Ciudad, Coronavirus

Sábanas frías

Demoliendo hoteles: desde el sector le piden al gobierno provincial que declare ya la emergencia

Entregaron un escrito al gobernador Perotti y solicitaron se los exima de tributos y servicios. Aseguran que sólo un 30% permaneció abierto y ocupó un 12% de las plazas. Una encuesta nacional reveló el 65% de los hoteles y el 75% de los restaurantes y bares están "al borde del cierre"


Empresarios hoteleros y gastronómicos pidieron al gobernador Omar Perotti que la provincia declare la emergencia en el sector ya que, consideraron, son uno de los más golpeados por la pandemia. Tanto hoteles como bares trabajan con la circulación de personas, la cual fue restringida para respetar las medidas sanitarias de prevención. Desde el sector dijeron que sólo un 30 por ciento de los hoteles y hosterías de la ciudad permanecen abiertos y que trabajan con sólo el 12 por ciento de la ocupación. La situación de los bares y restaurantes tampoco parece ser la mejor. Pese a que abrieron sus puertas hace 15 días, el movimiento se acota a los fines de semana y ya son varios los locales que tuvieron que bajar la persiana. Desde Rosario, Santa Fe y Rafaela piden al Estado medidas para afrontar los costos que incluyan la excepción de ciertos tributos o servicios hasta tanto se recupere el sector que emplea a unos 12.500 trabajadores y trabajadoras en Rosario. A nivel nacional, desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) alertaron que el 65% de los hoteles y el 75% de los restaurantes y bares de todo el país están “al borde de la quiebra” a raíz de la inactividad.

“Tenemos mucha incertidumbre y necesitamos un auxilio del Estado. Entiendo lo que pasa con Vincentín y su incidencia en la macroeconomía, pero nosotros tenemos incidencia en la microeconomía dado la cantidad de trabajadores que empleamos. Estamos en un momento extraordinario y sabemos que hay pedidos de todos los sectores, pero dentro de la escala de la valoración que hacemos somos uno de los más golpeados”, dijo a El Ciudadano Carlos Mellano, titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario (Aeghar).

El escrito ante el gobernador fue presentado por empresarios de Rosario, Santa Fe y Rafaela. En paralelo, hicieron otra presentación a la Cámara de Diputados y esperan que este jueves tenga media sanción. Piden ser eximidos del impuesto inmobiliario por un año, abonar sólo la energía consumida (sin cargos, impuestos o tasas), eliminar la facturación del agua en base a la superficie y una ayuda complementaria provincial para mantener los empleos.

También, y entre otras medidas específicas, solicitan una alícuota diferencial de Ingresos Brutos, acceso a créditos subsidiados, promoción estatal del turismo entre destinos de hasta 500 kilómetros, permitir el funcionamiento de atracciones turísticas y dar pases preferenciales para turistas.

“Estamos en una situación compleja. No hay teoría económica que hoy resista análisis. No sabemos cuándo se va a normalizar el sector porque dependemos de la circulación de las personas. A las restricciones por la pandemia, se suma la llegada del invierno, que es la época donde merma la actividad”, señaló Mellano.

En provincias como Entre Ríos y Jujuy la emergencia ya fue declarada, mientras que en Corrientes y Río Negro las correspondientes legislaturas la están analizando.

Complicados

“El sector hotelero es el más grave. Hace tres meses está parado y va a tardar en recuperarse porque no hay circulación de personas. La provincia que más turistas traía es Buenos Aires y sabemos que por la pandemia hoy no pueden ingresar. Tampoco desde otras provincias vecinas”, explicó Mellano.

El representante del sector dijo que de los casi 100 hoteles y hosterías de la ciudad, sólo un 30 por ciento permanecen abiertos y trabajan con un 12 por ciento de ocupación. Hospedan a personas que viajan por actividades esenciales o por tratamientos o enfermedades. También hay quienes fueron repatriados y elijen un hotel para cumplir los 14 días de aislamiento.

“Rosario no es capital de provincia por lo que depende de movimiento del sector privado que hoy está en baja. La actividad económica y turística le da al país un posicionamiento importante. Es un mecanismo de exportación de divisas que entran y salen”, agregó.

A la baja

Mellano recordó que la situación de los bares y restaurantes continúa siendo crítica pese a la reactivación. Según señaló, trabajan a un 30 por ciento de su capacidad, aunque el municipio aprobó hasta un 50 por ciento de las mesas. El límite de horario, el invierno y el escaso poder adquisitivo son otras de las limitantes. Muchos debieron cerrar sus puertas porque no pudieron afrontar los costos. En cuanto al funcionamiento del protocolo, Mellano dijo que las personas se adaptaron sin problemas.

“La gente muestra las manos para que le pongamos alcohol y da los datos de forma espontánea. Los días que se trabaja mejor son viernes y sábados, en particular las cervecerías. Un poco repuntó por el día del padre, pero estamos por debajo de las expectativas”, señaló.

“Tenemos que pagar impuestos y servicios. Entendemos que al Estado la frazada le queda corta, pero mucha gente va a quedar en el camino. Sin el ATP la mitad de los bares cierran”, dijo sobre un sector que comprende cerca de 1.600 locales en la ciudad.

El titular de Aehgar aseguró que continúan dialogando con autoridades municipales y provinciales, así como con legisladores para buscar alternativas a la crisis del sector. “La postpandemia es el camino de los acuerdos. Nadie acusa a un gobierno. Ofrecemos trabajar en conjunto para generar políticas para la subsistencia”, concluyó.

Alerta nacional

Desde la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra) informaron que, según un estudio realizado por el sector, el 70% promedio de los establecimientos hoteleros y gastronómicos prevén la quiebra de su empresa si continúa la inactividad por la pandemia.

“Estos datos fundamentan la solicitud de la Fehgra para que el Gobierno nacional sancione con urgencia una ley que declare la Emergencia Económica del sector”, señaló la presidenta de la entidad, Graciela Fresno.

El estudio, hecho por Fehgra junto a la consultora económica Invecq, reveló que en hotelería la caída interanual en la actividad fue del 83% en abril y mayo, con una proyección del 79% para junio. La región más castigada por la crisis es la ciudad de Buenos Aires.

Además, indicó que el 80% de los empresarios solicitó la ayuda del programa ATP y aun así, solo el 41.7% pudo pagar en su totalidad los salarios del mes de abril.

El relevamiento también arrojó que el 72% de los dueños de los hoteles, los restaurantes y los bares de todo el país no podrá pagar el alquiler de mayo, el 33% no pudo pagar los servicios desde el inicio de la pandemia y el 19,8% no pudo abonar la totalidad de los impuestos de los períodos de abril y mayo.

Por último, señaló que el 56% de los encuestados solicitó financiamiento bancario en abril y mayo, aunque de ese grupo poco más de la mitad efectivamente lo recibió.

En los últimos 15 años, la actividad hotelera y gastronómica incrementó un 77% los puestos de trabajo, lo que la ubica como el cuarto sector en intensidad del factor trabajo en el país.

Comentarios