Básquet, Edición Impresa, El Hincha

Torneo Federal

Deportivo Arsmtrong es leyenda: ascendió al TNA


Son leyenda. Sin importar lo que suceda de ahora en más, aunque los años tiñan de amarrillo las páginas de los diarios, aunque colapse Internet, este equipo de Norte de Armstrong ya se ganó su lugar en la historia.

Norte derrotó a Talleres de Tafí Viejo por 81 a 78, cerró 3 a 1 la serie y se sumó a Ramos Mejía en subir al Torneo Nacional de Ascenso.

En poco más de un año concretó el título de la Cañadense, ganó la Liga Provincial y acaba de rubricar la plaza al TNA, una alegría para la región en épocas duras por la baja de Sportivo Las Parejas.

Pero este elenco de Alejandro Cupulutti logró todos estos éxitos con un mismo plantel base, con apenas un par de nombres que se modificaron, lo que desafía muchos de los lugares comunes que suelen reinar en el básquet. Y los Tigres mostraron un juego de conjunto formidable, solidario y explosivo, sin que sobre nada, sin venta de humo ni frases rimbombantes.

El pase extra reemplazó a los centímetros extra, la velocidad de Torresi fue el factor desequilibrante en todo el torneo, con un sueldo que no debe llegar ni a un tercio de lo que perciben las figuras de los otros elencos.

Camino fue un toro, Bronzino fue base desde el poste, Pirani llegó para desafiar una vez más todos los estereotipos, y los bases Gallego y Borsellino mostraron todo su talento. Los jóvenes Biscaychipy, Cupulutti, Sclavi, Vives y Sola dieron lo suyo cada vez que se los requirió.

También tuvo personalidad este Norte, porque ganó adentro y afuera, porque en realidad muchas veces lo hizo con lo justo, de manera agónica pero nunca inmerecida. Porque creyeron y lo hicieron. Cayó Unión de Goya, no pudo con ellos Central Entrerriano, menos Belgrano y tampoco Talleres.

En el último duelo fue clave Rodrigo Gallegos con 21 puntos, 9 asistencias y 5 rebotes, pero en duelos anteriores cada uno de sus compañeros fue fundamental. Porque Norte fue un equipo ante todo, con un cuerpo técnico, una dirigencia y toda una ciudad atrás confiando. Cuando las cosas se hacen bien, no hay límites.

Comentarios