Edición Impresa, Política

Desalojo “sin represión”

Tras la reunión de Cristina con Mujica, el gobierno local les metió presión a los asambleístas entrerrianos. Fernández y Randazzo dijeron que esperan la orden judicial para despejar el puente con la Gendarmería.

El gobierno aseguró ayer que a través de Gendarmería “cumplirá” con el desalojo del corte en Gualeguaychú si la Justicia ordena despejar el puente General San Martín, un día después de que la presidenta Cristina Kirchner se expresara en contra del bloqueo en Uruguay, al reunirse con el presidente José Mujica.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, coincidieron en que si la Justicia falla en contra del corte el gobierno propiciará las medidas necesarias para que esa decisión se haga efectiva.

De todas formas, remarcaron que un eventual desalojo se desarrollaría sin “reprimir” a los ambientalistas entrerrianos que bloquean el paso binacional desde noviembre de 2006.

Randazzo y Fernández se expresaron de esta forma luego que la presidenta cuestionara que no exista “ni una sola condena” por los cortes, al reunirse en Uruguay con su par José “Pepe” Mujica. Actualmente, la única denuncia que existe en contra del bloqueo de Gualeguaychú está en manos del juez federal de Concepción del Uruguay, Gustavo Pimentel, y fue presentada hace dos semanas por un grupo de vecinos entrerrianos que se opone al corte de la ruta que comunica con Fray Bentos en rechazo a la pastera Botnia.

“No estamos de acuerdo con el corte. Hay que levantarlo para que se normalice la relación entre Argentina y Uruguay. Pero no vamos a reprimir. Eso no conduce a nada. Vamos a llegar a una solución razonable”, aseguró Randazzo.

En declaraciones radiales, señaló que “el gobierno debería cumplir con la orden judicial” si un magistrado determinara el despeje de la ruta internacional 136.

Según resaltó, “hay que normalizar la situación con inteligencia y responsabilidad”.

“Las órdenes judiciales están para cumplirlas. Pero tenemos que ser muy prudentes. La Argentina tiene una historia trágica con esto”, afirmó el ministro del Interior, en referencia a un posible desalojo por la fuerza, algo que el kirchnerismo no puso nunca en práctica en los últimos seis años.

Sobre la actuación de Gendarmería, Randazzo agregó: “Tiene que cumplir con la orden. Hay que ser respetuosos de las órdenes de la Justicia, pero también lo suficientemente inteligentes para no derivar en un conflicto mayor. No vamos a reprimir”.

En sintonía, Fernández subrayó que “si la Justicia actúa en consecuencia el corte se podrá levantar”.

“Con el guiño de la presidenta”

El grupo de Ciudadanos Movilizados de Gualeguaychú, que está en contra del corte, aseguró que “con el guiño de la presidenta” ahora esperan “que la Justicia actúe como tiene que actuar”.

“Nosotros hicimos una presentación, y esperemos que la Justicia actúe como tiene que actuar. Nosotros queremos que se libere la ruta, no es por capricho; después de 3 años y medio ya no funciona a nivel estratégico el corte”, señaló en declaraciones radiales Abel Martínez Garbino, uno de los opositores al bloqueo.

En tono más duro, otro miembro del grupo, el comerciante Raúl Beder, dejó abierta la posibilidad de que su sector lleve a cabo acciones directas para garantizar el tránsito sobre el puente General San Martín.

“Estamos dispuestos a jugarnos, sin que el gobierno tenga que pagar el costo político. Nosotros vamos a levantarlo, pero que nos apoye Gendarmería, para asegurar después la libre circulación”, subrayó Beber, que tiene su negocio sobre la ruta 136.

Comentarios