25 Años

Del potrero al estadio: cómo acompañar el duro camino del fútbol femenino para terminar de profesionalizarse


El título de este artículo tiene de por sí palabras claves para analizar el fútbol femenino de nuestro país. “Estadio” y “profesionalizarse”, en una misma oración, dicen mucho.

Desde 2019, tras una lucha personal y colectiva de las jugadoras, el dirigente máximo del fútbol argentino anunció la profesionalización del fútbol practicado por mujeres en Argentina. Práctica que se realiza bajo la órbita de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) desde 1991, aunque de carácter amateur.

Desde ese anuncio, algunas futbolistas de algunos clubes de la Primera División, comenzaron a percibir salarios –muy bajos– por su trabajo.

Desde años anteriores, el diario El Ciudadano ya dedicaba páginas y tapas a la disciplina que se juega en nuestro suelo desde hace siglos.

Ese año, se jugó en Francia el Mundial Femenino de Fútbol, una Copa del Mundo en la que la Selección Argentina volvía a competir después de 12 años sin estar. Ese año, la Cooperativa La Cigarra, decidió que tenía que estar in situ. Fue la primera cobertura de un Mundial de fútbol femenino con una corresponsal –quien escribe– siguiendo la actualidad de la Selección en tierras francesas.

Acompañar el proceso de conquistas de derechos de las mujeres futbolistas, tiene diferentes formas. Puede ser desde un campo de juego, desde la directiva de un club, o desde un medio de comunicación. Todas son igual de importantes y necesarias para que el fútbol crezca. Pero el tema de visibilizarla es clave, porque, si no se ve, no existe.

Con esa premisa, desde el diario El Ciudadano, que este año festeja su 25 aniversario, se decidió, desde tiempo antes de 2019, que el fútbol femenino tenga la misma cobertura que el masculino. Por esa decisión editorial, no solo aparece cuando hay un acontecimiento o un “escándalo”, sino todos los días. Acompañar desde la cotidianeidad la disciplina, contar lo que pasa en los partidos, narrar las historias y desde las palabras, acompañar las luchas de las jugadoras, es una premisa fundamental de este medio cooperativo de comunicación.

El esfuerzo de compañeros y compañeras hizo que este año estuviéramos presentes en nuestra segunda Copa del Mundo. Viajamos a Australia y Nueva Zelanda para acompañar a la Selección Argentina en su cuarta participación mundialista. El objetivo es seguir estando en el lugar de los hechos, para contar lo que los grandes medios deportivos no cuentan. Pero principalmente, para luchar porque el fútbol femenino sea verdaderamente profesional, que las jugadoras puedan soñar con dedicarse a trabajar de futbolistas, que los estadios de las instituciones deportivas se abran realmente para que se juegue a la pelota. Porque, al fin y al cabo, el fútbol no tiene género.

Comentarios