Ciudad, Edición Impresa

En crisis

Desafectan a 170 trabajadores de la fábrica de llantas Mefro Wheels

La firma alemana (Ovidio Lagos al 4400) no permitió el ingreso de sus empleados por “falta de trabajo”.


En el marco de la crisis que afecta al sector industrial, los trabajadores de la fábrica de llantas Mefro Wheels fueron desafectados de sus tareas en la mañana de ayer. Los 170 empleados de la firma alemana, que funciona en Ovidio Lagos al 4400, se anoticiaron de la situación al llegar a la fábrica. El gerente general les informó que no podían ingresar porque no había trabajo para ellos. Ante esta noticia, los trabajadores resolvieron no tomar ninguna medida de fuerza y quedarse afuera de la fábrica para custodiar que nadie se lleve las maquinarias. Sin interlocutores, los empleados tendrán hoy una nueva asamblea y el viernes a las 10 será la audiencia en el Ministerio de Trabajo.

El cese de actividades se da en el marco del reciente traspaso de la alemana a manos de una empresa de reestructuración financiera, lo que alertó a los trabajadores. Desde el gremio metalúrgico habían denunciando hace tres meses una situación de autovaciamiento, ya que sospechan que la empresa matriz vendió llantas directamente a las terminales argentinas. En respuesta, el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Donello, solicitó al gobierno nacional que prohíba la importación a Mefro Wheels e indicó que de no revertirse la situación, será la empresa más grande que cierre sus puertas.

La profecía cumplida

A dos días de terminar el 2016 la fábrica alemana de llantas Mefro Wheels anunció que las acciones en el país de origen se habían transferido hacia una empresa dedicada a la reestructuración financiera. La noticia alarmó a los trabajadores, que leyeron la jugada como un posible vaciamiento. Desde la UOM solicitaron una reunión con el ministro de Trabajo de la Provincia, Julio Genesini, y acordaron una audiencia para este viernes por la mañana. En tanto para hoy estaba prevista una asamblea con los trabajadores.

Sin trabajo

Sin embargo, los hechos se precipitaron. Ayer a la mañana los trabajadores que llegaron a la fábrica de Ovidio Lagos al 4400 se enteraron por medio del gerente que estaban desafectados de sus tareas porque “no había nada para hacer”. De no revertirse, esta intempestiva decisión implica la pérdida de 170 puestos de trabajo.

“La situación es bastante grave, porque no hay interlocutor. No tenemos patronal, el nuevo dueño no aparece, y el actual gerente y ex director manifiesta que no tiene poder decisorio”, explicó Pablo Cerra, abogado del gremio metalúrgico, quien aclaró que los trabajadores no tomaron medidas de fuerza. “Quedaron custodiando la planta, del lado de afuera, porque algunos denunciaron que la empresa se estaba llevando computadoras y maquinarias. Hicimos responsable al gerente de cualquier faltante de la planta”, agregó.

Inicio del conflicto

Según indicaron desde el gremio el problema se inició hace 2 o 3 meses atrás, cuando el propio gerente denunció que la casa matriz en Alemania estaba boicoteando la planta local, vendiendo llantas directamente a las terminales, como Mercedes Benz.

“Más allá del gran reproche a la casa matriz, consideramos que eso sucede porque hay una connivencia con las políticas del Estado nacional. Si tomara una actitud proteccionista y no permitiera el ingreso de mercadería del extranjero, no estaríamos atravesando esta situación”, cuestionó Cerra.

Sin respuestas de ninguna parte, los trabajadores esperan la reunión en el Ministerio de Trabajo este viernes para definir el rumbo a seguir de los 170 trabajadores cuyos puestos laborales están en riesgo.

Se perdieron 800 puestos de trabajo en 2016

El titular de la UOM Rosario, Antonio Donello, expresó que el 2016 fue un año “terrible para la industria nacional” y alertó que la situación de la fábrica de llantas Mefro Wheels es crítica y corre el riesgo de cerrar si no recibe ayuda del gobierno nacional y provincial.

“Si la empresa deja de trabajar por 90 días, no hay inversión, pierden los clientes y es posible que después se cierre. De hacerlo, sería la empresa más grande que cierre en el país. Vamos a pedir al gobierno nacional que le impida a la empresa alemana que venda en el país”, señaló Donello, y responsabilizó a la política de importaciones. “Si el gobierno no dejara entrar llantas alemanas, la empresa tiene que sostener la sucursal para seguir abasteciendo las terminales argentinas. Si no se cuida la industria nacional y el mercado interno el panorama para el sector industrial puede ser muy negativo”.

En cuanto a la situación en el sector, el titular de la UOM señaló que se perdieron 800 puestos de trabajo en Rosario y Gran Rosario, además de 50 mil horas de producción por cubrir vacaciones que no se tomaron ni horas extras. “Esta cifra trepa si nos atenemos también a despidos que no nos hemos enterado en empresas chicas donde despiden uno o dos empleados”, agregó.

Según indicó Donello, 15 empresas pequeñas y medianas cerraron sus puertas en 2016, al tiempo que muchas plantas redujeron personal. La línea blanca, acero y carrosero resultaron las más afectadas por la apertura de importaciones. “Si el gobierno no cambia su política industrial este año la vamos a pasar muy mal empresarios y trabajadores. Nos quedamos sin que se produzca en Argentina y se va a importar. Son caminos que ya recorrimos en los 90 y vimos cómo quedamos en 2001”, cuestionó el dirigente sindical.

Desde la Asociación Industrial Santafesina (Asisfe), integrada por UOM, Smata, Ceramistas, Trabajadores de la Carne, Construcción, Textiles, Calzado, entre otros, analizan una posible movilización  a los ministerios de Trabajo nacional y provincial, ante la crítica situación que atraviesa el sector.

Comentarios