Edición Impresa, Política

A un año de la asunción de Cambiemos

Desde FAA advierten: “Los pequeños productores vamos a ser los brotes secos”

El titular de Federación Agraria, Omar Príncipe, reclamó “políticas públicas” para evitar la concentración agraria.


“Venimos advirtiendo durante todo el año con preocupación que se iban profundizando muchas de las situaciones críticas que vivían los productores. En este balance de fin de año, la advertencia es que en 2017 para nosotros, si no se cambia este modelo, los pequeños productores vamos a ser los brotes secos del campo”, expresó el titular de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe. La entidad agraria, que reúne a pequeños y medianos productores, lanzó un documento crítico donde advierte que, a un año de la asunción del gobierno de Cambiemos, “se profundiza un modelo que privilegia la escala y excluye a los pequeños productores”.

“Terminamos el año con ausencia de políticas de Estado y eso derivó en pérdidas de productores. El sector tambero está en la zona más rica de la Argentina, la cuenca lechera de Santa Fe ha terminado con un descenso de 20% de la producción de leche. Unas 27 mil vacas que eran ordeñadas fueron faenadas, hubo cientos de tambos cerrados. En la misma provincia de Santa Fe, Córdoba y el norte de Buenos Aires, la mejor zona productiva de la Argentina, cientos de pequeños criadores de cerdo han cerrado o han tenido que liquidar las chanchas y ahora no tienen producción”, detalló en declaraciones radiales Príncipe.

“En todas las provincias la preocupación es la importación de alimentos; estamos importando zanahoria, zapallitos, bananas, uva, manzanas. Esto deprime el precio, saca del sistema comercial a los productores de las economías regionales”, agregó el dirigente federado y concluyó, lapidario: “El 2016 fue un tobogán para mayor concentración”.

“La tendencia se agravó”

En un duro documento, FAA expresó: “Venimos denunciando hace tiempo las políticas de concentración económica y la desaparición de productores agropecuarios en el país, situación que se repitió en las últimas décadas, con distintos modelos y gobiernos. A fines de 2015, con el cambio de autoridades, se apuntó a mejorar la rentabilidad de la producción de granos. Por un lado, debemos decir que la suba de costos hizo que aumentaran los precios de los cultivos, pero no sus márgenes. Por el otro, que no hubo medidas efectivas que generen oportunidades para las economías regionales y los pequeños productores, en su inmensa mayoría hoy con ingresos por debajo de un salario mínimo”.

“Así, a pesar de que se abrieron espacios para el diálogo institucional, la tendencia previa en lo económico se agravó. Y por eso advertimos con preocupación, al cierre de 2016, que el próximo podría ser un año con inversiones a gran escala, pero con más pequeños productores en crisis. Para evitar este escenario, se necesitan cambios urgentes en la matriz productiva, que seguiremos reclamando a las autoridades y representantes legislativos”, remarcó la entidad agraria.

“Se cierra 2016, además, con una llamativa demora en sancionar una nueva ley de Semillas que proteja nuestros históricos derechos como agricultores. Estas dilaciones son funcionales a los abusivos mecanismos impuestos por la multinacional Monsanto”, cuestionó FAA.

“La prometida lluvia de inversiones, sin la presencia del Estado poniendo equilibrio y orientando prioridades, sólo se traducirá arbitrariamente en una competencia injusta y desleal para los pequeños productores”, advirtió FAA mediante un documento, y finalizó: “Por todo esto, advertimos que de no mediar cambios en las políticas públicas, se profundiza un modelo que privilegia la escala, con más volumen pero sin desarrollo, con más producción pero menos productores”.

Comentarios