Ciudad, Edición Impresa

#NiUnaMenos

Desde distintos ámbitos, Rosario adhirió al paro

A través de las redes sociales, de forma espontánea, se multiplicaron los mensajes de solidaridad.


Por Lucía, por Alejandra, por Beatriz, por Yasmín, por Marcela, por Natalia, por Samantha, por Silvia, por María, por Vanesa. Miles de mujeres, y hombres también, se plegaron ayer desde distintos organismos, gremios y puestos laborales en Rosario al histórico paro nacional de mujeres para decir basta a la violencia de género, bajo las consignas: #NiUnaMenos #VivasNosQueremos y #NosotrasParamos.

Las muestras comenzaron a gestarse espontáneamente en distintos ámbitos: las redes sociales reflejaron cada una de las iniciativas. En todos los casos, siempre la misma consigna de repudio, sobre todo después del brutal ataque a Lucía Pérez, la joven de 16 años violada y asesinada en Mar del Plata a principios de este mes.

Un epicentro fue la Municipalidad, cuyos trabajadores adhirieron al paro. Allí, se concentraron no sólo las empleadas sino también funcionarias y concejalas.

El Sindicato de Prensa Rosario (SPR) adhirió también al cese de actividades desde el mediodía y convocó a trabajadoras y trabajadores de los medios de comunicación a concentrarse ayer en Dorrego y Córdoba para marchar a Tribunales.

“#NosotrasParamos en la municipalidad #VivasNosQueremos”, señaló en Twitter la concejal justicialista Norma López. En tanto, la presidenta del Concejo, Daniela León, indicó: “Todas juntas gritamos fuerte, una vez más, que no vamos a permitir que a las mujeres nos sigan matando”.

Otra de las consignas fue vestirse de negro durante todo el día en señal de duelo por la muerte de la joven marplatense y otras tantas. En lo que va del año, las organizaciones defensoras de los derechos de la mujer contabilizaron 226 feminicidios.

También se complementó en las redes con el llamado a publicar mensajes con los hashtags #MiércolesNegro, #Vivasnosqueremos y #Niunamenos, esta última consigna ubicada además como el segundo tema más mencionado a nivel mundial.

A media asta

También el gobierno provincial adhirió de forma activa a la jornada izando, en sus sedes de Santa Fe y Rosario, la bandera provincial a media asta.

En Rosario, hubo una breve ceremonia encabezada por el gobernador de la provincia, Miguel Lifschitz, en el Patio Cívico de la sede de Gobierno, junto a la ministra de Educación, Claudia Balagué, y a un grupo de trabajadores que acompañaron el momento en que se izó la bandera a media asta.

“Nuestro gobierno ha decidido adherir a esta jornada de lucha de las mujeres y de las trabajadoras disponiendo que tanto en Casa de Gobierno en la ciudad de Santa Fe, como en la sede de Gobierno en la ciudad de Rosario, entre las 12 y las 13, se ice la bandera provincial a media asta”, explicó Lifschitz.

Esta iniciativa es “una forma de expresar nuestro compromiso con esta lucha, que es de todos, para erradicar la violencia de género que se ha cobrado tantas víctimas en los últimos años y que requiere de una acción decidida del Estado en todos sus niveles y también de la Justicia y la sociedad; porque tenemos que erradicar de nuestra cultura la violencia y las actitudes de discriminación sobre las mujeres”, manifestó el gobernador.

En tanto, el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, y la secretaria de Políticas Sociales, Vanesa Oddi, hicieron lo propio en la plaza 25 de Mayo de la capital provincial. De la actividad también participó personal que desarrollan a diario sus tareas en Casa de Gobierno.

Al respecto, Farías señaló que “promovemos las actividades del día de hoy (por ayer) y nos parece importante tomar conciencia desde todos los sectores de la sociedad y profundizar el compromiso. Esto es una lucha que, por supuesto, compete a todas las organizaciones del Estado, pero que también necesita un fuerte acompañamiento de toda la sociedad y el primer paso es entender, comprometerse y tomar conciencia”.

En todo el país, multitudes en las calles

La postal del Obelisco cambió su fisonomía. Miles de mujeres se concentraron en ese emblemático lugar porteño, con paraguas y en silencio, para marchar hasta la Plaza de Mayo, en el marco del paro nacional en el denominado Miércoles Negro en repudio al feminicidio.

Doscientos veintiséis femicidios hubo en el país en lo que va del año, de los cuales 19 se cometieron en octubre, informaron ayer organizaciones defensoras de los derechos de la mujeres, y advirtieron “en el último mes una mujer murió cada 21 horas por violencia machista”.

En tanto, casi 10 mil mujeres vestidas de negro marcharon por las calles de Mar del Plata para decir basta y recordar a todas las víctimas de la violencia de género, y para pedir justicia por Lucía Pérez. “Cuanto más fuerte sea la convocatoria, mejor para que no se vuelva a repetir nunca más”, dijo Matías, hermano de Lucía.

Una escena similar se vio en Mendoza, donde la concentración tuvo lugar en el kilómetro cero de la capital.

En Tucumán, en tanto, el punto de reunión fue la plaza Independencia. El reclamo estuvo centrado en el pedido de justicia para Claudia Lizárraga, asesinada el martes por su ex pareja y quinta víctima de femicidio en la provincia este año.

La protesta se replicó no sólo en todo el país, sino que también se manifestaron en unas 25 localidades de Chile, 8 de Estados Unidos, 7 de Bolivia, 5 de México, 2 de Uruguay, 2 de Honduras, y las capitales de Paraguay, Ecuador, Costa Rica, El Salvador y Guatemala.

Comentarios