la región, 73 con patrimonios declarados superiores a los mil millones de dólares– provienen de la Billionaires List de Forbes y del Real-Time Billionaires ranking de Forbes. La organización compara la riqueza neta de los milmillonarios latinoamericanos entre el 18 de marzo de 2020 y el 12 de julio siguiente.

Durante ese período, el valor neto combinado de los milmillonarios en la Argentina pasó de 8800 millones de dólares a 11200 millones. Un incremento del 27%. En sólo cuatro meses.

En Brasil, el mismo equipo de privilegiados pasó de tener 123.100 millones de dólares a 157.100. Sus pares de Colombia subieron de 13.700 a 14.100 millones de dólares. Los de Chile, de 21.000 a 26.700. Los de Perú, de 5200 a 5500. Y los de Venezuela, de 3400 a 3500 millones de dólares.

Únicamente tres países de América latina aplican un impuesto sobre el patrimonio: Argentina (impuesto máximo del 1,25%), Colombia (1%) y Uruguay (1%).

Estados flacos y poderosos gordos, guaridas fiscales mediante

Oxfam estima que Latinoamérica perderá 113.400 millones de dólares en ingresos fiscales, equivalentes al 59 por ciento del gasto en salud de la región.

“El desplome de los ingresos tributarios hace impensable imaginar que se pueda abordar la recuperación de la capacidad fiscal por las vías tradicionales. Son necesarias medidas de urgencia, extraordinarias y estructurales, al tiempo que se corrigen las deficiencias del pasado”, dice el informe, que recomienda una serie de iniciativas.

Una de ellas es un impuesto al patrimonio, en una región donde solo tres países tienen un tributo de este tipo (Argentina, Uruguay y Colombia). Pero casi insignificante. Con el diseño actual de impuesto al patrimonio, se recaudaría en total un máximo de 281 millones de dólares. “Si se aplicara un impuesto extraordinario a las grandes fortunas, con carácter progresivo, entre el 2 y el 3,5% sobre los patrimonios por encima de 1 millón de dólares, se podría recaudar hasta 14.260 millones, cincuenta veces más”, calcula el informe y aclara que es una cifra conservadora: porque se tienen en cuenta los patrimonios declarados. Oxfam estima que alrededor 1 de cada 5 dólares de inversión extranjera directa (IED) que entra o sale de la región lo hace a través de algún paraíso fiscal.

Comentarios