El Hincha

El Ciudadano en Mendoza

Hincha auriazul murió en medio de violento accionar policial

Sergio Confalonieri tenía 55 años y según un allegado sufrió un infarto cuando hacía fila para entrar a la cancha con tres de sus hijos: “Estaba todo tranquilo y de repente les tiraron los caballos encima y gas pimienta. Él sólo quiso defender a su hijo menor", relató


Foto: Juan José García / Enviado especial a Mendoza

Un rosarino de 55 años sufrió un infarto cuando estaba por ingresar al estadio Malvinas Argentinas y perdió la vida, según confirmó el Ministerio de Seguridad de Mendoza. Se trata, de acuerdo con allegados a la familia del fallecido, de Sergio Confalonieri, quien se descompensó en medio de la represión policial mientras intentaba proteger a su hijo adolescente de una carga a caballo de los uniformados y en medio del humo producido por gases lacrimógenos, dijeron estas fuentes.

Tal cual confirmaron desde el Ministerio de Seguridad de Mendoza, el hincha en cuestión sufrió un infarto, y el deceso se produjo cuando estaba a punto de ingresar al estadio para presenciar la final de la Copa Argentina entre Central y Gimnasia, por el sector sur.

Ante versiones de que la víctima sufría un cuadro de neumonía, un allegado a la familia dijo a El Ciudadano que el hombre no padecía enfermedad alguna y que, de hecho, la semana pasada se había hecho chequeos médicos de rutina.

Según su relato, la muerte se produjo como consecuencia del accionar policial. “Sergio estaba con su hija y con otros dos hijos, el menor de 16 años, haciendo fila. Estaba todo tranquilo y la Policía empezó a agredir a la gente con gas pimienta y palazos. Le tiraron los caballos encima al hijo más chico, que es de contextura pequeña, y Sergio, la persona más tranquila del mundo y que en otro contexto se hubiera tirado al piso, se sacó: empezó a gritar a la Policía que parara y no paraban. Ahí se descompensó”.

De acuerdo con este allegado, la ambulancia tardó al menos 40 minutos en llegar. Ya no había nada que hacer. “Murió de un infarto, pero se había hecho un chequeo médico la semana pasada y estaba bien. Si bien le puede pasar a cualquiera en cualquier momento un infarto, esto se produce a partir de la represión que hace la Policía”, describió, para lamentarse: “Sergio tendría que estar festejando en este momento”.

“Encima, en medio del dolor, cuando fueron al auto le habían robado las ruedas, por eso no lo pueden mover. Ya se comunicaron con gente de Central que les va a dar una mano para los trámites y para volver a Rosario”, dijo esta fuente, que cerró: “Encima que los medios digan que viajó con un cuadro de neumonía me parece súper injusto y una falta de respeto a la víctima”.

Voceros del club confirmaron que dos de los familiares estaban regresando a Rosario en un vuelo chárter en la madrugada de este viernes.

El mayor de los hijos del hombre fallecido, que tenía un negocio de cámaras, cubiertas e insumos para gomerías en la zona sur de Rosario, se quedó en Mendoza para realizar la denuncia del hecho en la Fiscalía y completar trámites administrativos.

Pedido del club de Arroyito

El presidente de Rosario Central, Rodolfo Di Pollina, expresó ante medios radiales de Rosario la preocupación institucional por el hecho. “Central trajo de vuelta a Rosario a dos hijos, el mayor se quedó en Mendoza para hacer trámites”, dijo el dirigente, quien dejó abierta la interpretación del incidente fatal. “Sabemos que la entrada a la cancha (de Mendoza) fue difícil. Tenemos algunos relatos que dicen que el ingreso fue conflictivo. Estamos averiguando para saber qué pasó”, completó el titular del club.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios