Ciudad, Edición Impresa

Metropolitano

Demorados en fiesta electrónica


Un importante procedimiento se desarrolló ayer a la madrugada por parte de la Brigada de Narcocriminalidad de la Policía de Investigación (PDI), en el marco de una fiesta electrónica que se llevaba adelante en Metropolitano.

Fuentes de la pesquisa dijeron que secuestraron 40 pastillas de éxtasis, un troquel con dosis de LSD, una docena de dosis de cocaína y marihuana y además apresaron a 8 persones que llevaban las sustancias. Sin embargo, todos ellos se encontraban en carácter de demorados y recuperaron la libertad por orden de la Justicia Federal que no pidió  allanamientos en las viviendas de los acusados.

Es que los detenidos no llevaban grandes cantidades de sustancia, y al no contar con antecedentes penales, el magistrado no consideró siquiera dejarlos presos por venta de drogas.

Uno de los problemas que acarrean este tipo de fiestas es la  venta de sustancias en el interior del local, ya que muchas veces los jóvenes compradores no saben lo que consumen.

Otro de los puntos que se controla es el suministro constante de agua, que es una de las principales necesidad que tienen las personas que consumen éxtasis y que son necesarias para no tener un problema de salud.

Arroyo Seco

Las fiestas electrónicas están en la mira en la provincia desde el 1º de enero de este año, cuando en un mega evento que se realizó en Arroyo Seco murieron dos jóvenes como consecuencia del consumo de sustancias.

Esta semana la Cámara Federal confirmó que los organizadores de Arroyo Seco seguirán presos la igual que el encargado del lugar donde se desarrolló el evento.

La Sala A de la Cámara Federal de Rosario confirmó la prisión preventiva dictada en primera instancia contra Alan Van Brook y Gino Piazzese Scaglia, socios de Live Art Producciones, la empresa que organizó la fiesta electrónica.

El tribunal de alzada también desechó la apelación de la defensa de Estaban Gómez, encargado del boliche Punta Stage de Arroyo Seco, quien continuará detenido.

Los tres están procesados, junto al gerente del boliche Germán Pablo Dalinger, por facilitamiento del lugar para la venta de estupefacientes prohibidos.

Luego de la rave del Año Nuevo pasado, en la que tocó el DJ británico Sasha, murieron Guiliana Maldovan, de 20 años, de Rosario, y Lucas Liveratore, de 34, de San Nicolás.

Las muertes de los jóvenes son investigadas por la Justicia ordinaria santafesina y bonaerense y, según los indicios, las muertes se debieron a la ingestión de estupefacientes.

En su voto, el juez de Cámara Jorge Gallino señaló: “Se trata de una causa particularmente compleja por la cantidad de implicados y que la investigación se encuentra en pleno desarrollo”.

A la vez, consignó que “se encuentran pendientes de producción muchas medidas probatorias, entre ellas la declaración de testigos, que podrían verse afectadas en caso de disponerse la libertad de Van Broock y Piazzese”.

Comentarios