Ciudad, Edición Impresa

Reclamo

Demanda contra laboratorio: menores afectados por un protector solar

Son cinco familias afectadas porque pusieron un protector solar Dermaglós a sus bebés lo que le generó una reacción en la piel. Nunca lograron una respuesta de la empresa que pretendió resarcirlos “regalándoles” algunos productos.


La ONG Usuarios y Consumidores Unidos Rosario (Ucu Rosario) inició una demanda contra el laboratorio Andrómaco en representación de cinco familias, padres de niños que entre diciembre de 2013 y enero 2014 adquirieron el producto Dermaglós Protector Solar FPS70 para bebés, para resguardar a sus hijos del sol. Según detallaron, el producto lejos de protegerlos les causó severos daños en su piel y salud. Estuvieron varios días y hasta semanas sin saber qué era lo que les había ocasionado a sus hijos semejante reacción. “Ello debido a que la empresa no sólo no informó sobre los daños que el producto estaba ocasionando en niños –a sabiendas de ello ya que ya tenían reclamos sobre el producto– sino que además tardó dos meses en retirar el producto del mercado y esperó a recibir la orden del Ammat para hacerlo, poniendo en riesgo la salud de miles de niños en todo el país.

En la demanda destacan que las familias de los niños se enteraron de casualidad que el laboratorio Andrómaco había retirado del mercado los lotes del producto que le habían puesto como protector solar a sus hijos. Y decidieron comunicarse telefónicamente con el laboratorio quien no dio ninguna explicación más que ofrecer cambiar el producto e indicar que una dermatóloga de la firma los llamaría a la brevedad, cosa que nunca sucedió. Cabe destacar que durante todo el periodo de verano, no pudieron exponer a sus hijos al sol en ningún momento, ya que cada vez que los nenes recibían un poco de sol se volvían a brotar y resurgía la reacción en su piel.

Desde la ONG dijeron que algunos de los niños, aun hoy, cada vez que se exponen al sol, su piel se irrita más de lo normal y muchas veces le genera también ardor. Luego de insistir con varios reclamos, sólo les ofrecieron como compensación por los daños sufridos, cinco productos del laboratorio luego tres y por último dos, en algunos casos.

Ante esta situación y no habiendo recibido jamás una respuesta razonable por parte del laboratorio, ni información certera sobre la dañosidad del producto para el futuro en la piel de sus hijos, decidieron iniciar las acciones judiciales correspondientes.

Las demandas las iniciaron las delegadas de la ONG, las abogadas Juliana Ruchelli, Valeria Schvartz y Andrea Botello, en representación de las cinco familias afectadas ya que el protector en la mayoría de los casos fue utilizado para más de un niño.

Ruchelli detalló que “algunas de las demandas se encuentran en tramite y otras están esperando que se resuelva la solicitud de no pago de sellados y tasas de justicia, ya que algunos juzgados no otorgan la gratuidad del proceso del consumidor, que establece la ley nacional de defensa del consumidor, y algunos jueces no lo aplican con fundamento, irrazonable a nuestro modo de ver, en que la provincia de Santa Fe no tiene una ley provincial de defensa del consumidor que adhiera expresamente a la ley nacional”. Y agregó que “lo que también estamos pidiendo como ONG no sólo que los jueces apliquen en forma correcta la ley nacional de defensa del consumidor y el derecho constitucional de la defensa efectiva de los derechos de los usuarios y consumidores sino también que los legisladores santafesinos sancionen en forma urgente dicha normativa. Ya que, de lo contrario los consumidores tienen imposibilitado el acceso a la Justicia en la provincia de Santa Fe”, detalló.

En la demanda se solicita la indemnización de los daños en la salud y el daño moral causado al niño, como así también se solicita una importante suma de dinero por el llamado daño punitivo (destinada en gran parte a una entidad benéfica), que es una especie de multa que tiene fines sancionatorios y preventivos, con el objetivo de  prevenir conductas similares en el futuro de menosprecio a los derechos de usuarios y consumidores en general y más aún respecto a los consumidores hipervulnerables como son los niños.

Desde la ONG explicaron que existen muchas familias afectadas en Rosario y en todo el país que han demandado y están por demandar a la empresa, debido a que al día de la fecha no han reparado los daños ocasionados a los niños y bebés ni otorgado información clara, detallada y veraz sobre las verdaderas causales de dichas reacciones en la piel, como tampoco han informado sobre las secuelas que los niños padecen y pueden padecer en el futuro.

Comentarios