Policiales

Agresión en Pérez

Denuncian a un policía por violencia de género

Una mujer de 40 años lo acusó de haberla agredido físicamente durante una discusión. La hija publicó en Facebook las fotos de su mamá lesionada y pidió que la Justicia actúe. El posteo fue compartido más de 2.700 veces. Este viernes la víctima declara en Fiscalía


La fiscal Karina Bartocci escuchará a la víctima.

El martes a la tarde, el Comando Radioeléctrico atendió un llamado por violencia de género en un domicilio de Pérez. Al llegar, entrevistó a una mujer de 40 años con el rostro y las manos ensangrentadas. LM les contó que había discutido con su novio, un policía que trabaja en una comisaría del centro de Rosario, quien la golpeó con una silla de algarrobo provocándole lesiones en la frente, donde recibió un punto de sutura, y en la mano derecha, que hasta el jueves no sabía si tenía quebrada porque en el hospital se negaron a efectuarle una placa debido a que no contaba con la orden médica. LM radicó la denuncia el mismo martes en la comisaría 22ª, donde dijo que quería instar la acción penal, y aclaró: “No es la primera vez que me agrede físicamente y ya en otra oportunidad lo he denunciado”.

Sin embargo, desde el Ministerio Público de la Acusación dijeron que la consulta fue atendida por la fiscal Karina Bartocci y que la víctima “no quiso instar la acción penal”. Durante la mañana de este viernes está previsto que la fiscal escuche el testimonio de mujer.

La denuncia tomó gran repercusión luego de que la hija de LM, una joven que cursa un embarazo de ocho meses, repudiara la violencia de género ejercida sobre su mamá con un posteo de Facebook donde pidió que la Justicia actúe y publicó el nombre del policía para escracharlo. El posteo, acompañado con fotos de su mamá lesionada, fue compartido por más de 2.700 veces en esa red social.

“Tenemos miedo de hablar y hacer notas. No sabemos cómo puede reaccionar, con todo lo que está pasando. Queremos seguir con esto, hasta que se tome una medida. Con esta es la segunda denuncia que le hace por violencia. Por eso es el miedo de nosotras, mi mamá está sola en Pérez y yo vivo en Rosario con mi pareja. Nos queda todo lejos para acompañarla”, le dijo la joven a El Ciudadano.

Más tarde, su mamá le contó a este diario que su relación con Aldo P. comenzó hace casi dos años y recordó que el del martes no fue el primer episodio de violencia. “Una vez lo denuncié, me agredió delante de los amiguitos de mis hijos. Esa vez no llegó a golpearme, me tiró con cosas y le tiró una silla a uno de los chicos. Ya tuvo una orden de restricción”, recordó. “La segunda vez no hice la denuncia. Dije: no pierdo más tiempo porque nunca pasa nada, porque se cubren entre ellos. Pero ahora me golpeó. Habíamos discutido el viernes por un comentario que hice. Y esta semana saqué el tema otra vez, empezamos a discutir y me golpeó en la cabeza y me tiró con una silla de algarrobo”, contó.

Según su relato, luego de agredirla dentro de su casa, el policía (quien estaba con su hijo de 10 años) llamó a su padre, también efectivo de la fuerza, quien lo pasó a buscar y se lo llevó. LM contó que cuando llegaron los efectivos del Comando Radioeléctrico la trasladaron al centro asistencial El Gurí, en la misma ciudad de Pérez, donde notó que tenía un dedo de la mano casi colgando. “Todavía no sé si me tienen que enyesar. Pasé toda la tarde en el hospital Centenario para que me hagan una placa, pero no me la quisieron hacer. Me mandaron otra vez al dispensario de Pérez a buscar una orden médica. Después tengo que volver al Centenario para que vean si necesito un yeso. También tengo un punto en la frente”, lamentó.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios