Edición Impresa, Policiales

Justicia

Denuncian condiciones inhumanas para niñas alojadas en un penal

La privación de libertad de las jóvenes está organizada en celdas, todo ello a pesar de tratarse de un espacio para la resocialización de las adolescentes, explica el comunicado.


El defensor provincial, Gabriel Ganón, y el encargado de la Secretaría de Prevención contra la Violencia Institucional de dicha cartera, Enrique Font, interpusieron ayer un recurso de habeas corpus colectivo y correctivo en favor de todas las adolescentes alojadas en la Unidad de Detención de Mujeres de la Dirección de Justicia Penal Juvenil dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe, ubicada en la planta alta de Cafferata 345, debajo de la cual funciona la seccional 7ª.

El 11 de octubre pasado, una delegación encabezada por Font realizó una inspección a la Unidad para constatar las condiciones de encierro. Como resultado de la inspección, los integrantes del Ministerio Público de la Defensa constataron serias irregularidades respecto al cumplimiento de los estándares mínimos en materia de condiciones de detención de niñas y adolescentes. La institución inspeccionada se encuentra ubicada en la planta alta de la comisaría 7ª, donde también funciona un penal de mujeres adultas, siendo que su estructura edilicia no está adaptada para alojar a niñas y adolescentes.

La privación de libertad de las jóvenes está organizada en celdas, todo ello a pesar de tratarse de un espacio para la resocialización de las adolescentes, explica el comunicado.

De la inspección surgió que dichos espacios cuentan con ventilación inadecuada donde tampoco se garantiza la entrada directa de luz solar, debido a que las ventanas son pequeñas y están situadas a más de dos metros sobre el nivel del piso. Estas faltas implican que el lugar no alcance temperaturas suficientes para su adecuada habitabilidad. Además, la institución utiliza otra celda individual para privar de su libertad a las adolescentes, propio de confinamiento solitario, que se encuentra ubicada cerca del penal de mujeres adultas. El espacio con que cuenta el calabozo es sumamente reducido. También tiene techos altos y no cuenta con ventilación ni iluminación natural adecuada. No posee baño, agrega el escrito.

En tanto, los integrantes de la Defensa Pública mencionaron en el escrito de habeas corpus que mientras era realizada la inspección pudieron observar un tacho plástico de pintura de cinco litros que contenía líquidos y desperdicios y que funciona de excusado por las noches.

Asimismo, el Ministerio Público de la Defensa relevó que las jóvenes privadas de su libertad conviven de modo permanente en sus celdas, por lo que no reciben luz solar directa, no realizan ejercicios físicos al aire libre y las dimensiones no son las adecuadas para garantizar condiciones razonables para la vida de una adolescente.

Por su parte, el informe indica que la atención médica no está garantizada como tampoco la psicológica. Los lunes feriado, o cuando la médica está de licencia, pueden pasar dos semanas sin realizar la visita a las jóvenes.

Comentarios