Ciudad, Policiales

Mala compañía

Denuncian a una acompañante por intentar estafar a anciana y meterla por la fuerza en un geriátrico

Según la denuncia, la mujer que acompañaba a la señora mayor intentó hacerle firmar en una escribanía un poder notarial, pero la operación frustró y la víctima, de 82 años, terminó en un hogar de ancianos en contra de su voluntad


La AIC realizó un procedimiento un geriátrico de barrio Belgrano.

Una acompañante de ancianos quedó envuelta en una causa penal. Tiene 63 años y la semana pasada la denunciaron por haber intentado que la mujer de 82 a la que le hacía compañía le firmara un documento legal. También por haberla ingresado en un geriátrico contra de su voluntad. Y por el robo de pertenencias y hasta de un perro caniche. La hija de la víctima hizo la denuncia la semana pasada, lo que derivó en allanamientos del personal de la Agencia de Investigación Criminal (AIC).

El miércoles 24 de junio, María S. denunció que su madre, llamada María B., de 82 años, la llamó desde un geriátrico de zona oeste. En la comunicación, la mujer contó que Beatriz, su acompañante, la había obligado a entrar a una escribanía para que le firmara un poder notarial. Ese trámite no se pudo concretar, dijo la denunciante.

Luego de esa operación fallida, la acompañante llevó a la octogenaria hasta un geriátrico de barrio Belgrano y de alguna manera la internó –pagando una suma de dinero– en contra de su voluntad.

Según la denuncia, fue desde ese hogar de ancianos que la víctima se logró contactar con su hija y le contó sobre el intento de estafa y de su internación forzada.

La hija, entonces, se dirigió al geriátrico, sacó a su madre y cuando llegaron a la casa de ésta, en Sarmiento y Ocampo, notaron que faltaba dinero, un celular y hasta la mascota, un perro caniche. Entonces, María S. hizo la denuncia contra Beatriz, la acompañante.

Las actuaciones quedaron a cargo de la Unidad de Flagrancia, donde el fiscal en turno comisionó al personal de la AIC al geriátrico. Allí los efectivos detuvieron este lunes a Beatriz, quien había sido convocada con la excusa de la devolución de 5.000 pesos que había dejado como seña para que se quedara la mujer.

Las medidas de los investigadores continuaron en el domicilio de Beatriz, de Ecuador al 1100 –a metros del geriátrico–, donde los pesquisas incautaron papeles de la anciana como recibos de cobro, escrituras, carnés, fotocopia de DNI, vestimenta y anteojos recetados, dijo una fuente de judicial. Pero no hubo noticias del perro caniche.

Por último, en el hogar de ancianos, los agentes de la AIC incautaron documentación y filmaciones de las cámaras de seguridad del establecimiento.

La sospechosa de estafa quedó en libertad pero encausada por hurto, y con prohibición de acercamiento a la anciana. Según fuentes fiscales, hay medidas en curso en el marco de la investigación.

Comentarios