Ciudad, Edición Impresa, Ultimas

Denuncian agresión sindical

Por Graciana Petrone.- Un conflicto de los trabajadores con Servicios Portuarios en las unidades 6 y 7 desbordó en una puja entre los mismos empleados cuando la Nación dictó la conciliación obligatoria. Hicieron la denuncia.


denunciadentro

Momentos de extrema tensión se vivieron ayer en el marco de un conflicto de trabajadores de las unidades 6 y 7 de la empresa de Servicios Portuarios, luego de que el Ministerio de Trabajo de la Nación dictara la conciliación obligatoria. Según el secretario adjunto de la Unión de Recibidores de Granos y Anexos (Urgara), Juan Pablo Solanas, cuando la mayoría se disponía a acatar la medida, un sector de los huelguistas se plantó para impedir el ingreso y salida de los trabajadores. Y además, en medio de la puja, según denunció, un empleado fue agredido físicamente por otro trabajador del mismo sector, quien además “lo quiso acuchillar”.

Según el sindicalista, en la planta hay una puja interna de antigua data: “Hay dos temas puntuales que son, por un lado, los conflictos que mantienen los trabajadores con la empresa y, por otro, con el gremio que los representa, que es la Asociación del Personal de la Junta Nacional de Granos”.

Siempre según Solanas, los trabajadores hicieron reiterados reclamos por mejoras en las condiciones de seguridad e higiene ambiental y en los sueldos que no fueron atendidos, y por ello, con fuertes cuestionamientos a la Asociación del Personal de la Junta Nacional de Granos, acudieron en busca de ayuda a su gremio, Urgara, y lanzaron un paro.

Así se disparó el conflicto. Pero el lunes, a media jornada, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, con lo que los trabajadores debían retomar sus labores. Y fue allí cuando se produjeron los incidentes. “Al ser notificados de la medida –indicó el gremialista– los compañeros quisieron entrar a trabajar y hubo empleados ligados a la Asociación que organizaron un contrapiquete en la puerta de la planta y no permitieron el ingreso ni la salida de los trabajadores”.

Ayer, tras los episodios de violencia, el abogado de Urgara, Adrián Spelta, indicó que habían denunciado las agresiones ante la Fiscalía Nº 5 de los Tribunales Provinciales, a cargo de Nora María Marull. “Las denuncias fueron por privación ilegítima de la libertad y otros delitos. Hicimos saber que este grupo minoritario no acató la conciliación obligatoria y además impidieron el retiro de los huelguistas y también el ingreso a los que pretendían entrar a trabajar”, enfatizó.

En tanto, Solanas explicó que el conflicto se había desatado por las “inhumanas” condiciones laborales: “No hay pago de horas extra ni francos compensatorios. Hay empleados que trabajan 12 horas de lunes a lunes y además los sueldos están muy por debajo de la actividad normal del puerto. Además hay apretadas por parte de la empresa hacia los mismos trabajadores, ya que muchos de los jefes y supervisores están ligados a la Asociación del Personal de la Junta Nacional de Granos, lo que evidencia una connivencia entre ambas partes”.

Por si fuera poco, Solanas  denunció más falencias: “Hay  un elevador de granos que está siempre en riesgo de explosión y la empresa no arbitra las medidas necesarias para evitar los accidentes. Debido a la importante presencia de químicos en el lugar, si llegara a ocurrir una explosión sería un desastre”, advirtió.

En las áreas de conflicto trabajan alrededor de 250 personas. “Hay unos 120 efectivos y el resto tienen contratos bajo la figura de eventuales, pero que llevan más de siete años de labor en la unidad”,  aseguró el gremialista.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.