Economía

Electroshock

Desde la llegada de Cambiemos, la electricidad mayorista subió 5.980%

Con el último tramo del aumento de agosto de 2019, el valor es casi 60 veces más que cuando Macri llegó al poder: el megavatio pasó de 38 pesos en enero de 2016 a 2.326. La quita de subsidios y la dolarización de las tarifas causaron un fuerte impacto en los bolsillos de usuarios


En agosto, cuando se complete el último tramo del aumento, el precio de la energía mayorista que distribuye la empresa Cammesa habrá acumulado una suba del 5.980%: casi 60 veces más de lo que costaba al iniciar el gobierno de Cambiemos.

La quita de subsidios de la Nación y la dolarización de las tarifas causaron –y seguirán causando– un fuerte impacto en el bolsillo de los usuarios. El valor del megavatio para usuarios residenciales de bajo consumo era de 38 pesos en enero de 2016; para agosto de este año será de 2.326 pesos.

Antes de dejar su cargo al frente de la secretaría de Energía de la Nación, Javier Iguacel firmó la resolución 366 por la cual se oficializó la suba del precio mayorista de la electricidad, en etapas, que alcanzará al 55% en agosto de 2019 respecto del mismo mes de 2018. Ese aumento en los costos será absorbido por las empresas prestadoras que luego lo trasladarán a las tarifas de los usuarios.

En paralelo, el gobierno nacional continúa con la política de quita de subsidios a los servicios que inició con la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada. En 2017, la Nación destinó 85 mil millones de pesos en subsidios; en 2018 fueron 120 mil millones; en 2019 esa cifra caerá a 100 mil millones.

Aun así, el Estado nacional no se retira por completo ya que seguirá aportando, a través de subsidios a la empresa generadora Cammesa, el 35% del costo total de la generación de energía eléctrica.

 

La evolución del aumento

De acuerdo a un informe publicado en el diario El Litoral, en enero de 2016 el valor del megavatio para los usuarios residenciales que consumen menos de 1.000 kw/h era, en promedio, de apenas 38 pesos. En marzo de ese año –luego de la primera poda de subsidios ordenada por el ex ministro Juan José Aranguren– trepó a 329 pesos.

En la provincia de Santa Fe, los tarifazos se sintieron desde un primer momento. Esa medida inaugural de Aranguren implicó que cada megavatio consumido por un usuario residencial promedio le costó un 760% más a la EPE.

Para febrero de 2017, el valor del megavatio subió a 416 pesos. Un año más tarde –en febrero de 2018– ya costaba 1.097 pesos.

Desde febrero de este año el megavatio para el usuario residencial, en el segmento que menos consume, costará en el nivel mayorista 2.097 pesos. Para agosto ese valor habrá subido a 2.326 pesos. Si se compara enero de 2016 con agosto de 2019, el tarifazo nacional completo será del 5.980%.

 

Cómo impacta

La EPE ha trasladado la suba de sus costos a las tarifas de los usuarios. El último aumento autorizado por la secretaría de Energía de la provincia para 2019, en el segmento de usuarios residenciales, es del 31,6% acumulado en dos tramos: 20% en enero y 9,7% en marzo.

Esa determinación se tomó antes de la publicación, por parte del gobierno nacional, de la resolución 366. Ni la EPE ni la provincia han aclarado hasta ahora si habrá nuevos aumentos por ese motivo. Se estima que del total de la factura que recibe cada cliente el valor de la energía mayorista que provee Cammesa equivale a un tercio (el resto se compone por el Valor Agregado de Distribución que aplica cada empresa y los impuestos nacionales y provinciales).

 

Dolarización del servicio

Los aumentos del precio mayorista de la energía dispuestos por el gobierno nacional están atados al valor del dólar. La decisión de reconocer en esa moneda el valor del megavatio a los generadores creó una carrera interminable de aumentos, que suelen ir muy por detrás de esos costos, que cada año se completan con subsidios nacionales.

Así, en 2015 un usuario residencial promedio pagaba (en la ciudad de Buenos Aires) apenas el 10% del costo real de la tarifa eléctrica. Para 2018 ese valor se ubicó en el 65% y, con los nuevos aumentos dispuestos por la Casa Rosada, si el dólar no sube, en 2019 llegaría al 76%.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios