Edición Impresa, Policiales

Demencial balacera en España y Gutiérrez termina con un muerto

Por Ana Laura Piccolo.- Tres personas en auto efectuaron más de 15 tiros contra varios chicos que estaban en esa esquina. La víctima tenía 19 años.


Un demencial ataque a tiros desde un auto en movimiento le costó la vida a un pibe de 19 años que se cerca de las 6 de ayer se encontraba reunido junto a un grupo de amigos en una esquina de zona sur. “Tiraron al montón”, dijo un vocero policial que recolectó 15 vainas servidas calibre 9 milímetros en España y Gutiérrez, donde cayó sin vida Andrés Damián Fumero tras recibir un impacto en la axila que le perforó el pecho.

Tanto los vecinos de la zona como familiares del joven aseguraron que “son chicos buenos que no se meten con nadie” y que es habitual que se junten en la esquina a escuchar música. Desde la Policía informaron que la pista más firme para esclarecer el crimen es la llegada de una moto con tres ocupantes que se acercó al grupo de chicos a preguntar algo cuando apareció un Fiat Uno con vidrios polarizados que primero disparó tres veces contra los motociclistas y como lograron fugarse arremetieron a tiros contra los pibes reunidos en la esquina.

“Se acercaron tres pibes en moto que venían del boliche Yampler (Ovidio Lagos al 4500), pero a los diez minutos apareció un Fiat Uno color gris metalizado que al parecer tenía algún problema con los ocupantes del rodado y les disparó tres veces. Como la moto desapareció atacaron a balazos a los pibes”, dijo un vocero policial.

Los pesquisas intentan identificar a los tres ocupantes de la moto a fin de determinar quiénes los venían siguiendo. Según las primeras investigaciones, se trataría de tres muchachos que se domicilian en el asentamiento precario conocido como Fuerte Apache, ubicado en las inmediaciones de Lamadrid y Paraguay.

En relación a los chicos agrupados en la esquina, fuentes policiales dijeron que algunos reconocieron haber tomado vino y fumado marihuana pero todos coincidieron en que Andrés Fumero no había consumido nada, ya que era “lo más sano que hay”.

Durante las primeras horas de la noche los pibes habían celebrado el cumpleaños del papá de dos adolescentes que viven a metros del lugar del ataque, y cerca de las 3.30 se desplazaron hacia la esquina donde, dos horas más tarde, se desencadenó la balacera.

“El Fiat vino por calle Gutiérrez en contramano, dobló por España, se detuvo, luego siguió la marcha pero enseguida retrocedió y abrió fuego”, dijo una muchacho del barrio tras recordar que todos se dispersaron para resguardase de los plomos, al igual que Andrés que alcanzó a correr unos 30 metros cuando cayó tendido. El joven, alto y robusto, se desplomó en el piso y se supone que la caída le ocasionó el fuerte golpe que presentaba en la cara. Una vecina dio aviso a sus padres que viven a cuatro cuadras y que al llegar se encontraron con su  hijo muerto en medio de un charco de sangre.

Comentarios