Ciudad, Edición Impresa

barrio cristalería

Denunció a su pareja por mantenerla cautiva en su casa


“Tuve miedo porque mi pareja no me dejaba salir. Curso un embarazo de 7 meses y no sé cómo estará mi bebé”, dijo Mara dos días después de escaparse de su propia casa. Todo comenzó en la tarde del viernes, cuando discutió con su pareja, Andrés D. Según denunció, él la golpeó y se quedó con la única llave de la casa que comparten en zona norte. Mara permaneció encerrada ahí todo el fin de semana. Recién el lunes a la tarde, en un descuido de él, pudo escaparse. Fue hasta la comisaría 30ª y lo denunció por tenerla cautiva contra su voluntad y por lesiones.

Andrés D. nunca se fue del barrio. Tampoco sabía que su pareja lo había denunciado. Cuando volvió a la casa, ayer al mediodía, se encontró con algunos medios de comunicación que buscaban a Mara y contó su versión. Reconoció que habían discutido pero negó el encierro. Dijo que se fue a la casa de sus padres y que cuando regresó Mara ya no estaba. Antes de irse le preguntó a su pareja si lo iba a denunciar. “Ella me dijo que nunca”, contó.

Fuentes judiciales dijeron que Mara ratificó la denuncia ayer en la unidad de género y visitó a un médico forense para que constate las lesiones. La Fiscalía solicitó al juzgado de familia la prohibición de acercamiento. Andrés D. no tiene pedido de captura y puede ser imputado en los próximos días, según los resultados de los informes médicos. No tiene denuncias previas ni antecedentes.

Encerrada

Mara tiene 27 años y está embarazada de 7 meses. El viernes mantuvo una fuerte discusión con su pareja, que terminó con una orden de restricción. Según dijo a Canal 3, era la primera vez que su pareja la golpeaba.

Para Mara todo empezó la semana anterior, cuando fueron con Andrés a hacer compras por el barrio. Mara se cruzó con un chico que la saludó y Andrés no resistió los celos. “Me dijo que seguro que yo andaba con ése cuando él se iba a trabajar. Empezó a golpearme y a decirme que yo era una cualquiera”, describió. Mara dijo que su pareja la golpeó en el antebrazo, las piernas y el rostro, dejándole los ojos hinchados y morados.

El viernes, después de la discusión, Andrés se fue de la vivienda y se llevó la única llave de la casa que comparten en Cruz Chica al 2600. Así lo hizo cada vez que salió. Mara quedó encerrada en su propia casa durante cuatro días. El lunes por la tarde, aprovechó un descuido de su pareja y cuando él salió, Mara escapó. Fue hasta la comisaría 30ª y lo denunció por tenerla cautiva contra su voluntad y por lesiones. “Voy a seguir por vía legal para que se tome una medida. Si me hace esto a mí, que estoy embarazada, no se qué podrá llegar a hacer”, dijo Mara y contó que su pareja es adicta. “Cuando consume se transforma. Me dijo que si lo denunciaba o si me veía con alguien me mataba”, agregó.

Andres D. dio su versión, cuando se topó de casualidad con algunos medios de comunicación en barrio Cristalería. Dijo que discutían seguido con Mara por cuestiones familiares: por la comida y la ropa de trabajo. Andrés contó que el viernes, después de discutir, se fue a comer de los padres. Se llevó la campera y unas remeras. Cuando volvió, dijo que Mara se había ido de la casa. “Me dejó afuera”, contó. Andrés no sabía que su pareja lo había denunciado. Según él, no peleaban seguido y las veces que lo hacían era por celos mutuos. “Si me tengo que presentar a la Policía iré pero no me citaron. Ella me dijo que nunca me iba a denunciar. Antes de irme le pregunté”, contó.

Si te gustó esta nota, compartila