Edición Impresa, Policiales, Últimas

Desbaratan por tercera vez un quiosco de droga

El comercio, ubicado en pasaje Patricias Argentinas al 4300, de barrio Tablada, funcionaba como fachada para venta de estupefacientes.

Integrantes de una familia fueron detenidos por tercera vez en menos de dos años cuando ayer a la mañana la Policía antinarcóticos provincial encontró gran cantidad de estupefacientes en su vivienda de pasaje Patricias Argentinas al 4300, en el barrio Tablada. En esta oportunidad y tras una investigación que duró alrededor de 90 días, los uniformados secuestraron 600 cigarrillos de marihuana junto a un trozo compacto tipo ladrillo, 200 bochas de cocaína –fraccionadas y listas para su venta–, celulares, mil pesos en efectivo (en billetes de baja nominación y monedas) y documentación de interés para la causa. Los tres arrestados ya cuentan con antecedentes por comercialización de estupefacientes y la vivienda fue allanada en varias oportunidades, sostuvieron fuentes del caso.

El procedimiento que llevó a cabo personal de la Brigada de Drogas Rosario de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones se realizó en la mañana de ayer en un pequeño local comercial ubicado en pasaje Patricias Argentinas casi esquina Uriburu, en la zona sur.

Cuando los uniformados ingresaron a la vivienda, la que describieron como “un ambiente casi familiar” porque habían entrado en junio de 2010 y en septiembre de 2009 por el mismo delito, encontraron en sus habitaciones a la dueña, identificada como Carmen Deliria C., de 54 años, quien estaba en compañía de sus dos hijos, Maira Jaqueline R., de 19, y Máximo Daniel R., de 27 años.

En otra de las habitaciones de la casa, los pesquisas secuestraron un trozo compacto de marihuana junto con 600 cigarrillos caseros tipo porros; 203 bochitas de cocaína de dos gramos cada una; una licuadora; cuatro teléfonos celulares; un aparato para detectar billetes falsos; una balanza digital y elementos de fraccionamiento de drogas, dinero en efectivo discriminado en billetes de baja denominación, que en su totalidad rondaría los mil pesos, y documentación de interés para la causa, detallaron fuentes de la pesquisa.

La mayor parte de las sustancias secuestradas se hallaban fraccionadas, listas y preparadas para ser comercializadas, sostuvieron los voceros. “Con este operativo se puso fin a uno de los lugares conocidos como quiosco o vendedores barriales”, agregaron.

De acuerdo con voceros de la investigación, el fraccionamiento y la comercialización de los estupefacientes estaría a cargo de los hijos de la propietaria del negocio, indicaron las fuentes consultadas.

La mujer y sus dos hijos quedaron detenidos por infracción a la ley nacional 23.737 y quedaron a cargo del Juzgado Federal Nº 4 de la ciudad de Rosario.

Comentarios